Estados Unidos se independizó con vino de Canarias

|

Thomas Jefferson y George Washington eran adictos al vino de las islas. En 1785, mientras que Jefferson estaba viviendo en París como ministro americano, las islas Canarias apenas exportaban vino, pero Jefferson si lo consumía. En 1815, sin embargo, cuando Jefferson se retiró a Monticello ordenó llenar de vino canario su bodega de Virginia.


Residencia de Monticello

Residencia de Jefferson se retiró a Monticello



Thomas Jefferson by Rembrandt Peale, 1800

Thomas Jefferson 


En 1760, cuando tenía diecisiete años, Jefferson comenzó la universidad donde conoció al gobernador real, un descendiente de hugonotes franceses llamado Francis Fauquier. A este personaje le gustaban los vinos finos, dejando a su sucesor una bodega llena de ellos en el Palacio del Gobernador.


Es probable que los primeros contactos de Jefferson con un buen vino vinieran a través de Fauquier, aunque no sobrevive ningún registro escrito de este. Si no es de Fauquier, entonces Jefferson ciertamente se enteró del vino por parte de su tutor de leyes, el gran erudito George Wythe. A este jurista le gustaban los vinos finos e incluso tenía una bodega de ladrillos abovedada construida bajo su hermosa casa georgiana, donde vivía Jefferson mientras estudiaba leyes.


Los documentos conservados por la Sociedad Colonial de Williamsburg muestran que los mejores vinos de la colonia parecen haber estado en las grandes bodegas del Palacio del Gobernador. Lord Botetourt, el sucesor del gobernador Fauquier, dejó en 1770 una lista que mostraba que la gran "Bodega Binn", contenía más de 2300 botellas. Se incluyeron no solo muchas decenas de botellas de Madeira, Porto y claretes, sino también decenas de Borgoñas difíciles de enviar y decenas de botellas de Hock, el término británico para los vinos del Rin.


El vino, por ejemplo, aparentemente era algo así como un artículo de lujo, como lo es hoy en cierta medida. En casi todos los condados, incluso la peor botella de vino costaba más que una comida completa o dos noches de alojamiento.


  • Francis Fauquier


Los vinos de las Islas Canarias eran de dos tipos en la época de Jefferson. El tipo "moderno" era un vino de postre con brandy agregado. El Canario anterior era un vino ligero y de buen sabor como el "Canary Sack" inmortalizado por el Falstaff de Shakespeare dos siglos antes.


Los vinos de las Islas Canarias fueron proclamados "mejores que cualquiera en España" desde 1564 por Sir John Hawkins en una visita realizada allí. Eran muy populares en las colonias americanas, y tanto Jefferson como George Washington era compradores habituales.


En 1785, mientras Jefferson vivía en París como ministro estadounidense, solo 60.000 litros de vinos canarios se exportaron a Inglaterra. Sin embargo, para 1815, cuando Jefferson se retiró en Monticello y ordenó vinos canarios nuevamente para su bodega, las islas exportaban más de 2,7 millones de litros a Inglaterra. Si los vinos habían mejorado tanto en treinta años, o si habían sido modificados por el brandy para complacer los gustos anglosajones, o si se habían hecho más accesibles por las guerras y la política, ciertamente eran muy populares.


Alex Henderson dijo en su Historia de los vinos antiguos y modernos, publicado un año después de la muerte de Jefferson, que sus contemporáneos creían que el vino canario era el vino más rico, el más firme, el mejor cuerpo y el más duradero.




Fuentes:

John R. Hailman, Thomas Jefferson on Wine (2006), Univ. Press of Mississippi


Alex Henderson, The History of Ancient and Modern Wines, Baldwin, Cradock and Joy, London (1824). 



Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.