EL DRAMA DE LOS EDIFICIOS ABANDONADOS DE LA IGLESIA CATOLICA

"Dios ya no vive aquí"

|

  • "Dio non abita qui?" Este fue el lema de un encuentro internacional celebrado en el mes de noviembre en Roma donde se ha tratado el futuro destino de las iglesias abandonadas o sin uso religioso.


Esta moda comenzó en Estados Unidos en la década de 1980. En la Sexta Avenida de Nueva York abrió The Limelight, un lugar de música tecno, usando como espacio una iglesia abandonada y en desuso desde hace años. Muchos creyentes aún consideran esta reutilización como un sacrilegio. ¿Qué hacer con todas las iglesias vacías? ¿Se pueden hacer negocios comerciales como un bar, un hotel o incluso un supermercado en los salones anteriormente sagrados?


The Limelight (Nueva York)

The Limelight, en la Sexta Avenida de Nueva York, antiguo templo católico 


Actualmente solo hay estimaciones de cuántas iglesias han sido abandonadas en los últimos años. En Alemania, por ejemplo, se dice que unas 500 iglesias católicas han sido descatalogadas como lugar de culto en las últimas dos décadas. En los Países Bajos, se supone que muy pronto solo quedará un tercio de las iglesias. En ese país las intervenciones en la iglesia siempre han sido un lugar común allí. Ya a finales de la década de 1960, el club de música "Paradise" se abrió en medio de la ciudad de Ámsterdam en una antigua iglesia donde aparecieron estrellas como los Rolling Stones y Prince. La antigua Iglesia católica de St. Bernadette en Helmond, en el sur de los Países Bajos, todavía está abierta al público, a pesar de su uso inusual: se convirtió en un supermercado hace unos diez años.


Amsterdam Paradiso

Ámsterdam, antigua iglesia, sede del Café Paradise


En Italia, donde hay más de 100.000, más de mil han sido vendidas o arrendadas en los últimos años. Algunos templos católicos abandonados son oasis del silencio. Otros están tan bien situados, con frecuencia en las mejores ubicaciones de los centros de las ciudades y con grandes volúmenes de espacio, que despiertan los deseos de los inversores de todo tipo. Por ejemplo, la iglesia abandonada de Santa Sabina en Génova se convirtió en un banco, donde la oficina está detrás de la sacristía. La iglesia milanesa de San Paolo tiene ahora en su nave central una pista de tenis, otra se reconvirtió en un pub, el famoso Café Gattopardo.


Café Gattopardo   Milan

Milán, antigua iglesia de San Paolo, sede actual del Café Gatopardo


También es muy popular el uso de las iglesias como restaurantes, pizzerías, clubes nocturnos, salones, discotecas, gimnasios, boutiques de ropa o aparcamientos. En su mayoría, los nuevos propietarios mantienen la decoración donde estaba, de cuando todavía se celebraban las misas. En Arnhem (Países Bajos) hay una sala de patinaje y el pub Frankenstein en Edimburgo también se encuentra en una antigua iglesia. Una muy curiosa iniciativa se da en la villa alemana de Holtensen, donde el templo es ahora la sede de un fabricante de máquinas de coser.


Frankenstein

El pub Frankenstein en Edimburgo se encuentra en una antigua iglesia


La Iglesia Católica en si ve con buenos ojos las iniciativas que no deshonren el espíritu del templo: museos, bibliotecas, salas de conciertos para música clásica, lugares de reunión, cocinas para pobres, en general todas las actividades de carácter caritativo. Incluso ceder la iglesias para otras comunidades de raíces cristianas, como por ejemplo el uso por la iglesia luterana o protestante. Problemática fue la iniciativa de la ciudad italiana de Bérgamo que pretendía dar una iglesia abandonada a la comunidad musulmana para crear una mezquita. Después de múltiples protestas se detuvo la operación.


Pero ahí está el problema, los estrictamente legales. Una vez vendida la propiedad, queda totalmente en manos del propietario su destino, excepto que se estipulen condiciones en el contrato.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.