SEGUN UNA COMBINACIÓN DE BUSCADORES

Las 11 mejores playas de España

|

1.- La Playa de Rodas en la Islas Cies (Pontevedra), la mejor del mundo


PlayadeRodas1400 2

Playa de Rodas, en las Islas Cíes, Galicia (Foto: Antón Alonso)


Las Islas Cíes tienen nueve arenales que te conquistarán por su estado salvaje, su arena blanca y sus aguas cristalinas; las hay para todos los gustos: recogidas, y exclusivas. Las playas de Figueiras , San Martiño y Rodas son más grandes y más visitadas, pero las calas de Areíña, Bolos, Cantareira, Margaridas, Muxieiro y de Nosa Señora de Carracido completan una oferta digna de representar el paraíso, sin salir del litoral español.


Por su lejanía de lugares urbanizados, por la hermosura de su escenario y la tranquilidad que en ella se respira, la playa de Rodas, la principal de las islas Cíes,ha sido considerada una de las diez mejores playas del mundo.


Epicentro del Parque Nacional de las Islas Atlánticas, aquí en vez de cocoteros son pinos los que sombrean la orilla, la temperatura del agua resulta muy agradable y en verano se agradece su frescor. Después del chapuzón, el paladar disfruta con sus exquisitos mejillones, percebes, centollas y un ribeiro o albariño bien fresquito.


2.- Jandía, Pájara, Fuerteventura


FUERTEVENTURAPLAYADEJANDIAMORROJABLE1648

Playa de Jandía-Morro Jable (Fuerteventura)


La costa de Jandía, es un rincón del mundo donde el desierto y el mar se funden, se extiende hacia el sur hasta el pueblo e Morro Jable y ofrece diferentes tipos de playas, aquellos con negro de arena o guijarros negros, otras consisten en pequeñas rocas. En el centro se encuentra el Faro de Jandía, en “Playa Del Matorral“, que actúa no sólo como una advertencia a los navegantes, pero divide la playa en el naturista y no.


Perteneciente al municipio de Pájara, está ubicada en el extremo sur de la isla y destaca por sus largos y tranquilos arenales, ideales para los que viajan con niños.



¿Qué playa puede competir con estos 28 kilómetros de jable (arena finísima) tendida al pie del macizo de Jandía, en la península homónima? Podemos fotografiarla desde el mirador de Pecenescal, ‘windsurfearla’ en la playa de la Barca o buscar desembocaduras de barrancos (Tierra Dorada, Los Canarios…).


La zona es venteada, si no eres un amante del surf o de los otros deportes que conjugan viento y marea, te recomendamos echar un vistazo al tiempo antes de ir. Si tu plan es tomar el sol y el día es venteado, es muy probable que acabes siendo un filete empanado. 


3.- S’Alga, S’Espalmador, Formentera


SAlgaSEspalmadorFormentera


Al Norte de Formentera, es una de las joyas del archipiélago Balear. Al tratarse de una isla privada, dentro del conjunto del Parque Natural de Ses Salines, únicamente tiene tres construcciones. Siendo una de ellas una atalaya, la torre de Sa Guardiola. Cuenta con tres playas: Es Racó de S’Alga, cala Bosch y Sa Torreta, a parte de un fondeo precioso en Illa des Porcs.

RacdeSAlga

Racó de S’Alga S’Alga


Racó de S’Alga S’Alga, es una playa de arena fina con un tono rojizo en la orilla. Con la menor ocupación por superficie de todas las islas, lo mejor que puede ofrecernos es soledad y privacidad en plena temporada. Estos 700 metros de arena nívea son la prolongación de la célebre playa de Ses Illetes, si bien trasladados a una isla de película de piratas —S’Espalmador—, a la que se accede en barca desde el puerto de La Sabina al tiempo que lo hacen decenas de yates o atravesando un canal de 200 metros, con el agua a la altura del pecho. . 


Llevar agua es primordial y, antes o después, pasear por la orilla hasta la torre almenara (el interior de la isla es privado). La cualidad translúcida del mar pitiuso, producto de la tarea filtrante de la posidonia, planta acuática endémica del Mediterráneo, vuelve contemplativo hasta al más preocupado de los mortales. 


