El separatismo de Baviera

|

Palacionymphenburgcasarealbaviera

Palacio Nymphenburg, Casa Real Baviera


El Tribunal Constitucional de Alemania dictó una sentencia por la que rechaza referendos de autodeterminación respondiendo así a la petición de Bayernpartei, un pequeño partido independentista de Baviera.


Bayernpartei

El Partido de Baviera es por ahora un fenómeno político insignificante que tuvo su momento de esplendor en los años posteriores al fin de la Segunda Guerra Mundial.Esta fuerza política, fundada en 1946, utiliza una estrategia similar a la que predica la CSU (Unión Social Cristiana de Baviera): despertar el sentimiento patriótico de los bávaros y mostrarse como el partido que mejor representa la identidad de la región y sus habitantes. 


En la primera legislatura de la República Federal de Alemania (1949-1953), el Partido de Baviera ocupaba diecisiete escaños en el Bundestag. Entre 1962 y 1966, formó parte de una pequeña coalición con la CSU.


Su camino a la irrelevancia política se inició después de esa breve experiencia de gobierno, cuando ya no logró representación parlamentaria en ninguna de las elecciones que se celebraron posteriormente. En esto jugó un papel muy importante la iglesia bávara, preocupada por una parroquia dividida entre la CSU y el Partido de Baviera. Éste último se presentaba como un partido carlista: católico, monárquico y separatista, lo que nunca convenció a un clero que acabó por alinearse con la CSU. En las elecciones de Baviera de 2013 aumentó considerablemente su votación, obteniendo el 2,1%, su mejor resultado desde 1966.


PartidodeBavieraMitin

Mítin del Partido de Baviera 


Berlin y Bruselas nos roban


Hubo en los últimos años algunos intentos minoritarios de impulsar un camino de que Baviera también puede ir sola por el mundo, e incluso una campaña mediática a la catalana (Berlin nos roba) para capitalizar las voces descontentas por el reparto de fondos de cohesión interregionales (Länderfinanzausgleich) donde Baviera contribuye más de la mitad. Pero muchos bávaros olvidan de que Baviera fue hasta la reunificación de 1989 receptor de fondos.


A diferencia de sus compañeros escoceses y catalanes, el Partido de Baviera va más allá y acusa directamente a Bruselas de desangrar financieramente al laborioso ciudadano bávaro. Su propuesta es la más radical y sincera de todas: fuera de Alemania y de Europa. Según ellos, es el mundo el que necesita a Baviera y el que debiera solicitar su ingreso en una futura república independiente.


El problema de Franconia


La condición para una hipotética viabilidad de una Baviera independiente sería que Franconia (Franken) – una especie de Escocia dentro Baviera – no se separara del proyecto secesionista. Tradicionalmente, Franconia y Baviera eran entes diferenciados. Parten de diferentes tradiciones y ambas cuentan con historia y dialectos propios. Por accidentes de la historia, la Franconia fue absorbida por Baviera con la fundación de la República Federal Alemana después de la Segunda Guerra Mundial. Existe el Partido para Franconia (Frankenpartei) que apenas alcanzó el 0,7 por ciento de los votos en las últimas elecciones regionales. Ni siquiera ha logrado un representante en las elecciones municipales de su capital “natural”, Núremberg.


¿Que pasaría en un hipotético caso de una Baviera independiente?


Un número de habitantes independiente. Con 12,5 millones de habitantes, la nueva república sería el noveno estado más poblado de la Unión Europea; por delante, por cierto, de unas supuestas Escocia – 5,3 millones – y Cataluña – 7,5 millones – independientes.


Una independencia de la leche. Baviera es el principal productor de lácteos de Alemania. Al año produce más leche que España y Austria, por ejemplo. Además, esta gran nación láctea es capaz de producir 400 tipos diferentes de queso.


Campeones de invierno independientes. Si tomáramos como referencia los últimos deportes de invierno celebrados en la localidad rusa de Sochi, Baviera quedaría en el puesto séptimo del melladero con seis distinciones de oro, dos de plata y dos de bronce. La nueva república se situaría por delante de una Alemania sin Baviera, que caería en el puesto quince.


Unas cervecerías independientes. Baviera posee casi tantas cervecerías (623) como el resto de Alemania (716) y más que Francia (503) e Italia (421).


¿Y una Baviera monárquica?


Una encuesta elaborado en el año 2011 por la Fundación Hans Seidel (próxima a la CSU) dio como resultado que un 23 por ciento de la población bávara les gustaría tener un rey como jefe de estado independiente, aunque leyendo la encuesta con precisión, el rechazo es mayoritario en el área metropolitana de la ciudad de Munich y en la región de Franconia.


Maximiliano I José, el primer rey de Baviera


El Reino de Baviera (en alemán: Königreich Bayern) fue un estado que existió desde 1806 hasta 1918. El elector Maximiliano I José, de la casa de Wittelsbach se convirtió en el primer rey de Baviera en 1806. El trono le pertenecería a su familia hasta la disolución del reino tras la Primera Guerra Mundial. Muchos de los límites modernos de Baviera fueron trazados luego de 1814 con la firma del Tratado de París, en la que Baviera le cedía el Tirol y Voralberg al Imperio austríaco, en tanto que recibía Aschaffenburg y partes de Hesse-Darmstadt. Como parte del Imperio alemán, el reino era superado en tamaño sólo por Prusia. Desde la unificación alemana en 1871, Baviera ha seguido siendo parte de Alemania hasta el día de hoy.


Baviera ha dado dos emperadores al Sacro Imperio, Luis IV y Carlos VII, un rey de Romanos –Roberto III–, un rey de Grecia, Otón I y una reina de España, Mariana de Neoburgo, que fue reina consorte de España de 1689 a 1700 como segunda esposa del rey Carlos II de España.


El actual duque de Baviera Franz Buenaventura Adalbert María -Duque de Baviera- (Múnich, Alemania, 14 de julio de 1933), llamado "Su alteza real el duque de Baviera", es el jefe de la casa real de Wittelsbach, la última familia reinante del Reino de Baviera. Su apellido al nacer fue Prinz von Bayern (Príncipe de Baviera). En 1997, después de la muerte de su padre, cambió su apellido por: Herzog von Bayern que significa duque de Baviera.


Es el bisnieto del último Rey de Baviera, Luis III de Baviera, el cual fue depuesto en 1918. Es considerado como el legítimo heredero de Carlos I de Inglaterra y por ello los jacobitas lo asumen como el heredero de la Casa de Estuardo y el legítimo gobernante de Inglaterra, Escocia, Francia e Irlanda como Francisco II, aunque él no ha presentado ninguna reclamación al respecto.


LuisIIIdeBavieraDuquedebaviera2

Luis III de Baviera y Franz Buenaventura Adalbert María -Duque de Baviera-


Para él, ser Jefe de la Casa Real de Baviera, condición que ostenta desde 1996, significa velar por la unidad y la conservación de los principios de su familia. Considera necesario relacionarse con gentes de todo el país y conocer sus necesidades para, como familia real, poder aportar ayuda, sin hacerse notar. Durante la Segunda Guerra Mundial, su familia, la Casa de Wittelsbach, era contraria al régimen de la Alemania Nazi, y se refugió al lugar de Sárvár, en Vas, Hungría, en el año de 1940. 


En octubre de 1944, cuando Alemania ocupó Hungría, los Wittelsbach fueron detenidos y aprisionados en el campo de concentración de Sachsenhausen. En abril de 1945, fueron trasladados al campo de concentración de Dachau, donde fueron liberados por el tercer ejército estadounidense.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.