corazón de la cultura y el arte en Europa

Múnich, mucho más que cerveza

|

Marienplatz Múnich


Múnich es una de las ciudades más atractivas de Alemania. aunque se suele asociar con el mundo de la cerveza, lo cierto es que por cada 17.500 habitantes existe un museo, y una editorial cada 5.600 personas.


La mayoritaria religión católica también define a la ciudad. En lugar de rascacielos, son las torres neogóticas del Ayuntamiento, las cúpulas verdes de las torres de la catedral y la torre de la iglesia de San Pedro, la más antigua de la ciudad, las que definen el ‘skyline’ de Múnich. En la pequeña iglesia de San Juan Nepomuceno, o Asamkirche, entran tanto turistas que admiran su decoración rococó como muniqueses que se sientan a orar en silencio. 


 Vista del ‘skyline’ de Múnich, con los Alpes al fondo 


“Múnich es una ciudad relativamente pequeña, "Un enorme pueblo" como se le suele llamar,  pero la selección de restaurantes, clubs, boutiques y museos, es tremenda”, asegura el empresario Niels Jäger antes de que visitemos el hotel y bar The Flushing Meadows, una de sus últimas iniciativas. Situado en un edificio industrial reconvertido del animado y creativo barrio de Glockenbach, es uno de los lugares de moda de la ciudad. Al igual que Goldene Bar, en el museo Haus der Kunst. El arte está de moda.


La tercera ciudad más poblada de Alemania reúne 80 museos. Reabierto en 2013, Lenbachhaus es uno de los más destacados. El arquitecto Norman Foster firmó la ampliación del palacete del pintor Franz von Lenbach donde se exponen las obras más conocidas del grupo Der blaue reiter (El jinete azul). Este movimiento artístico se originó en la ciudad a principios del siglo XIX, en torno a Kandinsky y Franz Marc, deseosos de romper con las enseñanzas de la Academia de Arte de Múnich en la que estudiaban.


Pinakothek der Moderne


BAVIERA Y LA CERVEZA


Múnich ofrece todo lo que necesita el habitante de una gran ciudad: un centro repleto de iglesias y edificios construidos en estilo barroco, gótico y clásico; muchos museos, teatros y salas de conciertos; las avenidas comerciales más elegantes; el conocido barrio estudiantil "Schwabing" con sus cafés, restaurantes, librerías y tiendas de fotocopiado. Y, además, Múnich tiene muchas áreas verdes: parques como el Jardín Inglés o el Isar-Auen aportan el espacio necesario para respirar y relajarse. Más de 80 "Biergärten" ofrecen el escenario perfecto para pasar las largas tardes de verano sentado bajo los castaños y gozar de la cerveza bávara junto a los amigos. 


Café am Neuen See, en Múnich 


OKTOBERFEST


La cerveza es considerada oficialmente comida en Baviera. Existen aproximadamente unos 60 ‘beer garten’, o cervecerías al aire libre, que sirven cerveza de las marcas locales Augustiner Bräu, Hofbräu, Löwenbräu, Hacker-Pschorr Bräu, Spaten-Franziskaner Bräu, y Paulaner Brauerei. Estas marcas se reparten también las carpas que se instalan durante el Festival anual Oktoberfest. Seis millones de personas visitan la ciudad durante estas fechas. Aunque durante todo el año se puede disfrutar del ambiente festivo en cervecerías como Hofbräu Haus. Para acompañar la bebida, lo más típico son las salchichas blancas (‘weißwurst’) con mostaza dulce y pretzels, panes salados con forma de lazo.



El primer domingo de Octubre se celebra en Múnich la Oktoberfest, la mayor fiesta de la cerveza de Alemania 


Múnich es mucho más que una ciudad turística. La capital de Baviera, con sus 1,3 millones de habitantes, es un moderno y floreciente centro económico. BMW, Siemens y el Consorcio Aeronáutico DASA tienen aquí su central. El gobierno del Estado Libre de Baviera fomenta especialmente la industria de alta tecnología y proyectos de investigación en el área de la biología y tecnologías de la información.  


No se puede hablar de diseño de automóviles sin mencionar el Museo BMW. La muestra de la marca automovilística expone desde prototipos hasta sus modelos históricos. La experiencia de la marca de lujo se completa en el cercano BMW Welt, firmado por el estudio COOP HIMMELB(L)AU. Dedicado a atender al cliente, el llamativo edificio de cristal permite probar los últimos modelos comercializados y disfrutar de un restaurante con dos estrellas Michelin, Esszimmer.


El complejo BMW se sitúa en la zona de Olympiapark, sede de los Juegos Olímpicos de 1972. Cerca también de Allianz Arena, otro ‘must’ para muchos. No porque el llamativo edificio fuera diseñado por los arquitectos Jaques Herzog y Pierre de Meuron, sino porque es el estadio del F.C. Bayern.



