¿Todo gratis?

|


Luisgulin 1

Viajando durante este verano por tierras de la señora Merkel se da uno cuenta que algo está cambiando en esos lugares respecto del trato al consumidor.


Lo ilustro con tres ejemplos que ya empiezan dar señales de vida por las tierras surpirenaicas. Ejemplo número 1: la mayoría de los restaurantes, bares o cafeterías indican ya en la entrada con un cartel bien visible, que el uso de los cuartos de baño es solo en exclusivo para sus clientes, en caso contrario tiene usted que abonar entre 50 céntimos a 1 euro. Incluso en los aparcamientos, si usted no tiene tique, tiene que abonar una cantidad determinada para que le den las llaves del baño o le entreguen una ficha para poder abrir la puerta del mismo. Aquí por ahora el cobro ya se está implantando en ciertas estaciones de servicio de algunas autovías y de los restaurantes o cafeterías de las áreas de servicio.


Ejemplo número 2: también algunas cafeterías y bares teutónicos ya se están cansando lo del wifi gratis y que durante una tarde o mañana una mesa esté ocupada durante horas por alguien que solo consume un café o un agua. Por lo tanto el wifi para todo dios se empieza ya a limitar a entre 30 minutos a una hora. El que quiera continuar pues tiene que pedir otra consumición. 


Ejemplo número 3: si quiere usted ir a su bar germano de siempre y ver el partido de fútbol de la Liga o Champions, tiene que abonar antes de sentarse entre 5 a 10 euros, sino puerta. 


Pronto veremos estas historias por aquí.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.