Reforma y referéndum constitucional

|

2789092

El final del artículo 1 y todo el artículo 2 de nuestra Constitución Española, delimitan claramente el modelo territorial de España: “La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado. La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas”. Han pasado 41 años desde su publicación y la sociedad española ha cambiado mucho. Sin embargo, la Constitución ha permanecido prácticamente intacta. En relación al modelo territorial, los partidos políticos propugnan diferentes vías que van desde el referéndum directo de independencia para Cataluña y País Vasco (Unidas Podemos y partidos nacionalistas), hasta el mantenimiento o incluso centralización del actual sistema autonómico (PP, Ciudadanos, partidos regionalistas y VOX), pasando por la alternativa intermedia del federalismo que propone gran parte del P.S.O.E.


   Está claro que una parte importante de la población de Cataluña y el País Vasco desea la independencia, y esa es una realidad social que no se puede ignorar, como tampoco se puede tolerar un referéndum de independencia anticonstitucional en esas dos regiones. Asimismo, el artículo 2 manifiesta la indisoluble unidad de la Nación española, cuya defensa ha costado casi un millar de víctimas mortales por parte de E.T.A. Sin embargo, el inmovilismo negacionista de la realidad actual no está ayudando a resolver este conflicto. La resolución de este y otros graves problemas, pasa por la generosidad desinteresada de TODOS los partidos políticos que permita facilitarnos una Reforma constitucional de gran calado y conforme a los artículos 166 al 169 del Título X de la Constitución española.


    El problemático sistema electoral español ( 4 elecciones generales en 4 años ), la influencia política en el nombramiento de los altos magistrados judiciales y el actual problema vasco- catalán, son sólo algunos de los asuntos prioritarios que urgen ser objeto de votación en un referéndum de TODO el pueblo español, en el que reside la soberanía nacional. Si la mayoría  de la población catalana y vasca quiere llegar a decidir si se independiza o no del resto de España,  se debe respetar el procedimiento constitucional expuesto de Reforma y Referéndum.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.