Viaje al imperio romano a través de su testimonio vivo en el Algarve

|

Mucho antes que miles de turistas en todo el mundo, el imperio romano ya se enamoró del Algarve en el siglo II, bajo el dominio del emperador César Augusto. Dejó allí un legado que todavía hoy se puede visitar y que invita a imaginar en un viaje al pasado cómo fue la vida en este lugar hace una veintena de siglos. Las ruinas de Milreu, en Estoi, a nueve kilómetros de Faro, son una buena prueba de ello y la evidencia más destacada y mejor conservada de la presencia romana en el sur de Portugal.


Algarve, FAO Milreu (Portugal)

Algarve, ruinas de Milreu, en Estoi


Esta joya arqueológica rodeada de un increíble paisaje fue construida entre los siglos I y II d.C. Sus impresionantes mosaicos, recientemente rehabilitados, permiten adivinar la belleza que caracterizó a este lugar. Su descubrimiento tuvo lugar a finales del siglo XIX por Estácio da Veiga, un tavirense con varios descubrimientos arqueológicos en su haber.

Esta casa señorial de grandes dimensiones fue construida por una poderosa familia romana que escogió el lugar por estar alejado de la costa y, por tanto, menos expuesto a las posibles incursiones piratas de la época. Tenía su propia zona de defensa, muralla y a buen seguro estaba vigilada por centuriones romanos. Estuvo ocupada hasta los siglos VI o VII y hoy son visibles sus estructuras.

  • Señas de identidad de una villa romana


Se trata de una casa con las características propias de la época: un peristilo con un patio rodeado por un pórtico con 22 columnas que constituían el centro de la zona social de la casa. En las habitaciones que lo circundan se encontraron varios mosaicos de peces y motivos geométricos de gran belleza. Hubo allí también esculturas de mármol que hoy se pueden admirar en los museos de Faro y de Lagos.


Templo

Milreu alberga, las ruinas de una gran villa rústica romana


Igual de importante que la vivienda era el área termal. No solo tenía fines higiénicos, sino también era un espacio de socialización para las personas adineradas de aquella época. Las termas formaban parte de su ritual diario y estaban construidas en la parte occidental de la villa para recibir la luz del sol al final del día. Además de sauna, contaba con una secuencia de piscinas con agua a diferentes temperaturas: la sala para baños tibios (tepidarium), baños calientes (caldarium) y baños fríos (frigidarium). Para ello, disponía de agua de manantial y tuberías que la distribuían por las termas y la cocina. Asimismo, un horno de carbón o leña proporcionaba el calor necesario para calentar el agua y el suelo del balneario.

La representación de la fauna marina en los mosaicos de las termas, restaurados este mismo año, se hizo de tal manera que a primera vista parece imperfecta, pero en la realidad se buscaba crear una ilusión de movimiento de peces y delfines a través del agua. La utilización de motivos marinos en todo el complejo se cree que se debe a la proximidad a la zona portuaria de Ossonoba (Faro) y a la riqueza piscícola de esta zona, que todavía hoy se mantiene.

  • Su templo, símbolo de gran riqueza


Este impresionante complejo histórico contaba también con un santuario, construido en el siglo IV, dedicado a las divinidades acuáticas. Su centro estaba decorado con losas polícromas de mármol, mientras que en el exterior lucía mosaicos de peces. Es la señal inequivoca de la opulencia de la Villa de Milreu, ya que la mayoría de las viviendas entonces no contaban con un espacio construido especialmente para el culto religioso.


Algarve, mosaicos milreu cru00e9ditos Lenea Andrade

Algarve, Mosaicos Milreu (foto: Lenea Andrade)


La villa incluía un espacio para la ganadería y los naranjos (aún existen), y una zona rústica donde se producía aceite y vino. La almazara contaba con cinco prensas y el aceite se conducía a través de canales y tubos de plomo a 36 vasijas en las bodegas, en el sótano, donde se guardaba a la temperatura y humedad adecuados. Éste era utilizado por los romanos para alimentación, higiene corporal e iluminación. Además, se han localizado un depósito para pisar la uva y otro para el mosto. La producción de vino en la villa alcanzó un nivel importante y todo apunta a que llegó a comercializarse.

Durante la visita a estas ruinas se pueden admirar paneles informativos, bustos romanos, restos arqueológicos, fotografías… que completan las explicaciones sobre esta villa, sus restos y la cultura romana.

  • El Mosaico de Océano, Tesoro Nacional de Portugal


El Museo Municipal de Faro, la capital algarvía, alberga una de las grandes joyas que dejó el imperio romano en el sur de Portugal. Se trata de un magnífico mosaico dedicado a Océano, el dios del mar, realizado entre los siglos II y III d.C., en el que destaca su rica policromía.

Muestra a este dios, padre de todos los mares, en un medallón con el cabello adornado por dos antenas y dos pares de patas de cangrejo. Está soplando los vientos a favor de la navegación y del comercio, con una decoración en formas geométricas con elementos vegetales.

El Mosaico de Océano fue descubierto en 1926 entre la calle Infante D. Henrique y Ventura Coelho, se volvió a enterrar y no fue redescubierto hasta 1976 durante el transcurso de unas obras. En 2018 fue declarado Tesoro Nacional de Portugal. Se cree que pudo formar parte de un edificio público relacionado con las actividades marítimas de la Villa de Ossonoba (Faro). Tiene un tamaño considerable que supera los 9 metros por los 3 metros.


ALgarve O mosaico romano do Deus Oceano, do Museu de Faro

Mosaico romano del Dios Oceano, del Museu de Faro


Ruinas romanas de Cerro da Vila


El municipio de Loulé también fue importante para el mundo romano. Las ruinas de Cerro da Vila se encuentran próximas a la marina de Vilamoura y presentan una típica villa romana construida entre 27 a.C. y 14 d.C.; termas con su caldarium, tepidarium y frigidarium, así como vestuarios y zona de masajes; tanques de salazón de pescado, los cimientos de una torre funeraria y una zona portuaria.


Algarve, Cerro da vila

Algarve, Cerro da Vila


De la residencia y baños se pueden contemplar hoy las paredes compartimentadas, incluyendo el impluvium, el atrio y el tablinum, con frisos de mármol y estuco pintado decorando las paredes y pavimentos de mosaicos policromáticos, de los que algunos están en buen estado de conservación. Los principales objetos hallados en las excavaciones arqueológicas de esta villa romana se encuentran en el interesante Museo do Cerro da Vila, muy cerca de la villa de Vilamoura.


Algarve, Cerro Vila, ruinas

Algarve, Cerro Vila, mosaicos


Aquí se desarrollaron diversas actividades económicas, siendo la más importante la producción de garum, una conserva de pescado exportada a todo el Imperio Romano. 


Algarve, FAO Milreu
Algarve, FAO Milreu

Algarve, Faro Museu. Mosaíco Deus Oceano
Algarve, Faro Museu. Mosaíco Deus Oceano

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.