de la mano de Galicia Calidade

Kike Piñeiro lleva su cocina al Festival de Cans, en O Porriño (Pontevedra)

|

La casa de Paz y Rafa en Cans volverá a ser el punto de encuentro para una parte de la organización del Festival de Cans que se dará cita en la tradicional comida que estos anfitriones ofrecen año a año con motivo de la celebración del festival de cortometrajes de producción gallega.


Por tercer año consecutivo el encuentro vendrá de la mano de la cocina de Kike Piñeiro de A Horta do Obradoiro y los productos de Galicia Calidade que llevarán a la casa de estos vecinos de Cans los productos y la buena mano de la cocina gallega. "Ellos son el espíritu de Cans, vecinos como ellos son parte fundamental del éxito de este festival y son, además, unos anfitriones extraordinarios que han llevado adelante esta comida durante más de una década, nosotros venimos desde hace tres años y es una experiencia estupenda", explica el chef gallego, que destaca el reto que supone cocinar en una casa para más de 200 comensales.


Kikemanos


La cita con este cóctel-romería, tal y como la organización y el propio cocinero coinciden en denominar a esta comida, tendrá lugar este sábado, 27 de mayo, en la última joranda del Festival de Cans, que llega a su XIV edición. 


Kikepinheiro

Para la ocasión Kike Piñeiro ha concebido una serie de elaboraciones sencillas y fáciles de comer en las que destacan la gran calidad de la materia prima y los productos empleados, todos ellos de procedencia 100% gallega que podrán degustarse en el ambiente distendido e informal que caracteriza las celebraciones de este festival tan diferente a cualquier otro.


Kike Piñeiro, copropietario junto a Eloy Cancela del restaurante A Horta do Obradoiro, situado en Santiago de Compostela vuelve así a participar en este certamen en el que el elemento gastronómico cobra protagonismo dentro de una programación multidisciplinar en la que no faltan conciertos, coloquios y, como no, proyecciones cinematográficas y entrega de premios. 


Cans es un festival de cortometrajes de producción gallega, donde la aldea se transforma completamente con diez espacios que durante el año son bodegas, galpones, bajos de casas o casas viejas deshabitadas y que estos días se convierten en salas de proyección y lugares para actuaciones musicales y actividades paralelas que hacen de Cans un festival único. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.