Finisterre: La Costa desconocida

|

Se halla en el fin de la tierra, que dirían los romanos que la bautizaron con FINISTERRAE, pero hasta llegar a ese emblemático punto geográfico, nos topamos con lugares, paisajes y gentes imposibles de encontrar en otro lugar


Finisterre


Desde Santiago de Compostela llegamos a la ría de Muros y Noia, donde las playas comienzan a mostrar la pureza de sus aguas cristalinas. 


Carnota


Desde Carnota, la playa más larga de Galicia, con el mar de Lira que cantaron los poetas como Fernández Naval, llegamos a O Pindo, donde el mar, que sigue siendo un palabra sin horizonte, muestra su bravura y quietud en la abrupta cascada final del río Xallas. Rodeado de pueblos de pescadores, sus pequeños puertos nos evocan los sonidos de las sirenas, de los barcos y del trasiego de redes, nasas y aparejos.


Muxa


Así, lo que pudiese parecer la llegada al fin de la Tierra, ha de ser el comienzo de un descubrir lo insólito, lo natural e inmaculado paraíso terrenal. Y al final del día, en el ocaso del Sol poniente, un sinfin de miradas contemplan la belleza del último rayo de luz del día.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.