Museo de BMW, en Múnich



HISTORIA MUSEÍSTICA DE MÜNICH


La riqueza museística de la ciudad comienza con la dinastía de los Wittelsbach, que gobernó el ducado y, durante un siglo, reino de Baviera. Su principal legado en la ciudad son los palacios-museo Residenz y Nymphenburg, así como el parque urbano Englischen Garten. También son responsables de innumerables edificios inspirados en el arte de Roma y Grecia, que dan a la ciudad un empaque clásico y señorial. Las fortunas industriales y las grandes empresas tomaron el relevo legando a la ciudad importantes colecciones de arte y subvencionando alguno de sus museos para que los 

muniqueses puedan entrar gratis un día a la semana. 


Interior del Palacio Real, palacio-museo Residenz, de Múnich 


‘BELLA’ ITALIA


Múnich se encuentra tan solo a 275 km de distancia de Italia. Es conocida popularmente como la ciudad italiana más al norte. No solo por la importante comunidad italiana que vive en la ciudad. Los muniqueses están tan acostumbrados a viajar allí también que no es extraño que hablen y entiendan el italiano. Los casi mil restaurantes de cocina italiana que conviven en la ciudad bávara contribuyen también a esta fascinación compartida.


MÚSICA EN LA CALLE


La devoción por el arte se refleja en la calle. 


Un pianista interpreta a Mozart, en un punto de Marienplatz, en Múnich


Los habitantes de la ciudad no dudaron en financiar durante 20 años la reconstrucción del edificio de la Ópera Estatal de Baviera, destruido durante la Segunda Guerra Mundial. El Teatro, que fue dirigido por Richard Wagner, es el más prestigioso de Alemania y uno de los más reconocidos en el mundo por la calidad de su programación.


El Palacio de la Opera del Estado de Baviera, fue fundado en 1653


“Existe una gran tradición de amor por la música clásica en Bavaria”, afirma Thiemo Brüll, director del departamento de música de los grandes almacenes Ludwig Beck. La tienda de Marienplatz ofrece el surtido más amplio de CD y DVD de este estilo de música del mundo. Guarda al menos una copia de cada título editado. “Hay un clima de aprecio por la música en Múnich. Vienen a tocar los artistas más importantes, en las calles encuentras también músicos y en la tienda intentamos fomentar el contacto personal con los artistas con pequeños recitales”, añade.


El arte está en la calle, y bajo ella. Las lámparas diseñadas por Ingo Maurer iluminan algunas de las estaciones de metro más llamativas de la ciudad y la subterránea corriente cultural alternativa. Jordi Orts guía a los turistas por los palacios, pero también por la ciudad los barrios más animados, donde señala la calle donde vivió Freddie Mercury, el líder del grupo Queen. “En los ochenta, Múnich vivió una especie de movida alrededor del estudio de grabación Musikland. Vinieron a grabar los artistas más importantes. Pero al caer el muro los creadores se trasladaron a Berlín, donde las propiedades eran más baratas”, explica”.


lamparas diseñadas por Ingo Maurer, en la estación del Metro Westfriedhof, en Munich 


La inquietud cultural no se ha mudado. Antiguas instalaciones industriales como Import Export, Muffatwerk o Kultfabrik acogen ahora una programación polifacética de conciertos de diferentes estilos, mercadillos, obras de teatro, exposiciones, recitales de poesía…



Antigua instalación industrial de Muffatwerk, convertido en espacio Cultural multidisciplinar, como el Matadero de Madrid  


Todo tiene cabida. Hasta una ola artificial en un canal del río Isar para que los amantes del surf se entretengan durante los domingos invernales. Niels Jäger lo resume así: “La ciudad ha cambiado mucho en los últimos años. Múnich está ahora preparada para abandonar la convencionalidad”.


Zona usada para el baño en un afluente del Río Isar que atraviesa el Jardín Inglés de Munich 


Gastronomía


Las salchichas blancas cocidas son muy típicas en Múnich, y están hechas a base de carne de ternera con manteca de cerdo y especias, son consumidas en la mañana como merienda, servidas con mostaza dulce y se pueden encontrar en mercados y tabernas. El Leberkäs, especie de embutido caliente, también es otro platillo tradicional y se sirve acompañado de Leberkässemmel, un panecillo.

La cerveza es la bebida característica de Múnich. La más consumida es la Helle, al igual que la Weißbier. Otras marcas reconocidas a nivel internacional y fabricadas en esta ciudad son Löwenbräu, Paulaner, Spatenbräu, Augustiner, Hofbräu y Hacker-Pschorr.


Consejos


Múnich cuenta con un sistema de transportes muy eficiente, el metro, el tranvía y el autobús tienen extensos recorridos y muy puntuales, por lo que usar el transporte público es muy agradable. Otra alternativa de transporte es la bicicleta, ya que en esta ciudad los ciclistas tienen la preferencia sobre peatones y automóviles.


Souvenirs


Los chocolates Milka típicos de Munich, o marzapanes de Lübeck, resultan ser muy buenas opciones como regalos o recuerdos. Aunque siempre podemos caer ante la tentación de llevar los tiernos enanitos, el niño monje, o demás objetos grabados con el emblema de la ciudad, que se pueden encontrar en el centro comercial Fünf Höfe.



Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.