Desafíos y oportunidades del termalismo

|

Adolfo Perez abellas (2)

    Estamos asistiendo a la creación de un nuevo escenario para el turismo termal, muy demandado por la sociedad actual, con muchas oportunidades y desafíos, en el que se busca contacto con la naturaleza, el bienestar y los cuidados, lo que sin duda es una oportunidad de ofertas turísticas en torno al turismo del bienestar y la salud.


     Este nuevo escenario supone un planteamiento atrevido del sector de los balnearios y destinos termales, tanto desde el ámbito público como privado.


    La Federación Española de Municipios tiene un papel muy importante a desempeñar en este nuevo escenario (desde la sección de Entidades Locales y Aguas Minerales Termales), aglutinando a todos los municipios con esta riqueza termal.


      Es evidente que las características que presentan estos municipios termales son, en muchos casos diferentes, como puede ser el número de habitantes, ubicación geográfica, tipo de entidad administrativa o la propiedad de los balnearios.






     Desde 2020, la Secretaría de Estado de Turismo está implementado programas de Sostenibilidad Turística en Destinos, en colaboración con las tres administraciones: central, autonómica y local, que aunque no están pensadas para el conjunto de villas termales, sino que están circunscritas a las CC.AA., aquellas pueden solicitar de forma individual un plan para su desarrollo de su destino turístico o bien participando en proyectos con otros municipios de la misma CC.AA.


     Así, la Secretaría de estado de Turismo tiene un plan Extraordinario de Sostenibilidad Turística en Destinos 2021-2023 (dentro del Plan de Competitividad y Modernización del Sector Turístico), que una vez concedida la ayuda, los proyectos pueden llevarse a cabo a lo largo de los tres años siguientes (con excepción de los que sean aprobados en la segunda mitad de 2023, que deberán finalizar en julio de 2026).


      Los objetivos de este plan son los mismos que los del Plan Ordinario de Sostenibilidad Turística en Destinos, aunque con algunos matices, como el plazo de solicitud que finaliza en 2023; su financiación depende de los fondos Next Generation EU; y finalmente, su ámbito de actuación puede ser nacional (sin necesidad de circunscribirse a las CC.AA.) o hacerse entre las CC.AA. o transfronterizos, por ejemplo, entre España y Portugal.


     Esta puede ser una buena herramienta para el desarrollo de las villas termales, a nivel de destino, ya que se podrían integrar dentro de los destinos turísticos clasificados por la SETUR: destinos turísticos de sol y playa, destino rural y destino urbano como ciudad con identidad turística.


     La riqueza termal de Ourense y provincia tiene una oportunidad para ofrecer, no solo a los ourensanos, sino también a los visitantes de otras localidades, esta riqueza que para sí quisieran otras localidades que no la poseen.



Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.