Conjunto Histórico Artístico, "gran reserva"

Toro, en Zamora, donde maridan arte y vino

|

Toro, situado hoy en la provincia de Zamora, fue durante años capital de una provincia al que le daba nombre la ciudad. Población de enorme importancia en la economía y política durante siglos, hoy está declarado como Conjunto Histórico Artístico


El origen de Toro se sitúa en la edad de hierro II, según los restos arqueológicos encontrados, y el verraco de piedra o toro de origen celtívero, permiten suponer la existencia de una ciudad Vaccea llamada Albucala. Este toro de piedra es el origen del nombre del municipio.  La ciudad se levanta sobre un promontorio, un balcón natural que domina el paso del río Duero, es una ciudad pequeña de apenas 10.000 habitantes, sin embargo, grande en historia, patrimonio y cultura. Adentrarse en Toro es como visitar los anales de Castilla y León, rememorar las glorias pasadas que hicieron de esta ciudad un lugar codiciado, patrimonio real y señorío de princesas.


Ha sido partícipe de algunos episodios trascendentales de la historia de España. Fue corte de reyes, la primera ciudad que reconoció a Fernando III como rey de León; aquí nació el rey Juan II de Castilla y León, y es también donde se libró la batalla de Toro entre los Reyes Católicos y los partidarios de Juana la Beltraneja en el transcurso de la Guerra de Sucesión castellana.


Un acontecimiento decisivo que abrió el camino para que Isabel de Castilla y Fernando de Aragón ocuparan el trono del reino más importante de la Península. Y Toro pasó a la historia.


Toro no es una ciudad venida a menos sino que mantiene su dignidad como capital, aún sin serlo, y recuerda a todo aquel que lo visita que durante siglos fue una de las ciudades más importantes de España y el Imperio Hispánico, lugar importante en la reconquista y lugar de vivienda de importantes aristócratas y nobles españoles. Sus iglesias, conventos, monasterios, palacios y casas señoriales son el testimonio vivo de ese ilustre y rico pasado.


Las calles de Toro están diseñadas en forma de abanico y lo mejor para disfrutar de la ciudad es perderse por ellas. En el paseo descubriremos por qué ha sido declarada conjunto histórico artístico. En el centro, en la plaza Mayor, se encuentra la colegiata de Santa María la Mayor, de estilo gótico románico (siglo XII), uno de sus monumentos más emblemáticos y conocidos.


Colegiata de Santa María la Mayor, en Toro

  

Entre lo más característico de esta iglesia destaca el pórtico de la Majestad, con sus esculturas policromadas. De su interior sorprenden, por lo inusual, la Virgen Embarazada, del siglo XII, y un cuadro flamenco de la Virgen de la Mosca, así llamado por el insecto que aparece con gran realismo sobre el manto rojo de la Virgen.


La Torre o Arco del Reloj, del siglo XVIII, se levanta sobre la antigua Puerta del Mercado, una de las entradas de la muralla que rodeaba la villa. Cuenta la leyenda que, ante el gran esfuerzo que suponía subir agua desde el río Duero, el mortero para construir esta torre se mezcló con vino, muy abundante en la ciudad. Toro llegó a tener hasta tres murallas. Del segundo cinturón aún se conservan las puertas de la Corredera y Santa Catalina. 


Torre del reloj de la ciudad de Toro, en Zamora 


Del siglo X data el castillo con sus siete torreones, también conocido como Alcázar Real, donde acontecieron hechos como algunas de las matanzas de Pedro I de Castilla; también fue residencia de los Reyes Católicos. Tras meses de trabajos de remodelación se ha reabierto como centro de visitantes.


El Palacio de las Leyes (siglo XV), que debe su nombre a las célebres Leyes de Toro aprobadas en 1505 tras la muerte de Isabel la Católica, o el de los condes de Requena con su patio gótico, ambos del siglo XV; el de los Alcañices (siglo XVI), donde murió el conde duque de Olivares; el de los Bustamante (siglo XV), residencia de Santa Teresa... son solo algunos de los edificios con los que se topa el visitante en esta ciudad histórica.


