Begur, uno de los pueblos más bellos de la Costa Brava

|

La costa begurense ofrece un litoral de inigualable belleza, en el cual los acantilados, los pinos, las escondidas calas de aguas cristalinas, y la abrupta costa, hacen de esta zona girondense la máxima expresión de la Costa Brava.


Aiguablava plage Begur

Aiguablava, la playa más pintoresca de Begur, Costa Brava


Situado en el corazón del Empordà, el pueblo de Begur y sus playas configuran uno de los lugares más maravillosos de la Costa Brava. Está ubicado a 2 Km de la costa, entre colinas de pinos y al abrigo del monte Puig Rodó. Esta situación alejada de la línea costera se debe al temor de los begurenses a los ataques piratas que se sucedían en el siglo XVI y que tuvieron como actor principal al famoso y temido pirata Barbarroja, que asoló y destruyó la cercana Palamós en 1543.


Begur Vista de Begur y el Castell en la colina del castillo

Vista de Begur y el Castell en la colina del castillo


 Su término municipal esta formado por un conjunto de colinas llamadas Macizo de Begur, y un extenso litoral, bañado por el mar Mediterráneo. Tanto el casco antiguo de Begur, formado por múltiples monumentos herencia de los momentos más significativos de su historia; como el pequeño núcleo románico de Esclanyà, o las ocho calas y pequeñas playas que pertenecen a Begur, configuran un conjunto, y un entorno paisajístico, inigualables.


El castillo de Esclanyà, conocido popularmente como la torre de Esclanyà, es una edificación del siglo XIV. En la actualidad se conserva la gran torre de planta rectangular, de época románica, con almenas en la cara norte.


Bagur, torre de Esclanyu00e0

Bagur, Torre de Esclanyà


Tradicionalmente la economía de Esclanyà se fundamentaba en el cultivo de las viñas y los olivos, y la producción de baldosas, por otra parte, representó la principal actividad industrial.


Un paseo por Begur nos descubrirá, la imponente silueta del castillo medieval que preside el municipio, aunque hoy en día el castillo de Begur no brilla con la misma intensidad que en el pasado, sigue siendo una obligación su visita. Con el paso de los años, este edificio del siglo XI ha perdido su esplendor, afectado por guerras y conflictos. En la actualidad, solo queda la base y ofrece una vista deslumbrante del centro del Empordà. Es el mirador más famoso de la ciudad. Permite observar las Islas Medas, la bahía de Rosas o incluso Palamós y domina el pueblo y el macizo de Begur.


Begur Vista de la Costa Brava e Islas Medes

Vista de la Costa Brava e Islas Medes


Las numerosas casas de indianos, el trazado y el perfil de las calles y callejas del casco viejo son una maravilla, especialmente al anochecer cuando las fachadas de piedra de sus casas y sus torres medievales se iluminan con las primeras luces del ocaso.


Castell de Begur    estructura

Castillo de Bagur, Girona


No podemos perdernos un paseo por la pequeña plaza principal, la Torre Pella i Forgas y las bonitas escaleras coloridas en el número 15 de la calle Santa Reparada. Aproveche también su paseo para entrar en las pequeñas tiendas del centro de la ciudad (en particular Cactus en 2, rue Forgas i Puig), donde encontrará cestas, ropa y bonitas joyas hechas a mano por artesanos locales.


Torre de Can Pella i Forgas (Begur, Girona) (2)

Torre de Can Pella i Forgas (Begur, Girona)


 Las antiguas barracas de pescadores que se conservan en las calas y  las torres de de defensa dan fe de una historia larga e intensa en la que piratas, navegantes, coraleros, pescadores, indianos y generaciones enteras de begurenses han ido poblando unas tierras que, no obstante las inevitables transformaciones debidas al paso del tiempo, han sabido conservar la esencia de sus raíces y su identidad.


Begur, torre del mas pinc

Torre de defensa del Mas Pinc, en Begur, Girona


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.