las montañas rosas

Esquiar en los Dolomitas: "el Giro della Gran Guerra"

PARA LOS AMANTES DE LAS MONTAÑAS Y DEL ESQUÍ, SON CASI UN PARAÍSO
|

  • El recorrido de esquí “Gran Guerra” es uno de las más espectaculares excursiones de esquí en los Dolomitas y debe su nombre al hecho de cruzar los lugares que han visto italianos y austriacos luchar uno contra el otro en la Primera Guerra Mundial. Es posible observar los refugios, trincheras y armas a lo largo del camino.



Los Dolomitas, patrimonio de la UNESCO, conocidos también como las montañas rosadas, separan Italia de Austria y ofrecen paisajes impresionantes. Son unas formaciones de piedra caliza, formadas por la erosión durante miles de años, debido a esta erosión presentan unas formas muy especiales y características. La cordillera tiene su punto más alto en la Marmolada de 3.342 metros, secundada por otras cimas que superan los 3.000.


Primera Guerra Mundial


La primera Guerra Mundial, la Grande Guerra para los italianos, tuvo algunas batallas especialmente cruentas en la zona de los Dolomitas. Los ejércitos de Alemania (Kaiserlich), Austria (Alpenkorps) e Italia (Alpini) se batieron durante algunos de los inviernos más crudos de comienzos del siglo XX soportando unas condiciones extremas. Hasta el comienzo de la guerra, las comarcas de Trieste y el Südtirol (Alto Adigio) estaban en manos austríacas; sin embargo, especialmente en la zona de Trieste, el sentimiento de las gentes era italiano, tanto que muchos jóvenes escapaban para alistarse como voluntarios en el ejército italiano.


Default1Alpinicolonna

Guerra blanca (1915-1918), Soldados italianos Alpini


Entre los años 1915 y 1918, los ejércitos austriacos e italianos lucharon en los Dolomitas. Construyeron extensas redes de túneles para mover tropas y suministros de toda la gama. Los túneles fueron cavados en un intento de sorprender y atacar al ejército enemigo. El momento más difícil de la batalla se dio en la cima misma y así en la noche del 17 al 18 de abril de 1916 toda la cima de Col di Lana voló por los aires y los austriacos debieron entregar la montaña. Al cesar los combates, murieron 6400 soldados italianos y 1800 soldados austríacos. La caída del esfuerzo de guerra austro-húngaro permitió a las tropas italianas ocupar la región en 1918 y su anexión fue confirmada en los tratados posteriores a la guerra, que entregaron la región a Italia bajo los términos del Tratado de Saint-Germain. Un glaciar se derritió años atrás y empezó a revelar los cuerpos de soldados que murieron en las sangrientas batallas montañosas.


Baterías del Fuerte Dosso delle Somme


Itinerario


El trazado discurre bajo los muros de los picos más bellos de los Dolomitas (Civetta, Pelmo, Nuvolau-Averau, Cinque Torri, Tofane, Lagazuoi, Cime di Fanes, Conturines, Sasso della Croce, Settsass, Sassongher, Sella, Marmolada), y tiene como epicentro la señal panorámica de la Gran Guerra: el Col di Lana. Durante la vuelta, acompañados por guías expertos, se puede encontrar en cualquier lugar reliquias de la guerra: las trincheras túneles, búnkeres y todo lo que los soldados italianos y alemanes construyeron para hacer frente el enemigo y el mal tiempo de este período tan particular.


Túneles, búnkeres y galerías construidos por los soldados italianos, son visitables 


Monte Civetta


Monte Pelmo


Tofana di Rozes

Tofane de Roses


Monte Sella, visto desde el Valle Gardena


¿Cómo surgió la idea de esta gira?


En el invierno de 1997 un grupo de turistas austriacos estaban alojados una semana en un hotel de la zona. En la tarde del segundo día se quejaban diciendo que estaban aburridos, que esperaban algo mejor a partir de los Dolomitas y que no sabían qué hacer. El propietario del hotel, Silvano Rudatis, tuvo una idea y se ofreció a acompañarlos a esquiar al día siguiente.


Durante el recorrido al llegar a Porta Vescovo era casi la puesta del sol y admiraron el Col di Lana en toda su grandeza. Rudatis explicó a los excursionistas las sangrientas batallas que tuvieron lugar allí y todos los jóvenes soldados de todos los bandos que había perdido la vida allí. No era casualidad que el Col di Lana se ha llamado el Bloody Hill o Col di Sangue. Su entusiasmo era palpable pero la sorpresa se produjo pocas semanas más tarde cuando Rudatis descubrió que también había entre ellos un periodista y un fotógrafo y les planteó porque no hacer publicidad de esa ruta.


Porta Vescovo


Col di lana nord s12

Capilla en la cima de Col di Lana


Para la ejecución del proyecto contaron con el apoyo de los alcaldes de la zona y del presidente del Consorcio de Esquí de Cortina d’Ampezzo. Con ayudad de los medios de comunicación locales empezaron a imprimir folletos y material informativo para los turistas.La visibilidad a nivel nacional llegó cuando los promotores se desplazaron a Roma para promocionar el esquí de la zona y en el kit de prensa también la ruta de la Gran Guerra. El proyecto sorprendió a los periodistas que se mostraron muy interesados en esta idea.


Finalmente el 13 de enero de 1998 se inauguró oficialmente la ruta de esquí de la Gran Guerra. El tour de la Grande Guerra (en alemán Gebirgsjäger-Skitour) constituye un recorrido de 77 km, 25 de los cuales se hacen esquiando, 14 remontes, 3 trayectos en skibus y un trineo tirado por caballos.




Fuentes:

http://www.futuramemoria.it/2016/02/il-giro-della-grande-guerra-nelle-dolomiti-la-storia-ha-gli-sci/

http://www.altabadia.org/media/erster-weltkrieg-grande-guerra.pdf

http://www.nevasport.com/reportajes/art/31479/Guerra-en-los-Dolomitas/

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.