La mejor cerveza del mundo es elaborada por monjes belgas

|

Los monjes trapenses de Westvleteren, un monasterio en el noroeste de Flandes, preparan una cerveza con una excelente reputación a nivel mundial.


Es el verdadero "santo grial" entre las cervezas belgas. Desde Bruselas se tarda en coche unas dos horas en llegar a la abadía de Sankt Sixtus en Westvleteren. Francia se encuentra a pocos kilómetros de distancia. Después de que los monjes trapenses del monasterio francés de Mont des Cats en Westvleteren se establecieron en 1831 y fundaron la abadía de Saint Sixtus, comenzaron años más tarde a elaborar cerveza. Esto era obvio porque el lúpulo se había cultivado en esa región desde la Edad Media.


Westvleteren Abbey AerialView


Sankt Sixtus en Westvleteren, vista aerea


Desde el principio, los monjes solo han vendido su cerveza para ganar dinero para vivir. Porque las reglas de San Benito,  que siguen los trapenses en Westvleteren, requieren que los monjes vivan de sus propias manos.

Westvleteren biere



Los monjes no ofrecen un servicio de entrega y el codiciado producto tampoco está disponible en restaurantes y minoristas. Todos los amantes de la cerveza que quieran comprar más de unas pocas botellas en la tienda del monasterio deben registrarse primero en la página de internet habilitada. Luego puede ver desde un calendario cuándo se abre la siguiente ventana de ventas, que solo dura unas pocas horas. Durante este período, 1466 cajas de madera con 24 botellas de cerveza estarán a la venta. Todos los usuarios registrados pueden reservar un máximo de dos cajas.


Westvleteren  cercveza r



Los monjes ajustan la producción a 6000 hectolitros producidos anualmente. Si la demanda es mayor que la oferta y la cantidad producida no se expande, el precio aumenta, dice una ley económica. Pero los monjes no quieren subir el precio. Solo se paga 1,90 Euros por una botella de la prestigiosa cerveza Westvleteren-12. Las cervezas Westvleteren que se venden en el mercado negro suelen costar entre 20 y 30 euros.


3500 (1)



El día que se abre la venta y su recogida suele formarse un monumental atasco en los accesos al monasterio, hasta tal punto que los granjeros más próximos no pueden conducir sus tractores a los campos.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.