Algunos efectos naturales que influyen en el clima

|

Jacinto Seara

    El cambio climático está prácticamente todos los días en los medios de comunicación, y en la mayor parte de los casos se acusa a los llamados gases de efecto invernadero, llegando a decir que el gran causante de ello son los habitantes del Planeta, humanos y no humanos. Lo que después de tanto años tenemos claro es que para reducir los posible efectos sobre el cambio climático, la forma más adecuado es usar las energías que no produzcan esos gases, como son la eólica, hidráulica, solar, geotérmica, nuclear, mareomotriz… Algunas presentan el problema de almacenamiento en grandes cantidades para que puedan ser rentables o poder producir con un precio más bajo. y por lo que se puede vislumbrar en el futuro es muy poco probable que se encuentre una solución al problema.


    El que se pueda entender la naturaleza completa de nuestro Planeta nos puede conducir a la solución lo que con tanto ahínco estamos buscando para las generaciones futuras. Dos ejemplos recientes demuestran la importancia que tienen y se desdeñaban por estar centrados en otros temas. El Dr. Stefano Bonaglia (Universidad de Estocolmo) dirigió un equipo de las universidades de Cardiff, en Reino Unido, y Estocolmo, Suecia donde han demostrado que las criaturas del océano producen grandes cantidades de los gases de efecto invernadero más fuertes (metano y óxidos de nitrógeno)  un ejemplo: “las almejas y los gusanos oceánicos están liberando a la atmósfera una cantidad significativa de gases de efecto invernadero. Almejas y gusanos del Báltico liberan gas metano entre otros de efecto  invernadero como 20.000 vacas” y añadió: "Suena gracioso, pero los animales pequeños en el lecho marino pueden actuar como vacas en un establo, ambos grupos son contribuidores importantes de metano debido a la bacteria en sus entrañas, cierto que también el gas metano esa absorbido por el océano y después liberado”, este gas tiene una fuerza de calentamiento 28 veces más que el CO2.


    La Tierra en su núcleo tiene una temperatura que produce que parte del deshielo del Ártico, quizás también aplicable en la Antártida, añadamos al calentamiento de los océanos la energía, en gran parte calorífica, de los terremotos y volcanes activos en el fondo de los océanos.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.