OCU advierte de las restricciones y problemas que conllevan las cajas de experiencias

|

  • A primera vista, las cajas de alojamiento o experiencias pueden ser una buena opción de regalo. Sin embargo, la Organización de Consumidores (OCU) recibe regularmente quejas por parte de los usuarios sobre este tipo de productos.

Cajas experiencias



   Para comprobar si realmente ofrecen un servicio satisfactorio, OCU ha realizado un estudio en el que ha comprobado que, en muchos casos, principalmente en las cajas con alojamiento, los establecimientos imponen limitaciones en las reservas e incluso, en algunos casos, existen problemas para poder canjear el regalo.


    Para la realización de este estudio, OCU ha analizado dos cajas de cada una de las siete compañías principales del mercado: una incluía una noche de hotel con desayuno y, la otra, un tratamiento de bienestar. Con las cajas hoteleras, OCU trató de reservar una noche para dos en las cercanías de Barcelona, Granada, Madrid, Sevilla, Toledo y Valencia, en fin de semana o en festivo, con una antelación mínima de 10 días. Además, regaló catorce cajas a diversos usuarios para que culminaran una experiencia por libre donde quisieran y la valoraran.


    Según OCU, todo lo relativo a las fases previas a la reserva de las cajas regalos funciona correctamente. En términos generales, la compra es sencilla, la información que acompaña a la caja suele ser suficiente y la mecánica de la reserva no es especialmente problemática. Sin embargo, las dificultades llegan en el momento de hacer la reserva, especialmente en las cajas de estancia hotelera.


    De los 95 intentos de reserva que se realizaron en el estudio, OCU solo consiguió que se aceptaran en tres de cada diez hoteles. Además, en los casos en los que la falta de plazas disponibles se unió la escasez de hoteles concertados a la caja, la reserva fue imposible.


    Las negativas obedecieron en cuatro de cada diez ocasiones, según los propios hoteles, al hecho de que se estuviera reservando con una caja regalo pues, o bien tenían un cupo limitado y ya cubierto para los clientes de esta clase, o bien no los admitían los fines de semana, temporada alta y fechas de alta ocupación. En otras ocasiones, la alternativa para aceptar la reserva era pagar un suplemento y, en algún caso, el hotel incluso ya había dejado de trabajar con la empresa que gestionaba la caja.


    Las personas a las que se les reglaron las cajas para que hicieran la misma prueba reportaron estos mismos problemas. Tras la experiencia, la mayoría de ellos declara que, aunque no se vieron defraudados con el producto final (en el caso de las estancias) no regalaría una caja de alojamiento.  En general, reservar les pareció pesado y largo, la oferta de hoteles corta y con escasa información y poca flexibilidad.


    En el caso de las cajas de bienestar la experiencia es más positiva. Casi siempre fue posible reservar en la fecha deseada. Además, se percibió un trato correcto y la experiencia se juzgó acorde a las expectativas y al precio. No hubo problemas al pagar con el bono y en general, los usuarios declaran que recomendarían la caja como regalo. La mayor decepción para este tipo de cajas es que muchas de las experiencias se ofrecen a las afueras de la ciudad, para una sola persona o bien constan de dos opciones excluyentes: spa o masaje.


>>>>   Consejos para regalar y disfrutar


Ante esta situación, OCU recomienda seguir los siguientes consejos: 

  • No comprar cajas regalos para uno mismo, pues conllevan restricciones innecesarias y no suponen un ahorro. La Organización recomienda contratar los servicios deseados directamente y con la antelación suficiente.


  • Antes de regalar una caja, visitar la web de la compañía y consultar los detalles de la oferta. Las cajas suelen venir precintadas y no es posible leer el folleto antes de abrirla.


  • Si se recibe una caja regalo, no posponer su disfrute para los últimos días de validez, por si surgen inconvenientes. Además, se debe tener en cuenta que la caducidad empieza a contar desde la compra, no desde el registro online.


  • Hacer las gestiones con tiempo, ya que, en función del método de reserva, la confirmación o denegación puede tardar hasta 48 horas.


  • Tanto si la caja indica que se debe hacer como si no, hablar siempre antes con el hotel o el centro donde se haya hecho la reserva para confirmar que todo está correcto para la fecha prevista.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.