Florencia (Italia), una joya de la humanidad

|

Panoramica de Florencia, Italia


A menos de tres horas en coche de Roma y Genova, se encuentra Florencia, la consagrada Meca de los turistas de todo el mundo. La capital de la Toscana no sólo atesora la mayor cantidad de arte de Occidente sino que también es la ciudad ranacentista por excelencia, la urbe en la que la oscura edad Media deja paso libre a los tiempos modernos. 


La belleza de Florencia se aprecia desde lejos, desde cualquier dirección se puede descubrir su privilegiada relación con la naturaleza: colinas, olivos y cipreses se funden con toneladas de arte, de belleza, de una grandeza que cautiva a cualquier viajero. No exageraba Sthendal, el célebre novelista francés enamorado de Italia, cuando sufrió una especie de espamo u opresión producido por el exceso de belleza que le produjo la ciudad toscana cuando la vio por primera vez.


La grandiosidad de Florencia comienza en el siglo XIV cuando los intercambios comerciales la convierten en la capital europea de las finanzas. Los banqueros florentinos aumentan desmesuradamente su poder, los Pitti, los Pazzi y sobre todo, los Medicis, que siempre mantuvieron que la cultura era una escala de valores imperecederos, convierten a Florencia en una fábrica de arte, desde cuyos talleres nacen a diario productos de uso cotidiano realizados por Giotto, Miguel Angel, Botticelli... Por primera vez desde Augusto “no predomina el valor militar sino el arte”, según lo definió Sthendal.


Lugar de encuentro de diferentes corrientes del pensamiento, el arte, la estética o la filosofía, de cuya feliz y asombrosa coincidencia nacieron genios como Leonardo, Donatello, Brunelleschi, Dante, Petrarca o tratadistas y políticos como Maquiavelo, la ciudad toscana es el bastión del Renacimiento y un tesoro que nunca llega a conocerse del todo. Por eso, si usted es amante de los museos o de las iglesias tómeselo con calma, porque Florencia es un museo al aire libre, una joya de la humanidad tallada en piedra, mármol y bronce, donde el arte flota en el aire y se adhiere a la piel.


Aquellos que por primera vez visiten Florencia no deben perderse la plaza del Duomo, en la que destaca el Battisterio, célebre por su puerta del Paraiso, la catedral de Santa María de La Fiore –la cuarta más grande del mundo– y el campanario diseñado por Giotto. Si se ascienden sus 414 escalones se pueden obtener las mejores fotografías de la impresionante cúpula de Brunelleschi, la primera cúpula gigante construida desde la antigüedad, con un diámetro superior al de la basílica de san Pedro en Roma. 


Cúpula de la Catedral de Santa Maria del Fiore


Detrás de la catedral nos encontramos con el Museo de la Ópera, que cuenta con las bellas esculturas de María Magdalena de Donatello y la Pietá de Miguel Ángel, que el artista había destinado para su propia tumba.


Una sensación de majestuosidad invade al viajero al contemplar las grandiosas dimensiones de la piazza de la Señoría, con sus palacios, sus elegantes lonjas y sus réplicas escultóricas. Es la plaza mas hermosa de toda la ciudad,es verdaderamente una fabulosa galería de arte al aire libre, justo en el centro de Florencia, su forma es perfectamente simétrica rodeada por el Palazzo Vecchio y la logia della signoria, la Logia dei Lanzi, el Tribunal de las Mercancías, en el lugar donde se hallaba un teatro romano el Palacio Uguccioni, el Palacio de las Aseguraciones y la Galería de los Uffizi, diseñada por Vasari, que alberga la más bella colección de arte de Italia. En ella el viajero puede contemplar como pinturas más célebres, “La Primavera” y “El nacimiento de Venus” de Botticelli y obras de Caravaggio, Tiziano o Rubens, a muy poco del rio Arno.


La Piazza della Signoria, fue desde siempre centro civil y político de Florencia, siempre está muy animada, .