El fondeo está regulado, contando con 50 boyas que en temporada desaparecen rápidamente.


 Otra de las características que forman parte de este islote y quizás el más representativo por el cual la gente viaja a esta él, es por sus baños de lodo. En el medio de S’Espalmador, se encuentran unos baños de barro naturales en los que la gente se puede bañar en ellos, estos los encontrarás en la parte de atrás de la playa de S’Alga después de pasar un camino de matorrales.


Si quieres disfrutar de un rato agradable y divertido te aconsejamos que te sumerjas en estos baños de lodo, dejes secarlo al sol y luego te des un buen baño para deshacerte de él. Aunque este barro no tiene ninguna propiedad terapéutica te dejará la piel muy fina y suave, perfecta para después de haber pasado varios días expuestos al sol.


4.- Trebalúger, Ferreries, Menorca


TrebalgerFerreriesMenorca


Ferreries se encuentra en un pequeño valle, rodeado de colinas que no pasan de los 200 metros. Hay una gran diferencia entre su parte antigua, que se extiende alrededor de la iglesia de Sant Bartomeu (1870), y el moderno ensanche que llega hasta el torrente que, con su curso, da lugar al “barranc de Trebalúger”.


Trebalúger es una de las calas vírgenes con acceso estrictamente peatonal que más merece la pena del sur de Menorca. Y todo porque “solo” hay que caminar 1,5 km; pero eso sí, por un sendero muy transitado, fácil y que casi siempre discurre a la sombra, así que incluso podéis hacerlo con los peques de la familia. A cambio llegaréis ante un arenal excepcional, totalmente virgen y con unas dunas muy bien conservadas. Pero, escucha, que lo mejor está en el torrente: inundado todo el año y deseando ser explorado. ¿Te atreves? Acércate con los peques y con suerte veréis alguna tortuga balear tomando el sol entre los juncos. Menorca es un museo natural al aire libre, y Trebalúger la puerta de entrada. 


He aquí un ejemplo de cómo la movilización popular es capaz de salvar playas vírgenes de manos de los especuladores. La visita de esta playa es el broche de oro a una caminata de una hora de duración desde Cala Galdana pasando por Cala Mitjana y diversos pinares. Sortearemos la desembocadura de un torrente (quizá haya que mojarse), y enseguida 200 metros de naturaleza en estado puro rematada por una imponente pared calcárea. Nos quedamos con su invitación al baño sin tapujos, a merendar bajo los pinos en un marco bucólico de perdices y hasta de vacas y burros.


5.- Ensenada de los Genoveses, Níjar, Almería


EnsenadadelosGenovesesNjarAlmeravistaareaplayadelosgenoveses


Es la bahía más bella del Parque Natural, está formada por esta playa virgen de dunas de arena fina y dorada. Ubicada en el paraje del Campillo del Genovés un valle sin apenas construcciones y sin carreteras asfaltadas que conserva la belleza en su estado más puro.


Una de las playas vírgenes de San José (pueblo de pescadores donde se alojan más turistas). La cantidad de visitas que recibe se debe seguramente –además de a su espectacularidad, a su agua cristalina y a su fina arena blanca– que es la primera a la que se accede en coche-. El parking es gratuito salvo en julio y agosto, meses en los que se regula la entrada. También se puede ir a pie, en bici o en bus. Allí se han rodado seriales western (The rat patrol), películas (El viento y el león) y hasta programas televisivos (El campamento). 


La playa ocupa toda la bahía, es muy amplia más de un kilómetro de longitud, y está rodeada de pequeñas dunas donde crece vegetación típica del parque, como son chumberas y pitas o agaves de alto pitaco. En la parte norte de la playa hay un pequeño bosquecillo donde refugiarse del sol veraniego. y la zona sur está más resguardada del viento cuando sopla fuerte.


Ideal para disfrutar del baño en familia debido a lo suave y progresivo de su entrada al agua, por lo que necesitaremos adentrarnos bastante para que el agua nos cubra totalmente. Aunque sea una playa ideal para niños, debemos estar muy atentos los días de viento fuerte pues se pueden producir peligrosas corrientes de resaca. Esta playa está orientada hacia el Este, por lo que cuando hay fuerte viento de Levante no es agradable estar en la playa. Los días de viento esta playa tiene las condiciones ideales para practicar el windsurf.