Palacio de las Leyes de Toro1347

Fachada del Palacio de las Leyes (siglo XV), en Toro (Zamora) 


Y el puente. Erigido sobre los restos de otro de época romana, el actual se construyó a finales del siglo XII o principios del XIII. Con veinticuatro "ojos" de medio punto o apuntados. Los diecinueve del lado norte, románicos, se iniciaron a finales del siglo XII. Precisamente por ese lado se accedía a la ciudad, mientras que en el extremo opuesto se levantaba una torre defensiva que fue destruida el siglo XIX. Durante la retirada de las tropas de Francia, se destruyeron también dos de sus arcos. Es una de las imágenes más conocidas de la localidad castellanoleonesa.


ToroPuenteromanodpiedra

El Puente Viejo o de pierdra, en primer plano, uno de los iconos de Toro


En los alrededores de Toro hay lugares de interés histórico de la provincia, como Puebla de Sanabria, donde se inicia, además, una ruta de unos 12 kilómetros que lleva al Parque Natural del lago de Sanabria, una extensa zona verde en las inmediaciones del río Tera. Este parque natural, declarado Sitio Natural de Interés Nacional en el año 1946, Paraje Pintoresco en el año 1953 y Parque Natural en el año 1978, es un espacio natural protegido que recibe un gran número de turistas durante todo el año debido a lo maravilloso de su entorno. Dentro del parque natural podemos encontrar el Lago de Sanabria, el mayor lago de origen glaciar de España y uno de los mayores de Europa, que la edición española de National Geographic ha incluido entre los cinco lagos glaciares más impresionantes del planeta.


El lago tiene una longitud de, aproximadamente, 3 kilómetros de largo y 1,5 kilómetros de ancho, y una profundidad de 53 metros. Además, el lago cuenta con diversas playas de arena, que podremos aprovechar durante los meses de verano, y un catamarán en el que podremos recorrer el lago. También podremos visitar los restos del Balneario de Bouzas, donde siguen fluyendo sus aguas medicinales, así como acercarse al campamento militar romano de Petavonium y, por supuesto, visitar la capital, Zamora, a solo 32 kilómetros de Toro.


PuebladeSanabria.DesderiTera

Vista de Puebla de Sanabria, en Zamora, desde la oriilla del río Tera


Panorámica del Lago de Sanabria, en Zamora


Toro "Gran Reserva"


El vino ya acarreaba riqueza en la Edad Media. Esta villa fue una de las más prósperas del Reino de León por su producción vitivinícola, que hoy sigue siendo la principal industria.



En 1987 se reconoció la Denominación de Origen Toro y se aprobó su Reglamento y el de su Consejo Regulador.



Toro es una histórica área vinícola que ha regresado con fuerza en los últimos quince años con un vino tinto rico y potente basado en la uva autóctona Tinta de Toro (variante local de Tempranillo). Los vinos comenzaron a mostrar su potencial después de que una nueva generación de enólogos cualificados comenzara a trabajar en la zona, a lo que se sumó la necesaria inversión realizada en equipos de acero inoxidable a partir de los años ochenta.


Los viñedos se encuentran a una altitud de entre 650 y 825 metros sobre el nivel del mar, principalmente en un terreno suavemente ondulado con pendientes muy ligeras al sur del río Duero.


La Denominación de Origen Toro está caracterizada por un clima continental y extremado con influencias atlánticas, de carácter árido.


Tinta de Toro es la uva principal de la denominación, pero no la única: hay otras variedades como Garnacha Tinta, Malvasía y Verdejo que se cultivan en menores cantidades para elaborar vinos rosados y blancos. Merlot y Cabernet Sauvignon han comenzado a cultivarse de forma experimental.


Toro ha consolidado su reputación en los últimos tiempos gracias a sus grandes tintos, ricos y complejos en aromas y sabores. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.