Berlín: una ciudad rebelde, creativa, dual y siempre dinámica

|

Berlinerdomfromthelustgarten.CatedraldeBerlin

La catedral de Berlin, uno de sus edificios más emblemáticos de la ciudad


Berlín solo se parece a sí misma. Mientras que toda ciudad de bien luce un centro definido, esta urbe de tres millones y medio de almas juega al despiste por varios de ellos, dispersos a buena distancia entre sus antaño mundos enfrentados del Este y el Oeste. Las diferencias entre ambos, al menos las estéticas, no han conseguido borrarse del todo a pesar de las mil y una obras que, casi 30 años después de la Reunificación que siguió a la caída del Muro, continúan cosiendo sus calles. Andamios, zanjas y grúas, ante el vaivén imparable de visitantes dispuestos a sacarle tajada.


Trocitos de Historia 

En una de sus antiguas fronteras, las hechuras cuasi atenienses de la Puerta de Bran-demburgo siguen oficiando como su símbolo más nítido, y eso que los tiempos han cambiado. Prueba de ello, y radical, la Embajada de Estados Unidos y el Starbucks que se han asentado a su vera, por no hablar del revuelo de selfies inmortalizándose junto a estas columnas que vieron desfilar a las tropas de Napoleón y al ejército nazi.

Desde este probable punto de partida podría enfilarse hacia el edificio neorrenacentista del Reichstag, sede del Parlamento alemán desde que la capital se trasladara de Bonn en 1990. Mutilado por los bombardeos que en la Segunda Guerra Mundial se cebaron con Berlín, en su rehabilitación fue coronado por la impresionante cúpula de Norman Foster a través de cuyos vidrios, previa reserva imprescindible, permite asomarse de día o de noche a una fenomenal panorámica de 360º. Trepando en espiral por las transparencias de su interior, desde las alturas despunta a un lado la Columna de la Victoria, erigida en el inmenso jardín del Tiergarten para conmemorar un puñado de contiendas del XIX, y en el opuesto, la no menos icónica Torre de la Televisión, el orgullo de la RDA. Entre medias, el reguero de teatros y museos de primera por los que habrá que bucear de vuelta a tierra; barrios transgresores donde el kebab y las salchichas al curry mandan más que el chucrut, y cicatrices de guerra y conmemoraciones a los caídos en el Holocausto. 


Resultado de imagen de reichstag foster Edificio neorrenacentista del Reichstag, sede del Parlamento alemán


Berlín, para todos los gustos 

A un costado de la Puerta de Brandemburgo, la desnudez del Monumento a los Judíos Asesinados de Europa contrasta poco más allá con los destellos de Potsdamer Plazt, ombligo de la nueva ciudad rediviva, con su arquitectura de vanguardia firmada por Helmut Jahn, Richard Rogers, Renzo Piano o Moneo. Pero de seguir de frente, la avenida Unter den Linden muestra el Berlín más elegante con permiso de la exclusiva Kurfürstendamm –Ku´Damm para los amigos–, que en el flanco occidental encaja una con otra las boutiques de pedigrí. Este bulevar quedó, sin embargo, bajo los tilos del lado comunista, y con él su colección de ahora remozadas fachadas clásicas y plazas adyacentes como la encantadora Gendarmenmarkt, con sus iglesias gemelas y su sala de conciertos; la Ópera Nacional o la Universidad de Humboldt, donde hincaran los codos desde Einstein y Max Planck hasta Hegel, Schopenhauer o Marx. 


En un meandro del Spree, poco antes de descollar en las casitas medievales de San Nicolai y en la Alexanderplatz que ejerciera como epicentro del Berlín oriental, la llamada Isla de los Museos justifica por sí sola el viaje. Su escaso par de kilómetros cuadrados concentra 6.000 años de arte, con pesos pesados como el Altar de Pérgamo, el busto de Nefertiti o la Puerta de Isthar custodiados por sus cinco museos, todos ellos Patrimonio de la Humanidad. A la salida, para evitarse un síndrome de Stendhal inminente, nada como subir a tomar el aire ante las vistas que regala a dos pasos la cúpula de la catedral… o unas cervezas en los famosos patios de las calles traseras.


Siempre hacia el Este, con la Torre de la Televisión de Alexanderplatz como referencia, a lo largo de la interminable Karl-Marx-Allee resiste la más efectista arquitectura soviética. Se diseñó cual escaparate de sus logros tras la guerra, y todavía puede imaginarse a los soldados y los tanques desfilando en las celebraciones del partido. 


Alexanderplatz

Alexanderplatz, Berlín


A cada lado de esta anchísima avenida se levantan pomposos bloques de pisos de la era de Stalin, conocidos como los palacios del pueblo, entre joyas como el entrañablemente vintage Cine Internacional o el Café Moskau. Más hacia arriba aguardan las galerías de arte, las tiendas de diseño y la movida nocturna del barrio trendy de Prenzlauer Berg, arremolinado en torno a la vieja fábrica de cerveza del Kulturbrauerei, mientras que, unas calles más abajo, hace lo propio el tramo mejor conservado del Muro, con sus empalizadas de hormigón pintadas con un centenar de obras que harían quitarse el sombrero al mismísimo Bansky. 


Resultado de imagen de Café Moskau berlin Café Moskau, Berlín


Y nada más cruzar el río, la inmensidad mestiza y sin prejuicios de los barrios de Friedrichshain y Kreuzkölln, donde a los inmigrantes turcos hace ya lo suyo que se sumaron artistas, okupas, startups y locales de todo pelaje huidos de la gentrificación, y los alquileres desorbitados del céntrico Mitte. Nada exótico para los berlineses eso de tenerse que reinventar. A fin de cuentas, nadie como ellos sabe lo que significa ser un superviviente. 


El Teatro de la Guerra


Hasta 1961, vivir en Berlín Este u Oeste fue una opción personal. Tras alzarse el Muro, intentar pasar de un lado a otro conllevó un riesgo demasiado probable de cárcel, o muerte, hasta el 9 de noviembre de 1989. El casi kilómetro y medio de empalizada de hormigón que queda en pie –la llamada East Side Gallery por sus pinturas y grafitis– es la cicatriz más evidente de los días del Telón de Acero, pero ni por asomo la única que sigue marcando a fuego la personalidad de la ciudad.


Resultado de imagen de East Side Gallery East Side Gallery Berlin


Los recuerdos a la barbarie del Holocausto se arriman sobre todo a la Puerta de Brandemburgo, mientras que la vieja garita fronteriza del Check Point Charlie, hoy a rebosar de turistas, queda a dos pasos de las escalofriantes exposiciones de la Topografía del Terror y el edificio de la Luftwaffe. 


PuertadeBradenburgo1

Puerta de Brandemburgo 


También pueden emprenderse recorridos por los búnkers de la Segunda Guerra Mundial y arrimarse a Bebelplatz, donde los nazis perpetraron su tristemente célebre quema de libros; a la iglesia Memorial Kaiser Wilhelm, que se dejó en ruinas para no olvidar los estragos de la contienda; o al impactante Museo Judío diseñado por Daniel Libeskind. Y, si aún se tiene tiempo, a Potsdam, hoy casi un barrio de Berlín, en uno de cuyos palacios Churchill, Truman y Stalin establecieron las condiciones para la rendición nazi; o a Spandau, en cuya prisión se recluyó a los peores criminales de guerra tras los Juicios de Núremberg


Bebelplatz 8

Bebelplatz Berlín

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.