La realidad no es de una única ideología

|

Jacinto Seara 202

Tuvimos personajes a los que podemos recurrir porque buscaban conocer la verdad y naturaleza del conocimiento del ser humano, así tenemos la epistemología donde encontramos dos visiones diferentes de estudiosos cómo Karl Popper y Jean Piaget, o desde otro punto de vista el positivismo defendido por Augusto Comte y John Stuart Mill y el neopositivismo lógico de Bertrand Russell. Ese es el espíritu científico, no lo que en muchos casos nos están vendiendo como tal cuando lo que se esconde detrás son intereses que ocultan ideologías que van en contra de lo que hizo grande a Occidente. Para conseguir ese objetivos se esconden bajo la ciencia algunas formas que conducen a actuar y pensar dogmáticamente, no escuchan, ni cuestionan la realidad, ni respetan la opinión de otro, y se hace con frecuencia en toda la gama de temas, aunque alguno sólo se conozca tangencialmente. Se está extendiendo esta forma de ver las cosas a todos los campos, lo que conlleva a conclusiones absurdas.


El hecho es que nos asentamos en nuestros principios, nos ponemos una venda y no avanzamos, si se hubiese actuado así ahora continuaríamos pensando que el Sol gira alrededor de la Tierra (no hace mucho dos catedráticos lo afirmaron con rotundidad), no debemos considerar cómo algo inamovible la teoría de la relatividad, la física cuántica o cualquier otra teoría. ¿Explican correctamente la velocidad de expansión inicial del Big Bang?. Lo mismo sucede con los últimos descubrimientos de la débil gravedad de los agujeros negros que cuestiona buena parte de lo que se pensaba de ellos.


Y la nueva distribución de energía oscura 68,3%, materia oscura 26,8% y materia visible 4,9%. Seamos realistas y humanos, nunca dogmáticos, no confundamos deseos con hechos, aceptemos que las teorías son un medio maravilloso que nos acercan y explican la realidad, posiblemente tengamos que ir adaptándolas a medida que vayamos conociendo más. Cada vez que alguien se aparta de lo ‘políticamente correcto’ se le acusa de ser un escéptico. Eminentes científicos, incluidos Premios Nobel, han sido ‘enjuiciados’ por sus opiniones y estudios no acordes con la ‘verdad oficial’. Deberíamos conseguir que la verdad sea la guía del mundo que tenemos que vivir.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.