Personaje fundamental en la transición sindical de nuestro país

Carlos Pardo: un socialista y sindicalista gallego (Parte I)

|

Carlos Pardo Cabado

Carlos Pardo Cabado, nació en Mondoñedo (Lugo) en 1928 y falleció en Huelva el 5 de enero de 2016.  Al inicio de la guerra civil quedó huérfano y fue acogido por sus tíos en Uruguay. En 1945 regresó a España para realizar el servicio miliar en Madrid. En 1952 volvió a Uruguay donde sólo permaneció cinco meses, retornando a Madrid para trabajar en Artesanía Española. Ahí tuvo varios desencuentros por los cuales fue condenado y enviado a la Prisión Provincial de Hombres en Madrid en 1959.  En el año 1960 emigró a la Rep. Fed Alemania, donde trabajó como metalúrgico. Se afilió al sindicato IG Metall y empezó a trabajar para la DGB (Deutscher Gewerkschaftsbund).


  • El sindicalista de los emigrantes


Perteneció a la sección de UGT en Essen y fue miembro del comité de coordinación de la Federación de la UGT en Alemania (FUGTA). Durante el estado de excepción de 1969,  Carlos Pardo, en nombre de la dirección de la oficina de asistencia a los afiliados españoles del IG Metall, viajó a Bilbao y ofreció dinero de los fondos de solidaridad del sindicato alemán a las familias de los catorce ugetistas encarcelados en las semanas anteriores. El dinero fue rechazado por el líder de los socialistas vascos Ramón Rubial, quien aún se mantenía fiel a Toulouse, y por sus compañeros del comité provincial de la UGT, al entender que la ayuda debía llegarles a través de los cauces establecidos, es decir, desde la central del sindicato en el exilio.

Manifestacion en Alemania au00f1os 60 (Foto UCM Biblioteca Histu00f3rica Mu00e1rques de Valdecilla)

Manifestacion en Alemania años 60 (Foto UCM Biblioteca Histórica Márques de Valdecilla) 


Entre 1973 y 1976 fue responsable de emigración en la comisión ejecutiva de la UGT. Posteriormente fue representante para España y Portugal de la Federación Internacional de Trabajadores de las Industrias Metalúrgicas.


Entre las funciones de Carlos Pardo como delegado se encontraba la de informar y captar el interés del SPD (Partido Socialdemócrata de Alemania) por la causa de los socialistas españoles, analizar la situación particular de la emigración en la RFA, establecer contacto directo con las secciones, proponer líneas de actuación conjuntas y superar la posición cada vez más rezagada que los socialistas iban asumiendo en comparación a la organización comunista. Al iniciarse la década de los setenta, 27.363 metalúrgicos españoles en la RFA, el 36% del total, eran miembros de IG Metall.


En este sentido, Carlos Pardo destacó el papel que jugaban los emigrantes en la economía alemana, la situación de desigualdad que padecían por no ser ciudadanos del Mercado Común y la ruptura que el servicio militar suponía en su trayectoria laboral.


Denunciaba la falta de viviendas y la marginación que padecían los niños en el sistema educativo alemán. Pardo también analizó la legislación, solicitando la reforma de la Ley de extranjeros alemana de 1965; de hecho señaló al sindicato DGB como la organización idónea para presentar un nuevo proyecto que garantizara los derechos sociales, económicos, laborales y políticos de los trabajadores extranjeros. Por otra parte, Pardo exigía garantizar el derecho de los extranjeros a recibir información objetiva de sus países de origen así como a derecho a la asociación, reunión, manifestación y expresión «aún en aquellos casos que sea para manifestar su oposición a los gobiernos de sus respectivos países», en una clara alusión a la España de Franco y sus redes de información y administración esparcidas en los países de acogida.


Manifestación obreros españoles en Alemania

Manifestación obreros españoles en Alemania


Uno de los aspectos más importantes de los señalados por Pardo hacía referencia al estatus de los trabajadores españoles tras el Tratado de Roma (1957), que dio lugar al nacimiento de la Comunidad Económica Europea y a la libre circulación de mano de obra procedente de los países comunitarios: los trabajadores comunitarios estaban equiparados a los alemanes en todas las cuestiones relativas al mundo laboral, además de tener ventajas en cuestiones como la vivienda o la escolarización. Las desventajas para los no comunitarios, como los trabajadores españoles, se profundizaron con la Ley de extranjeros de la RFA de 1965. Dicha ley estableció que si las circunstancias económicas del país lo requerían o se cometían faltas en cuestiones de derecho común o de reglamentaciones laborales, a los trabajadores inmigrantes se les podía denegar el permiso de estancia o no renovar su prolongación. Además, a raíz de la crisis de 1973, el gobierno alemán suspendió las contrataciones de trabajadores extranjeros, tratando de impedir la inmigración de trabajadores procedentes de Estados no comunitarios. Sin embargo, esta medida provocó que muchos extranjeros permanecieran a largo plazo en la RFA.


  • Fundador del PSOE en Alemania


En enero de 1970 los afiliados directos residentes en Múnich, con el apoyo de las secciones ya existentes, plantearon la posibilidad de crear una agrupación socialista del PSOE en el conjunto de la RFA. A pesar de los inconvenientes orgánicos, puesto que el partido se organizaba en base a secciones locales y federaciones departamentales y no en base a países, la Comisión Ejecutiva del PSOE consideró positiva la propuesta, ya que podría ayudar a dinamizar el activismo político de la emigración de la RFA. Sin embargo la idea no se concretó durante los años siguientes y hubo que esperar a los días 27 y 28 octubre de 1973 para la celebración en la ciudad de Stuttgart de la primera asamblea de secciones del PSOE en la RFA. En esta ocasión la iniciativa habría sido de Carlos Pardo, que actuaba como delegado de la comisión ejecutiva del PSOE en la RFA (nombrado tras el congreso de 1972), quien tenía entre sus objetivos coordinar los esfuerzos organizativos de los años precedentes y mejorar las relaciones con las organizaciones alemanas afines, además de actuar como plataforma para afirmar la voluntad de luchar por las libertades cívicas y políticas de España. Carlos Pardo consiguió un aumento en el número de secciones del PSOE, pudiendo localizarse agrupaciones en Ahlen, Neuss, Dortmund, Kassel, Gütersloh, Siegen, Bonn-Colonia, Frankfurt, Düsseldorf y Stuttgart.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.