Vinos, coñac y champán de Bonaparte ( 2ª parte)

|

           De Napoleón Bonaparte se conoce mucho de su vida privada, dado que desde los 20 años llevaba, con cierta disciplina, un diario donde reflejaba sus ideas y ocurrencias. 


          De esas transcripciones los biógrafos deducen que Bonaparte tenía tres vinos favoritos. El dato más frecuente hace referencia a un tinto, un Pinot Noir de la Denominación de Origen Gevrey-Chambertin en la Côte de Nuits, en plena Borgoña. 


Resultado de imagen de Gevrey Chambertin Bourgogne Domaine taupenot merme gevrey chambertin cote de nuits france

Castillo y vino de Gervey Chambertin


     El segundo de que se tiene constancia es un blanco, Poully-Fumé, en la orilla derecha del Loira, mientras que el tercero es un tinto italiano de la región de Liguria, fronteriza con Francia, un Rossese di Dolceacquua. Napoleón Bonaparte, durante una parada en el Castillo feudal, la antigua residencia de la familia Doria, tuvo la oportunidad de probarlo por primera vez, convirtiéndose en uno de sus mayores admiradores desde entonces.  


Pouilly sur loire

Pouilly Fumé, viñedos a la orilla del río Loira 


Dolceacqua (1)

Dolceacquua 


     Su primera mujer Josefina tenía debilidad por un vino: el Coulée-de-Serrant de Savennières en el Loira. El viñedo fue plantado en 1130 por monjes cistercienses. El antiguo monasterio aún existe y unos cientos de metros se construyó el castillo de Roche aux Moines desmantelado durante las guerras de religión. Siempre considerado como un producto único y raro, el Coulée de Serrant fue celebrado por Luis XI y Luis XIV como uno de los mejores vinos blancos franceses.


Coulu00e9e Serrant (1)

Castillo de Coulée de Serrant 


Viu00f1edos con Castillo de Coulu00e9e Serrant

Viñedos con Castillo, en Coulée de Serrant

Loire valley map


Cou00f1ac Napoleon

Courvoisier (1)

La relación de Napoleón con Coñac data del año 1811 cuando el emperador visitó al comerciante Emmanuel Courvoisier en su tienda de licores de Paris. 


De esta surgió luego en el año 1835 la famosa casa de Coñac con su seña de identidad que era el perfil de Napoleón en la botella. 


    La leyenda cuenta que Napoleón más tarde tomó varios barriles de coñac con él a Santa Helena, un regalo muy apreciado para los oficiales ingleses en el barco quienes lo nombraron “el coñac de Napoleón”. Incluso se dice que ordenó que sus tropas, sobre todo a su querida artillería, que se les permitiese una ración de coñac todas las mañanas.


     Napoleón III, sobrino y heredero de Napoleón Bonaparte, también solicitó personalmente coñac a Courvoisier, concediéndole el codiciado título de "Fournisseur de la Cour Impériale", o proveedor oficial de la Corte Imperial. 


     También el champán francés tenía su particular relación con Bonaparte. Sobre todo por la estrecha amistad que tenía el emperador con Jean-Rémy Moët (1758-1841), el nieto del fundador de la casa Moët et Chandon. Jean-Rémy Moët conoció a Napoleón Bonaparte en 1782 en la academia militar de Brienne-le-Château cuando Moët solicitaba órdenes para su empresa familiar de champán. Los dos se mantuvieron en contacto y desarrollaron una amistad que duraría sus dos vidas. Durante sus campañas militares, Napoleón siempre tenía como objetivo visitar la finca de Moët en Épernay para recoger cajas de champan. La única excepción fue cuando Napoleón tuvo que apresurarse para enfrentarse a Wellington en la Batalla de Waterloo.


Visita de Bonaparte a Moet Chandon (2)

Visita de Napoleón a Moët Chandón


     La amistad y el mecenazgo de Napoleón beneficiaron en gran medida a la casa Moët y, como tributo, Moët construyó una réplica del Gran Trianón del Palacio de Versailles en su propiedad, completa con una obra original de Jean-Baptiste Isabey, para que Napoleón y la emperatriz Josefina permanezcan allí cuando visitasen las propiedades. El 14 de marzo de 1814, pocas semanas antes de la caída de París durante la Guerra de la Sexta Coalición, Napoleón se quedó en la propiedad de su amigo y le otorgó la Cruz de Honor por su distinguido servicio a Francia para aumentar su reputación mundial de vino.


Moet chandon epernay

Viñedos de Moët Chandón en Epernay


Napoleao bonaparte e sabre

     Después de la abdicación de Napoleón, la región de Champagne fue ocupada por soldados rusos de la Sexta Coalición. En represalia por la conquista anterior de Napoleón, los Champenois fueron sometidos a grandes multas y se les ordenó pagar las requisas. 


     La mayoría de las bodegas de Champagne fueron saqueadas. El ataque de Moët fue particularmente duro, con más de 600.000 botellas vaciadas por el campamento ruso.


     Bonaparte escribió una vez en sus diarios que “el champán después de una victoria lo mereces, pero ante una derrota lo necesitas”. Se especula que incluso fue él quien inventó el degüello de las cabeceras de las botellas con el sable y que acostumbraba cuidar esa tradición con sus oficiales después de algunas batallas victoriosas.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.