Magisterio de altura

|

Carnicero

Aprovechando estos días en casa, rescato documentos que por falta de tiempo, todavía no había podido sacar a la luz. Me ocupo con curiosidad e interés en reconstruir la biografía de un buen maestro y entre la documentación me encuentro con una mujer, Doña Leonor López Pardo, que ejerció la docencia en Ourense. 


Afortunadamente observo que la profesora Rosa Cid la cita en un artículo publicado en la revista Minius XV  titulado “As orixes da Escola Normal de mestras de Ourense” y también en su blog mulleresourensanas.blogspot.com con algunos datos, entre los cuales destaca su puesto de directora en la Escuela Normal de Ourense, en abril de 1915. Era profesora de Geografía e impartía también dos cursos de Historia en dicha Escuela Normal, ubicada en un inmueble alquilado con ayudas de la Diputación en la calle Progreso nº 23.


Doña Leonor era una profesora especial. Una de esas que deja huella en las alumnas, en este caso, todas eran mujeres. El 13 de marzo de 1932, Pilar Bouzas Pérez, alumna de la Escuela Normal lee un escrito como portavoz de sus compañeras, en un acto sencillo de despedida. Leonor se trasladaba a Coruña, ante el dolor de sus alumnas. Es interesante el lenguaje elegante y a la vez serio, propio del carácter de Pilar, que quiso que las palabras pronunciadas, suplieran con solemnidad, el acto “maestoso” que quisieran dedicarle. Creo que vale la pena transcribir, sin comentarios, parte del documento.


>>> Homenaje de despedida a Dª Leonor López Pardo


La voz de las alumnas de la escuela Normal de Orense tendrá sin duda en este acto resonancias de modestia y temblores de timidez, como corresponde y conviene a nuestra insignificancia e inexperiencia; pero no se allana, desde luego a que otra traiga aquí mas densidad cordial y la exprese con acento más entrañable.


Y es natural que ello sea así, porque nadie está más cerca de un alto espíritu, que aquellos que se han formado en la zona de su influencia.


Doña Leonor López Pardo - nosotras seguiremos llamándole la señora Directora-  deja esta casa llena de recuerdos amables, que no se borrarán con su ausencia. Quizás nuestros destinos no vuelvan cruzarse jamás con el de ella, pero puede tener la seguridad de que sea cual fuere el lugar que el acaso nos depare en lo futuro, allí donde esté una alumna suya, allí tendrá un ánimo amigo y un corazón agradecido, en homenaje a sus altos dotes de saber y de consejo….


Aceptad señora, nuestros votos para que la ventura os acompañe en lo venidero. Tened presente que aquí en Orense quedan quienes reconozcan la gran estatura de vuestro mérito y quienes sienten el dolor de ver como se secciona una convivencia que había obrado devociones filiales sin menoscabo de las calidades docentes de vuestra obra. Con todo respeto, las alumnas de la escuela Normal de Orense.


El documento contiene 5 párrafos más de los que se deduce que el acto de despedida estuvo cargado de flores, poesía y música para alegrar a Doña Leonor, que ejerció un magisterio ejemplar. Y merece la pena seguir buscando su trayectoria profesional, esta vez en A Coruña. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.