EL RESTAURANTE VIVANCO ACOGE LA INNOVADORA COCINA MEDITERRÁNEA DE MACA DE CASTRO

Segunda jornada de "Estrellas entre Viñedos"

|

El Restaurante Vivanco prosigue el apasionante viaje por el paladar que inició el 7 de marzo, con excelente acogida, el chef italiano Andrea Tumbarello. Tras el triunfo del Rey de la Trufa y su tentador menú Aromas de trufa y vino, el viernes 3 de mayo toma el relevo el sabor mediterráneos de la chef Maca de Castro, que luce una estrella Michelin desde que cumplió 30 años y tres soles de la Guía Repsol en el restaurante que lleva su nombre en el Puerto de Alcudia, en Mallorca. Una ocasión única para deleitarse y comprobar la excelencia con la que fusiona modernidad y tradición, siempre con producto autóctono.


Maca de Castro Firma foto Nando Esteva

Maca de Castro siempre ha compaginado el trabajo en los fogones con la formación en cocina y restauración, primero en la Universidad de les Illes Balears y, a partir de 2002, junto a cocineros de renombre internacional. Su curiosidad sin fondo se ha alimentado en las ilustres cocinas de Hilario Arbelaitz (Zuberoa), Andoni Luis Aduriz (Mugaritz) y Juan Mari y Elena Arzak (Arzak) en el País Vasco, y por los fogones castellano-manchegos de Manolo de la Osa, en Las Rejas. También se ha formado junto a Willy Dufresne y su Wd-50 Restaurant, en Nueva York; Jean Coussau, en Relais De La Poste, en las Landas, en Francia; Julián Serrano, en el restaurante Picasso del hotel Bellagio en Las Vegas (EEUU), o en el prestigioso complejo hotelero Muang Samui SPA Resort, en Koh Samui, en Tailandia, país en donde no dudó en preguntar a las ancianas cómo elaboraban sus platos tradicionales. Y en medio de todo ese caudal de sabiduría gastronómica, también se ha enriquecido con varios cursos intensivos en El Bulli, del gran referente mundial Ferran Adrià.


Estrella Michelin con sólo 30 años


Gracias a todo ese rico bagaje, Maca de Castro domina las técnicas vanguardistas y tradicionales de diferentes culturas. Le apasiona lo que se cuece entre fogones de todo el mundo. Incluso admite que ha llegado a coger un avión sólo para comer y volver enseguida. Ese apetito de conocimiento y esa sed de creatividad, sin perder de vista sus raíces, propiciaron su primera estrella Michelin cuando tenía 30 años, en 2012, año en el que también fue reconocida como mejor chef balear. Pero detrás del éxito de su imaginación sofisticada subyacen la tenacidad y el esfuerzo diarios. Con 20 años ya era jefa de repostería en El Jardín; con 21, jefa de la partida de pescados y con 23 ya estaba a los mandos de la cocina. Su devoción por el producto ha crecido a la par que su necesidad de formación continua, algo que la lleva a todos los puntos del planeta y a compartir su experiencia como ponente en cumbres culinarias como Madrid Fusión.


  • El imparable arte de la parrilla de Juan Antonio Zaldúa


A Maca de Castro le seguirá, el 7 de junio, Juan Antonio Zaldúa (Busturia, Vizcaya, 1952), cuyo nombre es sinónimo de excelencia en carnes y pescados a la brasa. Pero el propietario de restaurantes como Baserri Maitea, Komentu Maitea o Zuria, todos en Vizcaya, fue futbolista antes que parrillero. El ex portero del Athletic de Bilbao, número uno deportivo, protagonizó muchas gestas en el césped, como el mítico penalti que le paró el 1 de febrero de 1976 en el Camp Nou al holandés Johan Neeskens, uno de los mejores lanzadores del momento que jugaba con el Barça en esa época.


Zaldúa también es hoy número uno, pero en otro campo de juego: el de los circuitos gastronómicos que elogian y aprecian su conocimiento y su exigencia en la calidad de las carnes y los pescados que ofrece a la parrilla. Su espléndido y admirable manejo de las brasas es el responsable del auténtico sabor de las materias primas, que elige personalmente. La estrella aquí es el producto y así se podrá comprobar el 7 de junio en una comida a las 14:00 horas, donde no faltarán la merluza con sus kokotxas a la brasa; la chuleta de vacuno y el pan a la brasa; un postre entre parrillas y, todo ello, con la complicidad en boca de los vinos de Bodegas Vivanco.


