UN VINO SINGULAR

Portugal, Vinho de Talha, una tradición viva en Alentejo

|

El vino de talla de Alentejo es producido en grandes vasijas de barro y que solo tiene tradición en esta región portuguesa y en la caucásica de Georgia. La Comisión Vitivinícola Regional Alentejana (CVRA) reconoció en el año 2011 este método de producción e incluyó el vino de talla en la Denominación de Origen Alentejo, pasando a asegurar su control de origen, o sea, que es hecho con uvas de la región, y a certificar la calidad del mismo.


Vinhodetalha1

Talhas (ánforas) de barro para fermentación de los mostos



Talhaparaovinho2011

El vino de talla está intrínsecamente conectado a la historia, a la cultura y a la vida social en Alentejo. No es por lo tanto una tradición remota, pero algo que forma parte del día a día de la población, sobre todo en las zonas más rurales. El día de S. Martiño (11 de noviembre) día de la apertura de las tallas, es el momento más alto en la milenaria relación entre Alentejo y el vino de talla.


La tradición de la talla en Alentejo, traída por los romanos hace más de dos mil años, nunca se perdió, manteniéndose viva y presente en muchísimas localidades de la región. Aún hoy, en las zonas de Alentejo con mayor cultura de viña, son incontables las casas particulares que conservan media docena de tallas, donde se hacen vinos para consumo propio. Frecuentemente, las uvas para esas producciones privadas son recogidas de los cachos que, tras la vendimia, quedaron olvidados en las viñas de los mayores viticultores, en la mayor parte de los casos con el consentimiento tácito de estos. El llamado garabato de las uvas es una tradición ancestral que permite a los muchos que no poseen tierra y viña propias, continuar a hacer y disfrutar de su vino.


Uva

Uva trincadeira


Una gran parte de las tabernas de Alentejo (y entre ellas muchas que se transformaron en restaurantes famosos) mantiene la producción del vino de talla. Aquí, no se trata ya de vinificar para consumir en casa pero sí de una actividad comercial vinculada en una tradición. Los vinos son hechos en la taberna o restaurante y vendidos en el mostrador o a la mesa.


Una historia con dos mil años


El ánfora de barro es uno de los más antiguos recipientes para conservar y transportar líquidos. En su versión de mayor dimensión, la talla, sirve desde hay más de dos milenios para hacer vino, una tradición que Alentejo nunca perdió.


Datos históricos indican que la talla existe desde la época romana, o sea, hay sensiblemente más de dos mil años. Así apunta, por ejemplo, el hecho de saber por grabados que los romanos vinificaban y guardaban sus vinos en potes y macetas semejantes, o incluso iguales, a las tallas que aún hoy encontramos en Portugal, de así forma que, en 1876, João Ignacio Ferreira Lapa, en su Informe sobre los procesos de vinificación de los principales centros viñadores del sur del reino, llamó a la vinificación en talla en Alentejo el «systema romano» distinguiéndolo del «systema de feitoria» que incluía la utilización de lagares y que era común en otras regiones del país.


Adegajosedesousareguengosdemonsaraz181024x683

Viñedo de más de 50 años en Reguengos de Monsaraz


Según los etimologistas, el topónimo de talla deriva del latín Tinalia que significa maceta o vasija de dimensiones grandes. Una talla es, por lo tanto, un pote de barro, más o menos poroso en consonancia con el tipo de arcilla de que es hecho, con el destino de permitir la fermentación de mostos vínicos y posterior almacenaje de diversos productos líquidos con destaque para el vino y aceite. La talla se presenta con tamaños diferentes, en consonancia con la práctica del maestro oleiro y del estilo de la localidad donde era producida.


Adegajosedesousareguengosdemonsaraz391024x683

Bodega de José de Sousa, con 114 talhas(ánforas) de barro, en Reguengos de Monsaraz


¿Cómo se hace el vino de talla?


El esencial de la vinificación en talla poco cambió en más de dos mil años. En rasgos generales, las uvas previamente chafadas son colocadas dentro de las tallas de barro y la fermentación ocurre espontáneamente.


Durante la fermentación, las películas de uvas que suben a la superficie y forman una capa sólida son movidas con un ruedo de madera y obligadas a bucear en el mosto, para así transmitir al vino más color, aromas y sabores. Terminada la fermentación, esas masas asientan en el fondo.


En la pared de la talla, cerca de la base, existe un orificio donde se coloca una torneira. El vino atraviesa el filtro formado por las masas de uvas y sale puro y límpido para el exterior. Es un proceso simple y natural, tanto cuánto el vino que de él resulta.


Las variedades que se utilizan son Castelao, Trincadeira y Aragonez, e incluso se está rescatando una variedad casi en vías de desaparición, la Moreto.





Fuente:

http://vinhodetalha.vinhosdoalentejo.pt/

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.