Lonely Planet reconoce a Belfast y la Costa de la Calzada en Irlanda del Norte como la Mejor Región del Mundo para visitar en 2018

|


La publicación reconoce los atractivos turísticos de esta región de Irlanda del Norte, que incluye, entre otros, un entorno natural declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1986.


Mediumcostadelacalzada

Considerada como una ruta costera inolvidable, la Costa de la Calzada, es descrita desde Lonely Planet como “un lugar con una belleza atemporal que ofrece al visitante diversidad de opciones de alta calidad- golf, whiskey y uno de los acantilados más famosos del mundo- que se pueden disfrutar ahora mismo mejor que nunca”.

Dentro de esta ruta costera, Lonely Planet destaca dos lugares imprescindibles donde hacer una parada y vivir una experiencia memorable: La Calzada del Gigante, una formación rocosa de 40.000 pilares de basalto formada por una erupción volcánica de hace casi 60 millones de años (aunque también cuenta con su propia leyenda de cómo se originó) y que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1986, y el Puente de cuerda Carrick-a-Rede , suspendido a 30 metros sobre el océano y que conecta los acantilados del condado de Antrim con la Isla de Carrick. 


La belleza inigualable de estos parajes de la Costa de la Calzada hacen que se hayan convertido en escenarios de rodaje de series tan conocidas como Juego de Tronos (los fans de la serie reconocerán Ballintoy en el puerto de la Isla de Hierro).


Una ciudad histórica que se reinventa cada día

Configurada con “barrios llenos de vida y a la última que ofrecen al viajero un amplio abanico de posibilidades”, Lonely Planet destaca de Belfast su fascinante historia que permite al visitante conectar con el pasado.


De entre todos los barrios de la ciudad, la revista destaca el Titanic Quarter, que surge de los deteriorados muelles de la ciudad y que ahora se ha convertido en un “lugar bullicioso, con casas de diseño y un museo sensacional”.

El Titanic Belfast permite al visitante realizar un recorrido interactivo y multimedia en el que se entrelazan la historia de la fundación de la ciudad y la construcción del crucero más famoso del mundo. El museo es uno de los ejemplos de cómo Belfast conjuga el pasado con el presente: la arquitectura de vanguardia de este edificio contrasta con el Ayuntamiento de Belfast, ubicado en un edificio de la última etapa victoriana, cuya grandeza es un “testimonio de la enorme riqueza de la que disfrutó la ciudad en esa época”. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.