Estrellas entre viñedos nos invita a sumergirnos en el universo gastronómico de estos tres referentes de la cocina española. A dejarnos seducir por el paisaje natural que en esta tierra riojana tiene como protagonista el vino. No sólo se disfrutará en la mesa, sino con la posibilidad de todo lo que el Proyecto Vivanco ofrece entre este hermoso paisaje: la visita a la Bodega y la experiencia de adentrarse en la milenaria Cultura del Vino gracias a un recorrido sorprendente por el Museo Vivanco de la Cultura del Vino, pleno de experiencias visuales y sensoriales. Tres nombres, tres estilos, tres posibilidades para vivir una experiencia gastronómica y enológica bajo estas tres Estrellas entre viñedos.


La cocinera balear, con una sólida formación nacional e internacional y una impecable trayectoria que la aboca a convertirse en emblema de la cocina española a nivel mundial, es la segunda invitada de Estrellas entre viñedos. Una iniciativa del Restaurante Vivanco que protagonizan grandes expertos en sus respectivas especialidades y que, además de presentar sus propuestas centradas en los productos y técnicas en los que brillan por su maestría, reinterpretan algunos de sus platos más conocidos al introducir el vino como ingrediente dentro de sus recetas.

Este esplendor gastronómico se podrá disfrutar en una cena el 3 de mayo, a las 21:00 horas, en el Restaurante Vivanco, bajo un nombre que fusiona lo mejor de Mallorca: Huerto y Puerto. El tentador menú se compone de snacks variados; espardeñas con alcachofas; espárragos frescos con yema de huevo y sal de cuatro variedades; codorniz con anguila, crema helada de tempranillo con manzana y bizcocho ajerezado con guisantes tiernos. Los comensales se deleitarán con las especialidades de Maca de Castro, que presenta en el Restaurante Vivanco productos estelares de su carta y que en esta ocasión compartirá fogones con Patricia Cuenca, Jefa de Cocina del Restaurante Vivanco.

Como no podía ser de otra forma, esta propuesta inolvidable se maridará con los vinos más representativos de Bodegas Vivanco, siempre en virtud de cada plato y la personalidad de cada materia prima. Un placer que culminará con el café y la sobremesa distendida con Maca de Castro, en una noche estelar digna de Estrellas entre viñedos.



  • El Consejo de Sabios de Mallorca, la isla que inspira



La hermosa isla balear es la inspiración de Macarena de Castro (Alcudia, Mallorca, 1981), Maca de Castro para el mundo gastronómico. En sus raíces crece aquello que la diferencia: el profundo conocimiento del producto autóctono y su empeño por ofrecer la mejor materia prima, hasta el punto de que ha creado su propio huerto. Maca de Castro trabaja en estrecho vínculo con lo que ella denomina Consejo de Sabios: productores y payeses locales a los escucha y de los que aprende. Su sabiduría ancestral la ayuda a obtener las mejores cosechas cada temporada en la finca agrícola de Sa Pobla.


Pero la cocina de Maca de Castro va mucho más allá de la tradición balear. Si está llamada a seguir por el sendero de las estrellas y brillar por derecho propio es también por su sólida formación nacional e internacional, por su profunda creatividad y su pasión por investigar, lo que su equipo denomina I+D+T: Innovación+ Desarrollo+Tradición. Es una cocinera con excelente técnica, pero su obsesión siempre es "encontrar el punto perfecto y el sabor perfecto", como ha dicho en más de una ocasión. Siempre busca sorprender con el gusto y la textura. Es la gran innovadora de la cocina mediterránea y así se le reconoce en España y fuera de nuestras fronteras, donde diarios de prestigio como The Wall Street Journal alaban su trabajo.


Esta chef mallorquina creció entre fogones en el restaurante familiar, El Jardín, en el Puerto de Alcudia, que nació en 1996 y que ahora ha tomado su nombre, Maca de Castro. Allí empezó como ayudante de cocina a los 18 años, con sus padres y su hermano Daniel, y aprendió todo sobre la gastronomía balear. Hoy, fruto de la experiencia acumulada, Daniel y Maca han creado el grupo DCastro, la marca insignia de los negocios familiares bajo la que han inaugurado en Düsseldorf, Alemania, el restaurante 20 Grad. Una muestra más del espíritu emprendedor de esta mujer, que inicialmente iba a encaminar su vida hacia las Bellas Artes. Sin embargo, una ponencia de la chef Carme Ruscalleda la convenció de que la alta cocina no era algo de "señores mayores". Y lo primero que hizo fue buscar a grandes maestros.



  • Aprender de los mejores: de Adrià y Arzak, a Nueva York y Tailandia 



1 Comentarios

1

Me encanta esta pagina web

escrito por Ricardo Salmo 05/may/19    05:41

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.