EL CAMINO (LITERARIO) DE SANTIAGO

De Bargota a Viana, en Navarra

|

El Camino de Santiago ofrece sorpresas en cualquier lugar. Una de ellas se la llevará el peregrino poco antes de abandonar Navarra, cuando atraviese el término municipal de Bargota. Sus viñedos son auténticos tesoros sobre los que se sustenta la economía de la zona. Tan importante es el vino en la vida del pueblo que influye decisivamente en la estructura de sus casas y de sus calles. Las viviendas están construidas en piedra y albergan en su interior bodegas excavadas bajo tierra que antiguamente permitían elaborar y mantener los vinos de cada familia sin necesidad de utilizar los elementos tecnológicos actuales. 


CaminodeSantiagoentrebargotayvianaIMGP0001

La Ruta francesa del Camino de Santiago entre Bargota y Viana, atraviesa cientos de viñedos


Pero el tiempo pasa, la técnica para el cultivo se ha modernizado y ya no es necesaria la vendimia manual, aunque Bargota se mantiene en cierto modo fiel a la tradición y cuenta con una bodega, la Biurko Gorri, creada por los hermanos Llorens, que tiene reconocimiento mundial por su proceso de maceración carbónica y por los caldos que obtienen de manera totalmente ecológica, es decir, en vides que no han sido tratadas químicamente.


BargotaNavarra

Panorámica de Bargota, en Navarra 


Biurko Gorri decidió en 1998 inscribirse como operador ecológico y presentar sus primeros vinos ecológicos en una decisión coherente con su forma de entender la vida y la agricultura, ya que desde el principio la producción agrícola e industrial de la bodega seguía una línea respetuosa con el medio ambiente y estaba cercana a la normativa que entonces se convirtió en exigencia. Los responsables de Biurko Gorri decidieron embarcarse en este proyecto por su idea de conseguir vinos con potencialidad propia alta y que no necesiten mucha adición de sulfuroso para su conservación, ya que lo consideran problemático para la salud. Pretenden conseguir buenos resultados con la utilización de métodos naturales en la agricultura y en la propia elaboración del vino.


La gama de vinos de BIURKO es muy variada y responde a la variedad y riqueza del viñedo, como si quisiera ser un reflejo del paisaje, y se manifiesta con un estilo moderno, frutal y equilibrado.

Los tintos y blancos jóvenes se caracterizan por su frescura, el dominio de los aromas y los sabores primarios de la uva. Están basados en el tempranillo monovarietal y el sauvignon blanc de zonas altas y baja producción.


Los vinos de segundo año son una de las innovaciones de la bodega y se caracterizan por la combinación de variedades tempranillo, graciano y garnacha vieja. Su estilo es joven y afrutado pero con gran color, estructura y complejidad. La crianza en roble es de 6 meses, que les otorga estabilidad y buena evolución para varios años. Sin duda sería imperdonable cruzar la zona sin probar uno de estos vinos.


Botellas portada biurko bodega fondo 2015

Gama de vinos de Biurko Gorri, con al Bodega al fondo


En los últimos años la prioridad de Biurko Gorri ha sido optimizar al máximo la producción de uva de las 40 hectáreas de viñedo propio, utilizando elementos naturales para el control de las enfermedades. El peregrino podrá disfrutar de una gama de vinos modernos y frutales, con una buena relación calidad-precio, que a la vez es fiel a una filosofía de salud alimenticia y protección del medio ambiente.


Y dejando atrás Bargota, caminando entre viñedos infinitos, el viajero llega a Viana, que se eleva sobre un cerro y mira plácidamente hacia la ciudad de Logroño, distante tan solo a 8 km. En Viana, que fue una plaza defensiva de Navarra frente a Castilla y hoy es la última localidad navarra del Camino antes de entrar en la Rioja, espera otra de las sorpresas que salpican el itinerario. Sus calles están plagadas de palacetes, casas solariegas e iglesias, y en la escalinata de entrada de una de estas, en la iglesia gótica de Santa María, bajo las losas del atrio, el peregrino se encontrará con la lápida de un personaje novelesco que fue hijo de un Papa, soldado, príncipe y cardenal, y que ha inspirado obras literarias como El Principe, (Maquiavelo), o Los Borgia (Marío Puzo): Hablamos de César Borgia, muerto en una emboscada cerca de Viana en 1507.