La forma actual de la plaza se conoce desde el año 1268 cuando son demolidas las casas de las familias florentinas más importantes ligadas a la facción gibelina, por parte de los güelfos.


Florencia, Piazza della Signoria, la fuente de Nettuno


El visitante tampoco debe dejar de pasear por el Ponte Vechio, uno de los puentes más viejos e insólitos del mundo, plagado de tiendas y joyerías. 



PonteVecchioFlorencia

Ponte Vecchio, uno de los más pintorescos del mundo, plagado de tiendas de souvenirs 


A pocos metros, el Palacio Pitti, en la plaza del mismo nombre, fue construido sobre el diseño de Brunelleschi y alberga cuatro museos distintos. Detrás, los jardines Boboli, con su fuente del Océano, constituyen un remanso de paz y armonía.


Florencia, Jardines de Boboli, detrás el Palazzo Pitti 


La piazza de la Santa Croce y la iglesia del mismo nombre, del siglo XIII, contiene las tumbas de personajes como Miguel Ángel, Maquiavelo o Galileo. Y por nada del mundo el visitante deberá perderse la galería de la Academia, en ella se encuentra el símbolo de la ciudad, el grandioso David de Miguel Ángel, probablemente la escultura más famosa de todos los tiempos.


La iglesia de la Santa Croce, en la plaza del mismo nombre


Ggalería de la Academia, en ella se encuentra el símbolo de Florencia, el grandioso David de Miguel Ángel


Al caer la tarde, en la plaza de Michelangelo, situada sobre una colina en la orilla opuesta del río Arno, el visitante puede contemplar una impresionante vista de la capital toscana. Y como la ciudad hay que degustarla en pequeñas dosis y en viajes sucesivos, valgan estas líneas como un primer acercamiento a una de las urbes más bellas del mundo. Florencia bien vale un retorno. 


CONSEJOS ARTÍSTICO-CULINARIOS:


Apunte literario. Piérdete por el entramado de callejuelas medievales cercanas a la plaza de la catedral y darás con la casa de Dante.


Apunte gastronómico. Nosotros comimos en la ‘Osteria all’Antico Vinaio‘, en Via dei Neri 74, muy cerca de la Plaza de la Signoria. Panino + bebida 5€. Muy rico y todo fresquísimo.


Y para el capuchino o el aperitivo… ElCaffè Gilli, en la plaza de la República. Es uno de los bares históricos de Florencia, famoso por los escritores e intelectuales que lo han visitado. Un clásico donde darte un festín de buen chocolate.


Si estás dispuesto a caminar. La satisfacción por conocer esta ciudad te harán olvidar todo ..


DE COMPRAS.....


Todo en Florencia es diseño, los amantes de las compras hallarán en la ciudad su paraiso perdido. 


La gran tradición artesana del pasado permanece viva, así se pueden encontrar recuerdos de todos los géneros para los gustos más diversos. Las mejores adquisiciones que el visitante puede hacer son cuero, piel, seda y artículos de papelería. 


En el Ponte Vecchio, uno de los lugares más inconfundibles y pintorescos de la ciudad, los amantes de las joyas pueden adquirir todas aquellas piezas que su bolsillo les permita. Otro lugar de compras es el mercado de la Paja, bajo cuyos soportales, del siglo XVI, se encuentra la célebre figura de bronce del Porcellino: según la tradición si se toca el morro y tira una moneda a la fuente se regresa a Florencia.

 

Mercado del Porcellino (Mercado Nuevo) – Este mercado florentino alberga a un popular personaje de la ciudad: el Porcellino, una escultura de un jabalí ...


En el mercado de San Lorenzo se pueden encontrar alimentos, ropa, zapatos y artículos de cuero a precios más que razonables. 


De todas formas, para disfrutar de las tiendas artesanales sin verse avasallado por las hordas de turistas que en todas las estaciones abarrotan la ciudad, es mejor dirigirse al otro lado del Arno o hacia Santa Croce.


Vista aérea de Florencia, atravesada por el río Arno

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.