Alaska: la antigua América rusa

|

Hace exactamente 150 años el 30 de marzo de 1867, Rusia vendió su colonia en el continente americano a los Estados Unidos. 7,2 millones de dólares estadounidenses estaban en el cheque al Tesoro de Estados Unidos, el Ministerio de Finanzas, para los estándares de hoy en día casí 120 millones de dólares - sin duda un precio de ganga.


Sitkaharbor sunset

Puerto de sitka, al atardecer


En realidad Rusia y Estados Unidos se acercan en el estrecho de Bering a la vista. Sólo cuatro kilómetros separan Rusia del continente americano. Los lazos entre Estados Unidos y Rusia se consideran, al menos históricamente, en ninguna parte más estrechos que en el estado número 49 de los EE.UU. Alaska fue puesto avanzado de Rusia en el Nuevo Mundo y fue durante un siglo parte del Imperio ruso. Hoy en día sigue existiendo una diócesis ortodoxa rusa de Alaska, que tiene cerca de 50.000 fieles, sobre todo entre los inuit.


La costa de Alaska había sido explorada previamente por el danés Vitus Bering hace un siglo en una expedición, razón por la cual el estrecho entre América y Asia lleva su nombre. Bering fue encargado por el Zar en San Petersburgo de abrir un nuevo camino y la nueva tierra cayó después de su descubrimiento en 1741 a la corona rusa.


Cuatro años más tarde los primeros tramperos rusos llegaron a la zona, concretamente a las islas Aleutianas. En 1783 los cazadores de pieles establecieron su primer asentamiento permanente en el continente, y en 1799 es otorgado por el zar Pablo I a la Compañía Ruso-Americana, que era una fusión de varias empresas de trampas, un monopolio lucrativo comercial de Alaska.


El auge no duró mucho tiempo. Los animales, especialmente las muy codiciadas nutrias de mar eran cazadas sin piedad y casi exterminadas. El número de cazadores cayó rápidamente, incluso en el mejor de los casos apenas deberían haber existido más de 800 colonos.


El viaje a la lejana colonia de San Petersburgo era un viaje alrededor del mundo y duraba más de medio año, ya sea por el Cabo de Hornos o por el cabo de Buena Esperanza.


El final de la década de los años 1850, el interés por la posesión disminuyó en San Petersburgo. Durante la guerra de Crimea donde Rusia luchó contra Gran Bretaña, Francia y el Imperio Otomano, se había demostrado la vulnerabilidad estratégica de Alaska: los rusos nunca habrían podido defender un territorio tan remoto. La superpotencia marítima Gran Bretaña tenía entonces decidió anexar la colonia. Además, Rusia tenía una necesidad muy urgente de dinero después de la guerra. Con la bendición de los diplomáticos, en 1859 el Zar ofreció discretamente la venta de Alaska a la corona británica.


Los británicos actuaron rápidamente, pero en Washington estaban bastante interesados y consideraron al Reino Unido como un rival. Los rusos ya tenían los Estados Unidos como vecinos en su Lejano Oriente, y los británicos, estaban en Canadá. Después de la Guerra Civil en los Estados Unidos, revive de nuevo en 1861 el tema.


Los rusos necesitan dinero. Habían sido un importante aliado de la Unión durante la Guerra Civil Estadounidense, mientras que el Reino Unido había sido un enemigo. Parecía, pues, inteligente por parte de la administración de Washington en ayudar a los rusos a la vez que se incomodaba al mismo tiempo a los británicos. Además, estaba el asunto del territorio adyacente perteneciente al Reino Unido (actualmente Canadá). Prácticamente rodeado por los Estados Unidos, un territorio de tan escaso valor estratégico para los ingleses podría ser una compra potencial en el futuro.


Alexanderbotkin

El Zar Alejandro II


En 1866 el Zar Alejandro II sondea de nuevo el terreno ofreciendo Alaska como mínimo por cinco millones de dólares. Pero su mensajero es un negociador experto. Eduard Stoeckl aumenta la cantidad con éxito a siete millones de dólares. Incluso la última noche consigue del secretario de Estado William Seward, 200.000 dólares a mayores.


A las cuatro en punto de la mañana, un sábado del 30 de marzo de 1867, el secretario de Estado Seward y el embajador ruso Stoeckl se ponen de acuerdo sobre el precio de la entrega del territorio. Ya cinco horas más tarde someten al Presidente Andrew Johnson el contrato que los firma la misma mañana y la tarde, exactamente a las dos y media, el acuerdo ya está en el Senado. El Senado de los Estados Unidos ratificó el tratado el 9 de abril de 1867, con un total de 37 votos a favor y dos en contra. Sin embargo, la asignación del dinero necesario para la compra se demoró más de un año debido a la oposición de la Cámara de Representantes. Esta aprobó finalmente la asignación en julio de 1868, con una votación de 113 votos a favor y 48 en contra.


William H. Seward portrait  restorationEduard de Stoeckl

William Seward (izq.) y Eduard Stoeckl (dcha.)


El día de Seward, en honor de William Seward, es fiesta en Alaska, donde se celebra la compra de por parte de Estados Unidos cada último lunes de marzo. Este día es también un día libre de alcohol en muchas ciudades, como por ejemplo Ketchikan, uno de los mayores puestos de Alaska, aunque esta costumbre no se sigue en todo el estado.


El 18 de octubre 1867 en su antiguo asentamiento de Sitka, la antigua capital de su colonia, bajan la bandera del zar con el águila de dos cabezas. Los cañones de los buques de guerra estadounidenses disparan un saludo y las barras y estrellas de los Estados Unidos ondean ya oficialmente en territorio de Alaska. Un nombre aleuta, "Alaska" fue el escogido por los estadounidenses. El día de Alaska conmemora esta transferencia formal de Alaska a los Estados Unidos, celebrándose todos el 18 de octubre de cada año.


El 3 de enero de 1959, la Antigua América rusa se convierte oficialmente en el Estado Número 49 en los EE.UU. Hollywood hizo su particular homenaje a esta historia de la América rusa con el rodaje de la película El mundo en sus manos (1952) con Gregory Peck, Ann Blyth y Anthony Quinn.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.