de 130 envasadoras de agua, que hay en españa una de cada diez está aquí

Galicia es agua... mineral

|

Fuente del manatial de Cabreiroá, en Verín (Ourense)


Hace unos cincuenta años en España se bebía más vino que agua mineral. Hoy, cada español consume una media de 110 litros de agua mineral al año frente a los 20 de vino o los 46 de cerveza.


España tiene algo más de 130 plantas envasadoras y una de cada diez está en Galicia.


Cada español bebe una media de 260 litros de agua al año, de los que 150 son del grifo y el resto de embotellada. El consumo de agua mineral pasó de ser un producto de farmacia a principios del siglo XX, si exceptuamos la que se tomaba en los balnearios, a un artículo de lujo a mediados de ese mismo siglo, a la bebida más consumida. Más que todas las demás juntas. En el mercado de las aguas minerales, las gallegas han tenido siempre un espacio relevante, tal vez por su larga historia y vinculación a grandes centros balnearios como sucede con las tres marcas de Verín: Sousas, la más antigua de las gallegas, Fontenova, la de más mineralización y Cabreiroá que tiene tres manantiales diferenciados por la composición quimica de su agua. En la década de 1960 había una cuarta planta de embotellado en el valle de Monterrei: la de Vilaza, que salía del balneario de Requeixo.


La provincia de Ourense era y sigue siendo líder en marcas de aguas minerales históricas. Pontevedra posee dos, en la actualidad de la misma empresa: Fuente del Val y Mondariz. En Lugo, Fontecelta, situada en Céltigos (Sarria) y en A Coruña ninguna.


                                       Fuente de Gándara que dio origen a Mondariz (Pontevedra)


El cambio de legislación en materia de aguas envasadas ha sustituido el concepto de agua minero medicinal de origen termal en el que los manantiales debían ser espontáneos, es decir surgencias que emergían naturalmente al aire, por el de aguas minerales naturales en las que la obtención del líquido elemento puede producirse a pie de manantial o mediante extracción por bombeo a profundidad. Este hecho ha incorporado a la lista de las marcas antes mencionadas otras como Agua Sana de Baiona, Fonxesta de Láncara, Fontoira de Cospeito, San Xinés de Vilagarcía, Landín de Ponteareas y Aguas do Paraño de Boborás.


Ourense sigue siendo la provincia con más número de manantiales de agua mineral embotellada, la primera en volumen de producción, y al tiempo, la que tiene una mayor variedad en función de su composición química.


Tanto las de baja mineralización como las de mayor presencia de elementos como el sodio o el litio son de excelente calidad y se encuentran entre las mejores del mundo. Por ello, y aunque existe una asociación gallega de empresas envasadoras de agua (AGAMIN) y un clúster del agua en Galicia, se echa en falta un sello que agrupe las aguas gallegas y las promocione en el mercado nacional e internacional.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.