Bariloche, un destino argentino para disfrutar todo el año

|

Cada estación del año y, de hecho, cada mes en particular, supone en Bariloche un paisaje completamente atractivo y siempre conmovedor para turistas de todas las edades.


Postales amarillas imperdibles producto de las florecidas retamas durante la primavera en noviembre, o las tupidas nevadas que decoran a la perfección los cerros que rodean a la ciudad en julio, son algunos ejemplos que le permiten a este clásico del sur argentino ofrecer una amplia gama de actividades, como kayak, rafting, escalada en roca, cabalgatas, canopy y hasta buceo.


Además del disfrute para toda la familia, estas actividades permiten redescubrir la belleza de las montañas, los lagos, los ríos y la vegetación del Parque Nacional Nahuel Huapi y sus más de 700 mil hectáreas. Cada época del año exhibe su esencia, con paisajes, aromas, colores y sabores propios de cada temporada.


Bariloche en verano: La ciudad patagónica posee paisajes que son leyenda. Sus lagos y playas son un paseo obligatorio para quienes la visitan en su época más cálida. El Lago Nahuel Huapi ofrece playas urbanas o más alejadas del centro para no solo disfrutar del sol o de un picnic en familia y con amigos, sino también de un increíble paisaje que será imposible de olvidar. Los lagos Mascardi, Gutiérrez y Guillelmo se suman con su inspiradora tranquilidad, aunque también presentan sitios donde pueden realizarse todo tipo de actividades de aventura como rafting, kitesurf o kayak, que se suman a las competencias deportivas, como Ironman y diversas maratones y triatlones.


Para los amantes de las alturas, la ciudad cuenta con la red de refugios de montaña más importante de la región, que invita a los aventureros a realizar trekking de montaña y escaladas (por su seguridad, hay un registro de trekking obligatorio cuyo trámite es gratuito). Entre sus cumbres más características se destaca el Cerro Tronador, que posee un total de 3.554 metros de altura sobre el nivel del mar.


Además, para la llegada de la Navidad, todo el centro de Bariloche se decora completamente, con una imperdible iluminación y un árbol gigante en el Centro Cívico que reflejan la impronta y la magia navideña a la perfección.


Bariloche en otoño: Es una hermosa época para visitar la ciudad, por la belleza de sus atardeceres y el festival de colores que presentan sus bosques: montañas color ocre y amarillo, lengas y álamos. La conexión natural se suma a la imperdible invitación gastronómica que la ciudad realiza todos los años: La Fiesta Nacional del Chocolate, una celebración que congrega a todo Bariloche a festejar las Pascuas en el Centro Cívico, disfrutando y compartiendo las exquisiteces que preparan los expertos chocolateros.


Otro paseo obligado durante la temporada es Circuito Chico, el recorrido más tradicional de Bariloche que atraviesa los bosques, lagos y montañas más característicos de la ciudad, pasando además por el emblemático Hotel Llao Llao en el marco del imponente paisaje que brinda la naturaleza de la región.


Bariloche en invierno: Nieve para esquiar, para hacer snowboard y para una moto de nieve. Nieve para disfrutar en familia y para divertirse con amigos En Bariloche se encuentra el Cerro Catedral, el mayor centro de ski de Latinoamérica. Junto a otros centros de nieve la ciudad posee más de 3.000 metros de pistas para andar en trineo, esquí y snowboard, convirtiendo a Bariloche en el destino más elegido del invierno en la Argentina.


Durante la temporada, la ciudad celebra la Fiesta Nacional de la Nieve, con un calendario repleto de actividades y eventos. Durante esa semana se pueden apreciar distintos shows musicales, concursos, muestras de arte, eventos deportivos y la inolvidable “bajada de antorchas”, donde todos los equipos y escuelas de esquí descienden las laderas portando antorchas encendidas al atardecer.


Bariloche en primavera:Es la época ideal y el lugar perfecto para los amantes del turismo aventura. De hecho, durante la primavera vuelven a comenzar todas las actividades al aire libre, ideales para toda la familia: paseos en canoas, kayak, rafting, stand up paddle, cabalgatas, palestra de escalada y canopy entre otras.


La gastronomía también resulta el plato fuerte de la primavera y de todo el año. Cordero patagónico, trucha, diferentes ahumados y los legendarios chocolates barilochenses, se combinan con las exquisitas cervezas artesanales y los imperdibles descuentos de Bariloche a la Carta, otro imperdible evento culinario que ofrece promociones y descuentos en los restaurantes de la ciudad. De los turistas europeos, los españoles son los que más visitan Bariloche en las diferentes épocas del año buscando aventura, naturaleza y confort.


Con tanto por conocer y disfrutar, la única duda que surge es en qué época visitar este clásico de la Patagonia Argentina. Y la respuesta es una sola: siempre.

Porque Bariloche es el mejor destino para disfrutar durante todo el año.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.