Ecos galaicos, magia y sentimiento

|

    Toda la costa cantábrica gallega, esa prolongación de la Asturiana, tiene un toque de Magia que se observa en cada paso, en cada instante, en ese paisaje más suave y bucólico, en las rías casi infinitas, en esos pueblos sosegados y en una hospitalidad gentil que resulta atrayente al viajero. Y en ese recorrido intenso por este norte singular desde Ribadeo a Cariño con el cabo Ortegal de icono geográfico -unión de dos mares- se encuentra Espasante, un pueblo marinero coruñés que engancha al momento de poner los pies en él y recorrer sus sencillas calles que finalizan en el recoleto paseo marítimo con las playas de San Antonio y la Concha de referentes turísticos. 


A coruu00f1a Fato de OrtegalVistas desde Cabo Ortegal  PHOTO 2020 10 23 10 25 53 Carlos CUesta

Faro de Cabo Ortegal y vista panórmica desde el mismo (foto: Carlos Cuesta)


Aquí el Cantábrico ya comienza a perder su nombre para convertirse en las proximidades lejanas de Ortigueira, la capital del concello, en un Océano Atlántico de gestas marineras, naufragios, leyendas balleneras y percebeiros aguerridos. Y en Espasante, la tranquilidad cotidiana y las buenas costumbres del paseo a la atardecida son realidades que los parroquianos y los visitantes suelen ejercer como obligación aceptada. Su puerto y las casas de colores dan a este caserío enganchado al mar un aire de postal naif y una visual que conforma paisaje y naturaleza viva. Y en este pueblo de nobles tradiciones y buena culinaria popular los percebes, ese crustáceo cirrípido y sabroso, tiene en el centro social Os Vellos su carta de naturaleza y su historia de laboreo de años. Marco y Moisés viven a fondo este negocio desde hace más de veinte años con pasión beatífica y estilo hostelero ofertando un servicio inmejorable para satisfacción de la clientela. 


Espasante, Playa de San Antonio OTO 2020 10 23 10 26 53 Carlos Cuesta

Espasante, Playa de San Antonio (foto: Carlos Cuesta)


Todo lo relacionado con la mar aquí se disfruta con gusto y entusiasmo. Y eso es mucho en el campo de los servicios. Y si Espasante es sosiego y paseos con gusto, en los entornos de la Mariña lucense, tanto a la ida como a la vuelta es parada y casi fonda eO Castelo en la villa de San Cibrao o San Ciprián en el concello de Cervo. Aquí en este local familiar está uno de los más granados restaurantes de la zona. Calidad y amabilidad son las dos constantes de un local que trabaja la cocina tradicional como mandan los cánones de los buenos restaurantistas. Joaquina en la cocina, Antonio su marido supervisando el negocio y Alfonso en el servicio de mesa, dan altura y consideración a un local que gusta la excelencia. Los arroces marineros, los pescados y la carne de buey a un óptimo nivel de preparación. Antonio vive con intensidad la ganadería y cuenta con un rebaño de bueyes en su finca que los mima con mucho celo para tenerlos a punto para el sacrificio. Sus jornadas de carne de buey en Noviembre tienen prestigio y consideración. 


San Cibrao PHOTO 2020 10 23 10 27 49 Carlos Cuesta

Playa de O Torno, San Cibrao (foto: Carlos Cuesta) 


Pero todo el trabajo de años se está resintiendo por la crisis en la factoría local  de Alcoa, la alúmina-aluminio que vive momentos de incertidumbre por un cierre incomprendido. Muchos empleos en el aire para una comarca hasta ahora vitalista y en ebullición económica. 


San Ciprián, Cervo, Lugo

San Cibrao, Cervo, Mariña lucense


No obstante, todos esperan que haya una solución y que estos lugares de Magia y sensaciones recuperen su esplendor de otro tiempo. Carlos Guardado el buen gastrónomo avilesino y enamorado de estas tierras así lo desea.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.