VianaDSC 0345ManuelPozo.16002

Plaza de los Fueros, en Viana, en Navarra por donde trancurre el Camino Francés de Santiago


César Borgia fue hijo del Papa Alejandro VI. Varios miembros de la familia Borgia ocuparon posiciones políticas y religiosas muy relevantes, pero Alejandro VI y su hijo César fueron los más significativos. El Príncipe ambicioso, intrigante, cruel, capaz de conseguir todo lo que se proponga y de hacerlo a cualquier precio al que se refiere Maquiavelo en El Príncipe tiene su modelo en César Borgia.


César Borgia pretendía la construcción de un Estado propio en Italia para la familia Borgia. Esta idea le procuró muchos enemigos, entre ellos el rey Fernando el Católico, ante el que mantuvo una posición de ambigüedad cuando este le pidió ayuda durante las guerras de Nápoles. En agosto de 1503 el Papa Alejandro VI, su hijo César y algunos de sus colaboradores acudieron a una cena. A los pocos días algunos de ellos cayeron gravemente enfermos. La sospecha de un envenenamiento se ha mantenido a lo largo de la historia. El Papa Alejandro VI murió a los pocos días y los enemigos de los Borgia aprovecharon para imponer a Julio II como Papa. El propio César Borgia, convaleciente y sin apoyos, tuvo que consentir.


Una vez alcanzado el poder Julio II comenzó la persecución a César Borgia, que consiguió huir a Nápoles. Allífue detenido por las tropas del Gran Capitán, que ordenó su traslado a España, primero a Valencia y después al castillo de la Mota, en Medina del Campo. César Borgia consiguió huir y llegó a Navarra, donde reclamó la protección de su cuñado, el Rey Juan de Albret, que le nombró capitán de sus ejércitos en un momento en el que Navarra estaba inmersa en una guerra civil entre dos facciones opuestas: los partidarios de los reyes Juan y Catalina y los partidarios del condestable del reino, el conde de Lerín, alineado con Fernando el Católico.


Portico de la Iglesia de Santa María y Lápida conmemorativa 


Fue en esta guerra donde encontró la muerte César Borgia, con 32 años, en 1507. Su cuñado el rey Juan dispuso su entierro en un sepulcro en el interior de la Iglesia de Santa María, en Viana. Años después, todavía en el siglo XVI, el obispo de Calahorra, a cuya diócesis pertenecía la parroquia de Viana, consideró un sacrilegio la permanencia de sus restos en lugar sagrado y mandó sacarlos y enterrarlos fuera de la iglesia, en plena Rúa Mayor, «para que en pago de sus culpas le pisotearan los hombres y las bestias».


PrticodelaiglesiadeSantaMaraDSC 0346

En 1884 se localizaron lo que se suponen sus restos, y se dejaron en el mismo lugar, en plena calle Mayor.


En 1945 los restos fueron exhumados para ser depositados años después, en 1953, en la portada de la iglesia bajo una lápida de mármol blanco, donde se encuentran en la actualidad.


A pesar del tiempo transcurrido el nombre de César Borgia todavía divide en Viana a sus ciudadanos.

Mientras algunos propusieron en el año 2007, con motivo del V centenario de su muerte, devolver su cuerpo al interior del templo, el arzobispado de Pamplona declaró no tener inconveniente en que los restos de César Borgia sean inhumados en otro emplazamiento más digno, pero no dentro de la iglesia, porque esto es una práctica que hoy en día no se autoriza.


Hoy en día el pobre César Borgia continua esperando a los peregrinos en una humilde lápida en la que apenas se fija nadie, pues al entrar en la iglesia los visitantes clavan la mirada en la belleza del pórtico.




LpidadeCsarDSC 03531501

Lápida conmemorativa

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.