De nuevo el valor de la playa se aquilata por sus dimensiones. Descomunal, invaluable bahía del parque natural del Cabo de Gata comprendida entre el morrón Genovés y el altozano del Ave María (en la foto). El arenal, blanco y de grano fino, así como la suave entrada en el agua, aumentan su carácter impar. Cuando sopla, el viento golpea inmisericorde la espalda. Para evitar la masificación, en verano se aplican restricciones de acceso.


6.- Torimbia, Llanes, Asturias


TorimbiaLlanesAsturiasIMG 6650

Torimbia, en LLanes, es de acceso peatonal (800 metros), está clasificada como playa natural. 


Un lugar ideal con aguas cristalinas de bajas temperaturas gracias al clima cantábrico, rodeado de montañas que hacen de esta playa un lugar muy especial. Es sin duda una playa para perderte y olvidarte del paso del tiempo. Hay que ir andando ya que los accesos con automóvil están restringidos.


Cuenta además con un mirador, especialmente en bajamar, desde donde se tienen excelentes vistas y se pueden tomar unas fotos muy bonitas,  pero lo suyo es llegar por el camino que parte casi sin desnivel desde el arenal de Toranda.


Torimbia atrae por el verde de tojos y helechos y está dotada con un camaleónico chiringuito. Ojo, pese a su aspecto aplacerado, con mar de fondo Torimbia se torna peligrosa.


7.- Cala Conta, Sant Josep de Sa Talaia, Ibiza


CalaContaSantJosepdeSaTalaiaIbiza1400


Platges de Comte, conocida como playa de Cala Conta y situada a cinco minutos del hotel boutique Ses Pitreras, en la oeste de Sant Josep, es uno de los paraísos naturales de Ibiza. Con aguas color turquesa, arena blanca, preciosas paredes de arenisca e impresionantes vistas a islotes, es una visita obligada para todo aquel que se deja caer por la isla, ya que se trata de una de las calas más bonitas del mundo, como ha salido publicado repetidamente en diversos rankings. 


La sucesión de caletas que integran las platges de Comte (incluimos el muelle como zona de baño) se reparten por esta área natural de especial interés (ANEI). La panorámica desde el aparcamiento llama la atención: aguas color esmeralda; un brazo de mar entre la isla d’es Bosc que se suma al conjunto de 11 islas menores a desiguales profundidades de campo, lo que constituye un Mar de islotes


Los hay que buscan desnudarse en el Caló d’en Xic. Al atardecer manda la terraza del Sunset Ashram con ambiente hippie y bohemio. Es un chiringuito desenfadado desde el cual se puede admirar la puesta de sol y que cuenta todo el día con música con dj’s y música chill. Se pueden degustar buenas ensaladas, sofisticadas hamburguesas o incluso platos orientales. En la entrada tiene también una tienda con vestimenta ideal para ir a la playa, con artículos traídos desde la India como pañuelos, vestidos y bikinis. 


8.- Playa de La Barrosa, Chiclana de la Frontera, Cádiz


PlayadelaBarrosabarrosa11


La larguísima playa de La Barrosa, con casi 8 kilómetros de arena fina y dorada, azuladas aguas y tiene gran afluencia de turistas de toda España y también de otros países como Alemania o Reino Unido, debido al buen clima de la zona, está considerada una de las mejores de la costa de Cádiz, de la de Andalucía y de todo el litoral español, por la calidad de su fina arena, la pureza de su agua transparente y por la biodiversidad ecológica de su entorno, como son sus dunas y los altos acantilados. Cuenta con el distintivo de la Bandera Azul de calidad. 


El justo equilibrio entre desarrollo y naturaleza es lo que distingue a estos ocho kilómetros: desde el urbanizado paseo marítimo hasta el sector dunar, sin perder la sensación de integración en la naturaleza merced a los amplios espacios y a los acantilados bien conservados que aíslan al bañista de los hoteles. 


