Casi quinientos capones fueron vendidos en la tradicional feria de Vilalba (Lugo)

|

La tradicional Feira do Capón de Vilalba, que se celebró el domingo en la capital chairega, cumplió con el guión de todos los años y, aunque a primera hora parecía que no llegarían a venderse los quinientos capones que entraron en el recinto, poco a poco el ambiente fue animándose y la mayoría de los ejemplares censados encontraron comprador.


Finalmente, unos 500 capones, de los casi 1.800 censados para la feria de este año, entraron en el recinto, dado que los demás ejemplares fueron vendidos en los propios domicilios de los criadores en las jornadas previas a la celebración de la feria que, en esta ocasión, por caprichos del calendario, cayó un poco más temprano de lo habitual, habida cuenta de que es un producto que se consume mayoritariamente en Navidad.


La edila de Feiras y Mercados de Vilalba, Cheri Grandío, destacó la notable afluencia de público que hubo en el recinto desde primeras horas de la mañana e informó de que, "poco a poco", a medida que iba llegando la gente también fueron saliendo los ejemplares que los 48 criadores trajeron a la feria.


"Los precios de salida se mantuvieron similares a los de otros años", confirmó la edila, de modo que "algunos se vendieron a 90 y otros a 100 euros, pero hubo ejemplares que llegaron a pagarse a 120 euros".


El gerente de la Asociación de Criadores do Capón, Gonzalo Hermida, coincidió con la concejala en que, al "hacer un buen día", hasta Vilalba se acercó "mucho público" y los ejemplares presentados "se fueron vendiendo".


En cuanto a los premios que concede el Ayuntamiento de Vilalba, Oliva Souto Amado, de la parroquia de Goiriz, se llevó el galardón al Mejor Criador; la Mejor Cesta la presentó María José López Solloso, de Lanzós; mientras que el Mejor Par lo trajo a la feria Marina Trastoy Castro, de Santaballa.



Una veintena de locales de hostelería de Vilalba celebraron también esta semana -desde el día 14- las Xornadas Gastronómicas do Capón de Vilalba, en la que los visitantes han podido degustar numerosas variedades de tapas elaboradas con este producto, al precio de 2,5 euros cada una.


Según Cheri Grandío, las jornadas gastronómicas han funcionado "perfectamente" y han contado con mucha aceptación por parte del público en general, hasta el punto de que los criadores tuvieron que servir a los locales participantes cerca de un centenar de capones.





Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.