Conocida como la Ciudad de las almas

Colma, en California, la ciudad donde residen más muertos que vivos

|

La necrópolis de Colma en California (EE.UU) es fenómeno raro, uno de los pocos en el mundo, en donde solo vive el 0,1 por ciento de la población. Residen oficialmente 1500 personas sobre tierra y 1,5 millones bajo tierra repartidos en 17 cementerios: cuatro no confesionales, cuatro judíos, dos chinos, uno japonés, uno griego, uno italiano, uno católico, una para mascotas y otro para personas sin recursos.


Colma City Of The Dead 1518 16

Colma, ciudad de la muerte, California


Esta necrópolis de millones de cuerpos tenía un lugar de descanso ubicado en la vecina San Francisco. Pero esta aprobó una ley el 26 de marzo de 1900 en la cual no se permitían más entierros en San Francisco y en todo su distrito administrativo. Hay que destacar que la peste bubónica estalló en San Francisco en 1900. La fiebre del oro de mediados del siglo XIX había atraído a cientos de miles de personas a San Francisco y con ellas llegaron también enfermedades que aumentaron la mortalidad. Tan pronto como la plaga estuvo bajo control, la ciudad fue golpeada por el terremoto de 1906. Toda la ciudad se incendió y se convirtió en cenizas. Doce años después, justo cuando estaba comenzando la recuperación de San Francisco, la pandemia mundial de gripe española golpeó la ciudad. Los 26 cementerios de la ciudad estaban prácticamente llenos y sus propietarios buscaban nuevos lugares para enterrar a los muertos.


Por esa razón se escogió esta zona a 15 km al sur de San Francisco como solución funeraria. Y había que acelerar el proceso dado que en 1912 los cementerios dentro de las ciudades se habían convertido en un riesgo para la salud de la población. Las autoridades municipales emitieron un aviso de que todos los cuerpos fuesen desenterrados y reubicados en Colma. Aproximadamente 150.000 cuerpos fueron trasladados entre 1920 y 1941, siendo el resultado final hasta hoy en día vigente que el 70 por ciento del espacio territorial municipal de Colma lo ocupan los cementerios. La finalización de la reubicación se retrasó hasta después de la Segunda Guerra Mundial.


Colma Cementerio


En San Francisco solo se pueden encontrar restos de los antiguos cementerios. Algunos de los fallecidos fueron enterrados en fosas comunes en Colma, pero sus lápidas permanecieron en San Francisco. Partes de ellas todavía se pueden encontrar en las aceras adoquinadas, paredes y calles de la ciudad.


Colma Mortos millor


La ciudad tiene un área total de 5 km². Curiosamente se ha creado una fuerte economía funeraria con múltiples floristerías, sepultureros, canteros y jardineros que prestan servicio en los camposantos. Actualmente se ha diversificado más, y hay a mayores una variedad de negocios minoristas y concesionarios de automóviles que aportan mayores ingresos a las arcas municipales de Colma.


Image asset

Funerarias de Colma


Hay recorridos turísticos para visitar la tumbas de famosos como Joe DiMaggio (jugador de béisbol y ex marido de Marilyn Monroe), Levi Strauss (inventor de los pantalones vaqueros jeans), William Randolph Hearst, (magnate de los periódicos) o Wyatt Earp (famoso sheriff del duelo de OK Corral). Hay políticos, magnates, estrellas del deporte, militares, artistas e incluso presos de Alcatraz. Cuenta la leyenda que el perro de la cantante Tina Turner está enterrado en Colma.


Tumba Wyatt Earp

Tumba de Wyatt Earp (famoso sheriff del duelo de OK Corral)


Al final del recorrido los turistas pueden descansar en la taberna Molloy's, de origen irlandés, que está en Colma desde 1883, antes de la construcción de los distintos cementerios. 


XP206786


Incluso hay una película dedicada a esta famosa necrópolis: Colma: The Musical (2007), una película independiente estadounidense filmada en Colma y Daly City. La película ha ganado varios premios especiales del jurado en festivales de cine locales e internacionales.


  • Un lugar lleno de vida


Al contrario de lo que se pudiera pensar, el ambiente en Colma no es lúgubre ni pesado. En ella los lugareños, insisten en celebrar la vida sin dejar de respetar a sus muertos.

Los habitantes tienen un lema que repiten con orgullo y que es reflejo de su sentido del humor: "¡Es genial estar vivo en Colma!".


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.