​Peppe Fusco y su auténtica cocina italiana gourmet-desenfadada

|

  • ¿Quién no se acuerda en Madrid de la Trattoria Pulcinella, nacida en los años 90, y uno de los restaurantes italianos más míticos y famosos de la época? Hoy, este local, fundado por el padre de Enrico Bosco, el artífice del actual Grupo Pulcinella, sigue siendo el origen de esta bonita historia de restauradores luchadores y optimistas que siempre han primado la filosofía de la calidad de la gastronomía italiana.


Enrico Bosco ( derecha)


      Enrico forjó su vocación entre los fogones de su padre, cuando aún era un niño, y las visitas que realizaba al Sur de Italia en las que su “nonna” le enseñaba los secretos de la gastronomía italiana. Hoy, es un joven y dinámico empresario, lleno de fuerza e ilusión, que dirige 7 locales del Grupo Pulcinella, entre los que destacan algunos tan cotizados como MalafemmenaOrnellaMaruzzella. Y, ya hay otro, un octavo, en camino que estará en el centro de Madrid, con el que Enrico está muy ilusionado y va a aumentar esta maravillosa familia gastronómica.


      Dentro del Grupo Pulcinella, uno de los últimos en llegar es precisamente el que nos ocupa: Peppe Fusco. Inaugurado hace pocos meses en plena calle de Fuencarral, se trata de un restaurante de alta cocina italiana rompedor, divertido y lleno de buenas sorpresas.


     El local con su ambiente donde predominan las plantas, la madera, los espejos y los bancos de terciopelo corridos junto a eslóganes fluorescentes que hablan de la vida y los sueños, ya presupone lo que implica comer aquí. La modernidad impera con un diseño vanguardista pero, de fondo, subyace un ambiente sosegado, clásico y acogedor. Próximamente, con la llegada del buen tiempo, Peppe Fusco tendrá, además, espléndidas terrazas en la calle Fuencarral y en un patio interior. Música, cócteles y un punto canalla completan el marco.


Peppe Fusco espacio 1

Peppe Fusco espacio interior


     Pero esa mezcla de clasicismo y modernidad se refleja, por supuesto, en la cocina del restaurante. Si bien, encontramos recetas caseras, tradicionales italianas, que no son habituales de comer en España, también, hay toques de actualización culinaria que aportan la chispa a esta cocina.


     La carta consta, por un lado, de unos antipasti clásicos italianos como la parmigiana de berenjenas o el vitello tonnato, por citar algunos y, por otro, de suculentas ensaladas al estilo italiano con productos provenientes del país de la bota. Porque, sí que hay que decir que la materia prima en Peppe Fusco es óptima. Está muy cuidada y viene directamente, en muchos casos, de la mismísima Italia. 


Parmigiana berenjenas

Parmigiana de berenjenas


     A parte de una corta propuesta de segundos platos con carne y pescado, la oferta se centra en las pinsas (pizzas típicas romanas, cuadradas, con volumen y esponjosas) y en las pastas caseras (además de algunos risottos).


     En la carta, no hay muchos platos pero se agradece porque se nota el cariño y cuidado en proponer una carta bien seleccionada y selecta, donde cada receta se mima y tiene su razón de ser.


     Las pinsas son muy gourmet. Deliciosamente horneadas, con una masa madre espectacular, los productos añadidos son muy ricos. A destacar, por su originalidad, la pinsa de calabaza y guanciale crujiente. Pero la oferta de 6 pinsas es completa, rica y para todos los gustos.


Pinsa calabaza

Pinsa calabaza


    En cuanto a los risottos y las pastas, destaquemos que son caseras. Hay varios tipos de spaghetti riquísimos, entre los que sobresale los elaborados a La Nerano con calabacín y provolone (un queso italiano), una receta muy del Sur de Italia. También, tenemos los tagliolini con trufa de Italia que es uno de los platos estrella de la carta o los extraordinarios paccheri (grandes macarrones) con cigalas y gambas con queso caccio y pimienta. La cigala excelentemente en su punto, tiernísima y sabrosamente acompañando a la pasta.


Paccheri cigalas y gambas

Paccheri cigalas y gambas


     Por eso, vemos que hay una búsqueda culinaria que aleja a Peppe Fusco del tradicional local “italiano” de pasta-pizza sin gracia y trillado. El brillante chef Francesco, que, además, supervisa la cocina de todos los establecimientos del Grupo pulcinella, es un veneciano que aporta un equilibrio refinado y gourmet a las propuestas de la carta.


     Los postres son clásicos italianos, como el tiramisú pero hay sorpresas que no hay que perderse. Nos referimos al Nutelotto, una copa de galletas trituradas, Nutella, crema, que aporta dulzor y alegría a la comida de Peppe Fusco.


      Una bodega italiana de primer nivel completa la oferta de la carta.


Nutellotto

Nutellotto


     Divertida, sorprendente, fiable, sabrosa, así es la cocina de este local, donde el alto nivel culinario de sus platos no está reñido ni con las más profundas raíces italianas ni con la cercanía de un local donde se come muy bien y se pasa aún mejor.


Direcciones: c/ Fuencarral, 139- Madrid

Precio medio: 35 euros

Horario: Cocina abierta todos los días de 13h00 a 23h00, fines de semana hasta las 00h, y copas hasta las 2h00.


Carmen Pineda 222

Autora: Carmen Pineda





Peppe Fusco
Peppe Fusco

Peppe Fusco entrada
Peppe Fusco entrada

Gnocchi
Gnocchi

Paccheri cigala
Paccheri cigala

Pizza Mozzarella trufada
Pizza Mozzarella trufada

Tagliolini trufa 2
Tagliolini trufa 2

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.