Vinos de hielo: deliciosos vinos canadienses hechos con uvas heladas

|

Canadaviiedosdehielo1603

Viñedos de uvas de hielo


Canadá es el mayor productor mundial de vinos de hielo. En los últimos años se produjo en el país un aumento espectacular de la producción de vinos de hielo que hoy son los más prestigiosos mundialmente y acaparan la mayoría de los premios internacionales.


Los vinos de hielo se obtienen a partir de uvas que se cosechan y prensan en estado de congelación, lo que produce una gran concentración de azúcar en la uva. Pertenecen a la familia de los vinos dulces. Gracias al rigor de sus inviernos y a sus estrictas regulaciones vinícolas, Canadá produce un vino de gran calidad, afrutado, complejo, con un equilibrio 

perfecto entre lo dulce y lo ácido.


CanadaRacimosdevinodehielo1152CanadaRacimosdeuvasdehielovino071000

Racimos de uvas de hielo


En España así como en el resto del mundo, el vino de hielo hoy día es una bebida muy apreciada.


La historia


Los primeros intentos de producción, casi doméstica, de vinos de hielo en Canadá se realizaron en una pequeña bodega de la Columbia Británica en 1973. En 1983, un año clave para el desarrollo de los vinos de hielo en Canadá, dos bodegas de la región de Niágara, Hillebrand Estates e Inniskillin, empezaron a experimentar con la uva helada de la variedad Vidal. Desde entonces son varias las bodegas canadienses que han ido realizando inversiones tecnológicas importantes y que hoy producen vino de hielo con éxito.


El acuerdo de libre comercio entre Canadá y los Estados Unidos en 1988, en el que se regulaba estrictamente el empleo de variedades híbridas y autóctonas de vid, fue un estímulo importante para la introducción del vino de hielo en el mercado norteamericano.


Viñedos de Pillitteri


En 1989, gracias a la obtención por la bodega Inniskillin del Gran Premio de Honor en Vinexpo de Burdeos el vino de hielo canadiense asentó su reputación en el panorama internacional. El acuerdo sobre vinos y bebidas espirituosas firmado entre Canadá y la Unión Europea en 2003 reconoció las estrictas técnicas vinícolas canadienses, lo que facilitó su comercialización en el continente europeo.



Vino de hielo Inniskillin


De año en año, el número de premios internacionales y el renombre mundial del vino de hielo canadiense no deja de crecer. Hoy el sector vinícola canadiense mira hacia el futuro. Institutos como el Cool Climate Oenolgy & Viticulture Institute de la Universidad de Brock, en Ontario, un centro de reconocido prestigio internacional sobre producción vinícola en climas fríos, reflejan la voluntad de la industria canadiense de situarse a la vanguardia de la investigación vinícola.


Características


El vino de hielo canadiense está sujeto a las rigurosas regulaciones de la Vintners Quality Alliance. Una de sus principales normas principales es que el vino debe ser producido de manera natural; es decir, no se permite la congelación artificial de la uva. El vino de hielo es por lo tanto complicado y costoso de producir. Las uvas que permanecen en la viña hasta el mes de diciembre protegiéndolas de pájaros y otros animales.


La producción de vino de hielo canadiense suele hacerse con uvas Vidal y Riesling, aunque también se usan Gewürztraminer o Cabernet Franc. Como en toda cosecha, la elección del momento de la vendimia es crucial. En las mejores condiciones, las temperaturas deben alcanzar los -10 grados C justo antes de la recolección. Esto confiere a la uva un nivel óptimo de dulzura y sabor. Las uvas en estas condiciones tienen muy poco jugo. A menudo se necesita toda una vid para hacer una simple botella y se recogen siempre, cuidadosamente, a mano. Después del laborioso proceso de la vendimia, el mosto pasa por algunas semanas de fermentación y por varios meses de envejecimiento en barril. Por todas estas razones, el vino de hielo puede resultar algo caro, y a menudo se vende en medias botellas... ¡Pero el resultado merece la pena!


Viñedos y vendimia de uvas de hielo


El resultado


El vino resultante tiene un color dorado o ámbar oscuro, con un gusto muy dulce, y un sabor lleno de notas frutales (albaricoque, melocotón, mango, melón, etc.); a menudo se aprecia también un aroma suavemente almendrado. Habitualmente se toma a los postres después de haber permanecido un par de horas en el congelador y se sirve, como otros vinos dulces, en copa pequeña.


Información facilitada desde el Gobierno de Canadá

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.