Un libro revela que el rey Jacobo I de Inglaterra y su corte bebían vino de las Rías Baixas

|

     “Cierto que salió muy bueno el vino de Gondomar, y tiene ahora gran fama por acá”, escribía en una carta en 1614 John Digby, I duque de Bristol y embajador británico sobre la buena percepción de los vinos gallegos de las Rías Baixas en la corte del rey inglés Jacobo I. Esta y muchas otras novedades sobre el pasado global de los vinos gallegos -una por denominación de origen- son el contenido del libro que hoy presentó en Santiago el periodista Luis Congil, bajo el título “La maravillosa historia del vino en Galicia”


IMG 20220614 105936

Luis Congil, durante la presentación del libro en Santiago


     El de la afición de la realeza británica por los vinos gallegos es uno de los aspectos más llamativos de la gran fama y difusión que alcanzaron los caldos de Galicia en su primera edad de oro, pero no es el único. El libro también describe, en gran formato y con más de 200 ilustraciones a todo color, temas inéditos como la conexión romana de los vinos de Valdeorras, o como el primer Año Santo Compostelano, en 1428, promocionó los caldos de Galicia por toda Europa gracias a los fletes de peregrinos en las bodegas de los mercantes.


      El libro incluye la desmitificación de las antiguas teorías sobre la llegada del vino a Galicia, a la luz de los modernos análisis genéticos, así como de la procedencia de las variedades gallegas más conocidas, como el albariño. Revela como los descubrimientos más recientes demuestran la presencia temprana de albariño en el Vigo romano del siglo I.


    También desvela como la bodega más antigua de América, Casa Madero, de Coahuila, México, un emporio con plantaciones en varios países, obtuvo la licencia bajo la administración del conde de Monterrei, Virrey de la Nueva España nacido en su fortaleza de la comarca del Támega, y muchos y sorprendentes otros antecedentes de la viticultura gallega.



  • La Casa Real británica y el duque de Bristol



Uno de los ejemplos más significativos de la penetración de los vinos gallegos en Europa es la que protagonizaron la Casa Real británica y el I conde de Gondomar, Diego Sarmiento de Acuña, en lo que el estudio califica como una verdadera “diplomacia del vino”.


Según documento que custodia la Biblioteca Nacional Española, que ya habían sido estudiados en 1974 por el diplomático Luis Tobío y que ahora reproduce “La maravillosa historia del vino en Galicia”, la corte del rey inglés Jacobo I tenía a los vinos del actual territorio de las Rías Baixas entre sus favoritos, gracias a las frecuentes remesas que transportaba el embajador español, el conde de Gondomar.


      En numerosas ocasiones, Diego Sarmiento de Acuña fletó flotas enteras cargadas de vino de sus posesiones en el Val Miñor y de otras zonas de la actual provincia de Pontevedra (Salvaterra y Soutomaior) además de con vinos del Ribeiro, y reconoció en su correspondencia privada que usaba sus salvoconductos diplomáticos para introducir en Inglaterra “hasta 30 toneles al año”.


    Con los caldos gallegos, el de Gondomar articuló una verdadera “diplomacia del vino”, destinada a incrementar su influencia sobre el monarca inglés frenar el poder de sir Thomas Raleigh (introductor, por su parte, de la patada y del tabaco de América). Y ganó la batalla: el otrora favorito de la reina Isabel I acabó ejecutado.


      Pero no fue el único personaje histórico en disfrutar de los vinos que Gondomar regalaba profusamente en la corte británica (los más finos, posiblemente, tostados del Ribeiro) “en cubetas de plata dorada” -según escribe el propio Diego Sarmiento de Acuña en una misiva-. El Chanceller Mayor del Reino, mano derecha de Jacobo I y padre del método científico moderno, sir Francis Bacon, también fue objeto de los regalos del conde de Gondomar en forma de vino gallego, y de hecho, mantuvo con él una gran amistad.


    Francis Bacon correspondió a esa amistad forjada a base de vino gallego regalándole un ejemplar del Atlas de Saxton de 1579, la primera representación moderna de Inglaterra, una verdadera joya cartográfica. Es muy probable que estos vinos, especialmente los tostados, fueran consumidos por el rey y por Francis Bacon a cucharadas, excentricidad que se había extendido por la corte en esa época.


LIBRO

Imagen del documento sobre el vino de las Rías Baixas en la corte de Jacobo I de Inglaterra.

La historia de Galicia a través del vino

     Esta y muchas otras historias sorprendentes sobre la historia gallega, narrada a través de sus vinos, son el objeto de “La maravillosa historia del vino en Galicia”, un libro en gran formato a todo color, con más de 200 ilustraciones y reproducciones de documentos y fotografías inéditas.


      Luis Congil es periodista y divulgador del vino. Impartió los módulos de Historia del Vino en Galicia en el Máster de Enología de la Universidade de Vigo, y es autor de numerosos artículos y publicaciones sobre la viticultura en Galicia.

Carta de John Digby en 1614: “Cierto que salió muy bueno el vino de Gundamar y tiene ahora gran fama por acá”. Biblioteca Nacional. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.