Recomendable quedarse a ver la puesta de sol con el Castillo de Sancti Petri al fondo.


Resultado de imagen de La Barrosa, Chiclana de la Frontera, Cádiz 

Puesta de sol en el horizonte el Castillo y la Isla de Sancti Petri enclavado en medio del mar


9.- Playa Negrete, Cartagena, Murcia


Murciaplayanegreteenfebrero2013

Impresionante playa virgen dentro del Parque Natural de Calblanque entre el Monte de las Cenizas y la Peña del Águila, cerca de La Manga.


Arena rojiza y aguas cristalinas rodeadas de un bello paisaje natural.


La playa es muy larga (más de 600 metros) y aunque no llegamos a ellas, nos comentaron que había una zona con dunas en las que se formaban unas pozas en las que disfrutaban mucho los niños ya que el agua estaba allí más caliente.


Los accesos son muy buenos como en todo el parque, aunque no como para ir con silla de paseo o cochecito. Hay aparcamiento cerca de la playa, pero los fines de semana tienes que usar los autobuses gratuitos de la entrada para acceder a la playa y luego para volver al aparcamiento que hay a la entrada del parque.


En un extremo, las rocas llegan al mar y forman una pequeñísima cala a la que se puede acceder trepando por las rocas. 


10.-  Langre. La playa mas espectacular de Cantabria


Langre

La Playa de Langre se encuentra situada en la localidad del mismo nombre, Langre, Ribamontán al MarCantabria.


No una sino dos son las playas que componen el arenal de Langre, uno de los mayores y más bellos de Cantabria. Más para la contemplación que para el baño, está partida por un puntal rocoso y protegida por un hemiciclo de paredes verticales de 25 metros de altura, rodeada de verdes prados.


Langrecantabria

Langre, playa pequeña


Es una playa con fuertes corrientes y ventosa, lo que hace que sea muy frecuentada por surfistas. No dispone de equipamientos. Se accede a ella, a través de la colindante Langre II. 


Destino en sí mismo que invita a contemplar una y otra vez el devenir de las olas. Aislada de cualquier núcleo urbano y rodeada de praderas bien conservadas, la playa de Langre resulta ideal para relajarse y descansar.

La zona nudista tuvo al divulgador Félix Rodríguez de la Fuente como uno de sus primeros bañistas.


Después del baño es imprescindible dejar Langre a las espaldas y subir por alguna de las pistas asfaltadas que surcan los campos hasta la cima de la llanura. Sentado en algún prado, preferentemente armado de bocadillo y bebida, hay que ir a ver cómo se enciende el faro del cabo Mayor en el mismo instante en que la bola de sol se hunde en el Cantábrico. Minutos después se irá iluminando toda la fachada marítima de Santander, de la que se ve todo pero no se oye nada. Algo precioso de ver y que recordarán nuestros ojos para siempre.


11.- La Playa de Las Catedrales en Ribadeo (Lugo)


Playadascatedraleslym1256

Playa de Las Catedrales, en Ribadeo (Lugo), (foto: Antón Alonso)


Situada cerca de Ribadeo, en Lugo, Las Catedrales cuentan con Bandera Azul desde 1997, es uno de los parajes más hermosos de Galicia. 


La Playa de las Catedrales es el nombre turístico que se le otorgó a la Playa de Aguas Santas. Esta es considerada una de las playas más bellas de todo el país, y ello se atribuye a los hermosos arcos y cuevas esculpidos por la actividad erosiva del viento y del agua salada del mar. Es precisamente debido a la similitud de los arcos naturales con los presentes en las catedrales de España que se le atribuyó su nombre.


Cuenta con asombrosos acantilados de más de 30 metros de altura de formas espectaculares que, al bajar la marea, ofrece una imagen majestuosa. Es el momento de pasear descalzos por la arena blanca entre sus “bóvedas”, y contemplar el espectacular azul del mar. 


Estos 1.328 metros de arena blanca y oleaje moderado conforman una de las playas más emblemáticas y visitadas de todo el litoral gallego.

La playa de As Catedrais debe visitarse con bajamar, ya que al subir la marea queda rapidamente cubierta por el agua. 


Fuente: Elaboración propia y agencias

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.