un lugar lleno de encantamiento

Castro Laboreiro, en el norte de Portugal, un lugar para observar la naturaleza en estado puro

|

En el vecino Portugal, en el Municipio de Melgaço, se encuentra Castro Laboreiro, una población de montaña enclavada en las profundidades del Parque Nacional de Peneda-Gerês


Es uno de los pueblos más emblemáticos de la región Minho resultado del aislamiento que ha sufrido en el pasado, lo que permitió llegar intacto hasta nuestros días, los aspectos del patrimonio histórico y cultural de la localidad, como la arquitectura, el paisaje y la forma de vida de su gente, hoy en día también marcado por un fuerte espíritu de comunidad.


Esta aldeia portuguesaescondida entre las montañas del parque, sorprende al visitante con su pujanza pues dispone de dos hoteles, varios restaurante y cafés. Destacan su iglesia románica y los restos del impresionante Castelo que se eleva en un castro a unos cientos de metros del centro urbano.


Aldea de Castro Laboreiro, en el Parque Nacional de Peneda/Gerés, en Portugal


Antiguo ayuntamiento medieval, está situado en el extremo norte del Alto Miño en Portugal. Siendo un pueblo situado en la montaña, a más de mil metros de altitud, significó que los castrejos defendieron sus costumbres y tradiciones de todas las influencias extrañas, y que aún persisten. Una de estas tradiciones es la “inverneiras” y “brandas”. . A mediados de diciembre, con la llegada del frío y las nevadas, las poblaciones de Castro Laboreiro llevan su ropa, utensilios para el hogar, la agricultura y el pastoreo de ganado “ acuden en tropel a los valles, donde tienen una segunda residencia y un segundo pueblo “. (Roca, 1993). Y están en la “Inverneira”, al abrigo del frío hasta mediados de marzo. “El pueblo de Castro Laboreiro fue siempre conocido, por sus migraciones nómadas … Esto no es una trashumancia, pero la migración global – el ganado, la gente, el ganado y los medios de vida, dejando esos lugares totalmente desolados.” Sampaio (1991) hace referencia a las tradiciones Castrejas cuando dice: “Ricos en tradiciones y costumbres, se puede poner de relieve la experiencia de la comunidad y los cambios periódicos de mayor población indígena, denominado “brandas” para los llamados “inverneiras” cuando llega el frío y viceversa, en principios de la primavera.”  


PATRIMONIO A VISITAR


El Castillo de Castro Laboreiro


Al sur de la aldea, sobre un breñal rocoso, a 1033 m de altitud, desde donde se contempla una vista impresionante del anfiteatro de montes y cumbres de Galicia, se halla el Castillo de Castro Laboreiro. Fue fundado en el año 955 por São Rosendo, gobernador del valle del río Lima, por orden de Ordoño III, rey de León. Fue conquistado por D. Afonso Henriques y sirvió de defensa contra las tropas gallegas. 


Fundado en el año 955 por São Rosendo, gobernador del valle del río Lima, por orden de Ordoño III, rey de León, conquistado por D. Afonso Henriques, sirvió de defensa contra las tropas gallegas. 


Reedificado por orden de D. Dinis, fue abandonado en 1715. Para visitar el castillo es forzoso hacer una larga caminata, cuesta arriba, a partir de la rotonda donde acaba la carretera que viene de Lamas de Mouro (EN202-3).


El conjunto de arcadas de granito que marcan la entrada al castillo, lleva el nombre de "Porta do Sapo", debido a la cercanía de un peñasco caprichosamente modelado por la erosión. La muralla se apoya y se confunde con los peñascos en los que se asienta. La vista desde la cima justifica la subida, distinguiéndose, hacia el norte, junto a la aldea, el salto del río de Castro Laboreiro y la meseta donde se hallan importantes vestigios megalíticos. Al sur, el río discurre entre márgenes abruptos, al encuentro del Lima, con el que confluye junto al embalse del Alto Lindoso. 

Castillo de Castro Laboreiro, entrada puerta norte (foto: Antón Alonso)


Vista desde la puerta Norte de castro Laboreiro, donde se puede apreciar la Piedra "Sapo o Tataruga", como se conoce popularmente por su forma 


Pontes (Puentes)


Castro Laboreiro en sus inmediaciones tiene muchos puentes interesantes y de distintos formatos distintos. 


CastroLeboreiroPonteromana

Puente Romano, sobre el río Laboreiro



Puente Viejo (Ponte Vello) sobre el río Laboreiro, llama la atención la excepcional largura del arco. 



La  Iglesia Matriz de Castro Laboreiro


La Igreja Paroquial de Castro Laboreiro también es conocida como Igreja de Santa Maria da Visitação.

Es de planta longitudinal con una sola nave . Conserva una curiosa pila bautismal románica decorada, desde el siglo XII y  así como el retablo mayor neoclásico.

Podemos antever vestigios de su construcción primitiva, con elementos prerrománicos y góticos, pero también algunos elementos que evidencian las profundas reformas que sufrió y que denotan influencias gallegas.


Pase por la zona exterior, con un agradable atrio, admirando la fachada. Junto al pináculo sur, fíjese en el original reloj de sol tipo meridional.


 Exterior e interior de la Iglesia Matriz de Castro Laboreiro


El río Laboreiro, afluentes y cascadas


El río Laboreiro, de 8,4 km de longitud, pertenece a la cuenca hidrográfica del Limia y sirve de límite entre los municipios de Entrimo (Ourense, Galicia) y Melgaço (Distrito de Viana do Castelo), por lo que se trata de un río transfronterizo. Se sitúa en el área de protección del Parque Natural “Baixa Limia- Serra do Xurés” y de la Reserva de la Biosfera transfronteriza Gêres-Xurés. 



El río Laboreiro ayuda a crear un paisaje de rara belleza. Nacido en la sierra. corre hacia el río Lima, unos 20 km de donde se encuentran la formación continua de decenas de arroyos favorables para los deportes acuáticos, así como cascadas y zonas de pesca recreativa. 


Cascadas ("Fervenzas", en gallego y portugués), en el río Laboreirol 


Según el Diccionario Enciclopédico de las Parroquias en (Ayuntamiento de Melgaço 2013) en el curso del río se puede ver los puentes romanos, románicos y también los puentes de estilo celta y “juntando las márgenes siguen siendo los puentes que las diversas civilizaciones que por aquí pasaran a través del tiempo"  y que forma un conjunto arquitectónico de gran interés.


La Sierra de Laboreiro se inserta en el Parque Nacional de Peneda-Geres y su morfología es caracterizada por la existencia de altas montañas, laderas empinadas y acantilados, que están situadas a más de 1.000 metros, alternando con profundos valles de vegetación exuberante. Atravesada por muchas afluentes que desembocan en el Río Laboreiro que forman valles de vegetación densa que se transforma en diferentes escenarios en las diferentes estaciones. La ocupación de la montaña de Laboreiro estuvo siempre vinculada a la explotación de los recursos naturales, marcado por una ocupación estacional, que predominaba el pastoreo y la agricultura, con la ocupación de algunos de los lugares más altos a lo largo del verano y junto al rio en el invierno.




Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.