MÁS DE MEDIO MILLÓN DE VISITANTES

Maldivas, ha superado sus expectativas de turistas durante la pandemia

|

El archipiélago de Maldivas, en pleno Océano Índico, ha visto reducidas sus visitas en casi el 70 por ciento. Sin embargo, el hecho de conservar casi medio millón de visitantes en el año 2020 le convierten en una gran historia de éxito en esta época de virus y muerte. Han pasado de 1,7 millones de visitantes a poco más de 550.000, pero siguen siendo unas buenas cifras… comparadas con el resto del mundo.


Maldivas Fuvahmulah, Maldives jailam rashad ghddpSvxIoo unsplash


Panrámica de la Isla Fuvahmulah, del  Archipielago de la Maldivas


  • Al contrario que los demás


Después de apenas tres meses de cierre, Maldivas decidió abrir de nuevo sus fronteras en el mes de julio y lo hizo para los viajeros de todo el mundo. La decisión fue, sobre todo, económica, ya que el turismo significa el 28 por ciento del PIB de Maldivas. Pero hay algunas peculiaridades de este país que les ha permitido superar los problemas del covid-19.

 

  • El turismo significa el 28 por ciento del Producto Interior Bruto de Maldivas

 

Una de las más importantes es que Maldivas es un archipiélago de más de 1.000 islas y muchos hoteles y resorts de vacaciones ocupan prácticamente la totalidad de una isla. Eso hace que, en el caso de que se produzcan positivos por coronavirus, se pueda aislar a las personas sin que el virus se propague entre el resto de la población. Además, algunos hoteles de lujo realizan sus propios test de coronavirus para añadir más protección a sus clientes.


Maldives Kinbidhoo, saud edum nripmdxyx4Q unsplash


Kinbidhoo, isla perteneciente al archipielago de La Maldivas 


Parte de la decisión fue económica. Según datos de la Universidad Estatal de Michigan, el turismo aporta el 28% del PIB de las Maldivas, uno de los totales más altos del mundo.


La geografía del país también se presta a los protocolos contra el coronavirus. Muchos hoteles y complejos turísticos se encuentran en sus propias islas privadas -hay más de mil para elegir, incluso antes de que las islas artificiales entren en la ecuación-, lo que hace que el aislamiento y el distanciamiento social sean excepcionalmente fáciles.


Los países de Asia y el Pacífico han sido más cautelosos con la reapertura que los de Europa y Norteamérica, lo que significa que los turistas de la región tenían pocas opciones de lugares a los que ir.


  • Bajos índices de infección por Covid


Mientras otras populares escapadas a islas de Asia y el Pacífico, como Tahití, Bali y Phuket, permanecían cerradas, las Maldivas aprovecharon que estaban en relativa buena forma con respecto al virus. Los lugares que han reabierto desde entonces lo han hecho con importantes advertencias. Por ejemplo, Tailandia y Sri Lanka exigen una cuarentena obligatoria de dos semanas en los hoteles antes de poder viajar a cualquier otro lugar del país.


Es comprensible que haya habido algunos contratiempos. Las Maldivas volvieron a abrir sin condiciones en julio, pero en septiembre volvieron a exigir a todos los viajeros que mostraran una prueba negativa de Covid-19 a su llegada.

La gran dependencia de Maldivas de los centros turísticos de gran lujo también jugó a su favor en lo que respecta a las pruebas y el distanciamiento social. Por ejemplo, algunas propiedades de alto nivel realizan pruebas adicionales de Covid en el complejo como una capa adicional de protección contra la propagación del virus.


Maldives Laccadive Sea, shifaaz shamoon QwhQR kF0AQ unsplash 1500


Isla y mar de Laccadive en el Arcipielago de la Malvinas


Thoyyib Mohamed, director gerente de la autoridad nacional de turismo de Maldivas, explica a la CNN que "nuestra mayor ventaja son las características geográficas únicas de Maldivas. Promocionamos el destino como un refugio seguro para los turistas". Por eso, han desarrollado estrictos protocolos de higiene de tal forma que los viajeros puedan disfrutar de sus vacaciones como si no estuviéramos en pandemia.


"Nuestra mayor ventaja son las características geográficas únicas de Maldivas", afirma, y añade que la aplicación de estrictos protocolos de higiene, combinada con la facilidad para dispersar a la gente en diferentes islas, constituía una combinación convincente para los viajeros que querían alejarse de todo. "Promocionamos el destino como un refugio seguro para los turistas".


La infraestructura también jugó un papel importante. Muchos complejos turísticos tienen traslados privados en barco o avión incluidos en sus paquetes, lo que significa que los visitantes que llegaban al país podían llegar a sus destinos finales sin encontrarse con muchos -o ningún- otro turista.


Jan Tibaldi, gerente general de One&Only Reethi Rah, le dice a CNN Travel que si bien no tuvieron significativamente más visitantes en 2020 que en 2019, hubo un aumento masivo en la cantidad de tiempo que estos visitantes estaban pasando allí.


"Nuestros huéspedes están viajando con menos frecuencia, pero durante más tiempo y con más propósito", dijo.

Como respuesta directa al aumento del tiempo que los visitantes pasan en las Maldivas y al hecho de que la mayoría de la gente se desplaza sólo por motivos de trabajo y estudios, el complejo ideó un paquete especial para los huéspedes que se quedan un mes entero. La oferta de 28 días incluye comidas, Internet de alta velocidad, actividades de bienestar y el uso de un club infantil, y su precio es de 42.600 dólares para una familia de cuatro miembros.


No fueron los únicos. El Anantara Veli fue aún más lejos, vendiendo paquetes "todo lo que puedas quedarte" para reservas ilimitadas durante un año a un precio de 30.000 dólares. Otro establecimiento de lujo, el Nautilus Maldives, promocionó un paquete de "trabajo" con un precio de 23.250 dólares por siete días.


Sin embargo, no existe una historia de viaje completamente positiva cuando se trata de navegar por el nuevo mundo bajo Covid. Las Maldivas cerraron sus fronteras a finales de marzo de 2020, y aún quedan unos 500 turistas en total en el país.


Muchos maldivos que trabajan en el sector de la hostelería se encontraron efectivamente "varados en el paraíso", obligados a permanecer en los complejos turísticos donde trabajaban para atender a un puñado de huéspedes.


Dos miembros del personal del Kuredu Island Resort & Spa dieron positivo por el virus en marzo de 2020. Como precaución, se cerró todo el complejo turístico. Si bien la cuarentena en una playa tropical de postal no era el peor escenario posible para los huéspedes, no era tan soñado para los miembros del personal encargados de mantener el lugar en funcionamiento indefinidamente.


Sin embargo, sólo las cifras demuestran que, a pesar de la reapertura, Maldivas ha sido capaz de mantener la pandemia en gran medida bajo control. Hasta febrero de 2021, el país ha tenido 17.828 casos confirmados y sólo 58 muertes.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.