hasta el 23 de abril

El Guggenheim de Bilbao, acoge 'La Colección de Hermann y Margrit Rupf', con obras de Picasso o Kandinsky

|

Pablo Picasso (Málaga, 1881–Mougins, Francia, 1973) Cabeza de hombre (Tête d‘homme), 1908

Óleo sobre madera 27 x 21 cm Hermann und Margrit Rupf-Stiftung, Kunstmuseum Bern

© Sucesión Pablo Picasso, VEGAP, Madrid, 2016. / © Sucesión Pablo Picasso, VEGAP, Madrid, 2016


El Museo Guggenheim de Bilbao, acogerá, desde este jueves hasta el 23 de abril, 'La Colección de Hermann y Margrit Rupf', una exposición compuesta por 70 obras de artistas "clave" de la historia del arte de la primera mitad del siglo XX, como Pablo Picasso o Vasily Kandinsky, Georges Braque, Juan Gris, Fernand Léger o Paul Klee, así como de otros autores más contemporáneos.


Una mujer observa las obras "paisaje" y "follaje", del artista Pablo Picasso, que forman parte de la exposición del Museo Guggenheim "Colección de Hermann y Margrit Rupf" / Luis Tejido (EFE)


Según han informado en rueda de prensa en Bilbao tanto el director del Museo, Juan Ignacio Vidarte, como las comisarias Sussane Friedli y Petra Joos, la muestra, que incluye obras realizadas entre 1907 y 2016, es la primera vez que viaja a España.


1478777718 993119 1478782955 sumario grande


Los Rupf fueron los primeros coleccionistas privados suizos que centraron su labor en el arte abstracto. En sus inicios, se guiaron por sus propios criterios personales para ir formando su colección y, en 1954, decidieron ceder sus obras, unas 250 piezas y numerosos libros de arte, en calidad de fundación, al Kunstmuseum Bern, "lo que supuso una contribución muy significativa a los fondos de esta institución". En la actualidad, la fundación cuenta con más de 900 piezas, entre pinturas, esculturas y obras sobre papel.


Hermann Rupf, un empresario berlinés nacido en 1880 y que falleció en 1962, fue uno de los primeros coleccionistas que, en el París de 1907, comenzó a adquirir obras de Pablo Picasso, Georges Braque y de artistas del Fauvismo, como Othon Friesz o André Derain.


Según ha recordado Friedli, el marchante de arte parisino Daniel-Henry Kahnweiler, con quien Rupf mantuvo una gran amistad durante toda su vida, "desempeñó un papel fundamental en la formación de la colección del suizo". A través de su galería, se pudieron incorporar conjuntos de obra de Fernand Léger, Juan Gris y, posteriormente, de André Masson.


Los Rupf mantuvieron también una gran amistad con Paul y Lily Klee, y a partir de 1913 adquirieron obras de Klee regularmente. También fueron importantes mecenas de numerosos artistas, científicos y músicos de la ciudad de Berna.


Con la creación, en 1954, de la Fundación Rupf, "se garantizó la conservación, consolidación y expansión de la colección", según la comisaria de la muestra.


Siguiendo los propósitos de los Rupf, la Fundación dedica su inversión, fundamentalmente, a la adquisición de obras de artistas contemporáneos, como Meret Oppenheim, Lee Byars, Donald Judd, Joseph Beuys o James Turrell, entre otros.


DESPUÉS DE SU MUERTE


En 1963, un año después de la muerte de Hermann Rupf, se adquirió la obra de Henri Laurens 'Frutero y pipa', de 1918, para completar "el ya nutrido grupo de esculturas y trabajos en papel de ese artista". En 1964 se compró un relieve de Hans Arp.


Ya en la década de 1990, la colección existente se amplió con obras de artistas estadounidenses como Donald Judd, Joseph Kosuth, Brice Marden, Ad Reinhard y James Turrell, y europeos como Piero Manzoni, Enrico Castellani), Lucio Fontana y Christian Megert, entre otros.


e esta forma, se logró reunir un grupo de obras de representantes del 'Minimalismo' y del 'Movimiento ZERO', "que hoy en día, se revela como una interesante continuación de la colección Rupf original".

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.