Cantando detrás de la estrella de los Reyes Magos

|

Csm 2016 dks buprae RAD 2570 quer ed9c7dd0281

Los Cantores de la Estrella(en alemán Sternsinger) es una tradición católica alemana, aunque se da también en otros países del centro y norte de Europa, como Austria. Son grupos de niños que el 6 de enero, fiesta de la Epifanía del Señor, se disfrazan de Reyes Magos y portan una estrella. La estrella simboliza a la estrella de Belén, que guió a los Reyes hasta el portal de Belén, donde había nacido el Niño Jesús. Estos niños son bendecidos por el sacerdote de la parroquia que los envía, y van cantando villancicos o recitando poesía de casa en casa, con el fin de recaudar limosna para los pobres.


Images

Otra tarea de la que se han de encargar estos niños en la Epifanía es bendecir las casas por donde pasan. Con unas tizas bendecidas, escriben una curiosa inscripción en la puerta. Primero, las dos primeras cifras del año, y tras ellas un asterisco, que simboliza la Estrella de Belén. Después unas siglas (C+M+B+) separadas por tres cruces que representan a la Santísima Trinidad. Por última escriben las dos últimas cifras del año. Y así es como sería la inscripción del año 2017: 20*C+M+B+17. Esto se ha de dejar escrito hasta Pentecostés o bien hasta que la lluvia lo borre, pero ya hay personas que prefieren dejarlo para siempre, poniendo placas de todos los años en los que la casa fue bendecida o en vez de placas usan pegatinas. Se trata de una costumbre muy arraigada en Alemania y es algo común el ver casi todas las casas con sus puertas marcadas. Desde que comenzó esta tradición en el siglo XVI, los niños de familias con escasos recursos pedían ellos mismos para comprar pan o alimento para su hogar. A partir del siglo XX, los cantores ya no piden para ellos mismos, sólo son representantes que buscan ayuda para los más necesitados.


Sternsinger Bild

Desde el año 1959 los niños que van cantando de casa en casa y la infancia misionera en Alemania lleva el nombre de KINDERMISSIONSWERK „Die Sternsinger“, con sede en Aachen (Aquisgrán).El día de Reyes participan mas de medio millón de niños en alrededor de 13.000 parroquias, recaudando una media de 50 millones de euros que son destinados para proyectos de mejora de la infancia a nivel internacional. Por esta labor la organización fue galardonada en el año 2004 con el premio internacional de la Paz de Westfalia. Desde el 4 de diciembre 2015, esta iniciativa misionera tradicional de los “Cantores de la Estrella” forma parte del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco.


Todo comenzó en 1846 con Auguste von Sartorius, una niña de Aachen (Aquisgrán). Conmovida por las necesidades de los niños en China y en África, la pequeña Auguste se decidió a continuar con una iniciativa que ya había comenzado en 1843 en Francia.


De ahí surgió más tarde la “Obra Pontificia de la Infancia Misionera” que hoy en día está presente en cerca de 120 países por todo el mundo y tiene su oficina central en Roma.


Tradicionalmente los niños cantores de la estrella son recibidos por las máximas autoridades de Alemania, el presidente federal, la canciller Angela Merkel y todos sus ministros. El primero en recibirlos fue Helmut Kohl en 1984.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.