Por las Rutas mágicas de andalucia

En busca del Santo Grial, Jaén

|

Espacios naturales embrujados; recintos que han sido objeto de devoción a lo largo de los siglos, independientemente de cuál fuera la religión dominante;fiestas ancestrales donde se glorifica la majestad de los sentidos; rituales paganos revestidos de la púrpura de lo sagrado serán el objeto de interés en esta guia.


Saltando en el tiempo, intentando apresar lo intangible, rastreando leyendas que estimulan la imaginación de trataremos de encontrar todo aquello que, solemne o espeluznante,sedujo a los hombres desde la Antigüedad y que pervive aún para quienes tienen paladar para percibirlos.


EN BUSCA DEL SANTO GRIAL. JAÉN


Panorámica de la ciudad de Jaén


La tradición griálica, la búsqueda del caliz usado por Cristo en la última cena, recorre gran parte de la cuenca mediterránea, desde Palestina hasta el Atlántico, y enlaza con tradiciones similares en otras culturas, como la del Arca de la Alianza de los judíos.

.

El Santo Grial es, en definitiva, el recipiente capaz de trasmitir cualidades divinas a todo lo que contiene. Sus orígenes más remotos se pueden rastrear en las pinturas rupestres que representan una vulva femenina, símbolo de la fertilidad y recipiente del misterio de la vida, que después se transforma en un triángulo invertido, que pasa más tarde a ser una copa, un cáliz. La búsqueda de este objeto sagrado da lugar en Centroeuropa a la leyenda de los Caballeros de la Tabla Redonda, cuyas hazañas, matando dragones y salvando doncellas, ocupan gran parte del imaginario colectivo europeo a lo largo de toda la Edad Media. 


En Andalucía, la tradición griálica se concentra sobre todo en Jaén y sus alrededores. 


Fuente renacentista de Los Caños, en Jaén.

 

La leyenda del Lagarto de la Malena


El recorrido comienza en el barrio de la Magdalena de Jaén, donde existe viva la leyenda de un terrible dragón que aterrorizaba al vecindario y que fue vencido por un condenado a muerte que negoció su perdón a cambio de liberar a la ciudad de aquel peligro. Juan Eslava atribuye al dragón el papel de guardián de la entrada de una cueva del monte de Santa Catalina donde se custodiaba una mesa de oro y piedras preciosas, la Mesa de Salomón, otros de los objetos unidos al Santo Grial en la tradición mítica. En Los Caños una fuente del barrio existe un monumento al largarto legendario, en la iglesia de San Ildefonso se exhibe la que dicen que fue su piel y en el arco del manantial de la Magdalena se ubica tradicionalmente el lugar por el que salía la fiera.


La estrella de David o el símbolo de Salomón, el creador de la Mesa enigmática está presente en multitud de rincones de Jaén.


Otras claves mágicas son también frecuentes en Jaén, que debe su nombre al árabe Xauen (santuario). En el propio barrio de la Magdalena encontramos en muchas casas el Nudo de Salomón, un triángulo formado por la unión de tres círculos, emblema secreto que usaban para reconocerse los seguidorres del sabio autor del Cantar de los Cantares. Esta oda al amor, como principio generador y fecundador de todas las cosas, es la fuente de una antigua tradición, perseguida por la jerarquía de todas las religiones convertidas en iglesias, y que aparece aquí y allá en las más diversas formas. Una de ellas son las Galactotrofusai, las Vírgenes de la Leche que amamantando a su hijo le transmiten la esencia divina. A este estilo pertenece, precisamente, Nuestra Señora del Soterraño, la imagen llamada ahora Virgen de la Antigua que se venera en la capilla mayor de la catedral de Jaén.


Catedral de Jaén


Mesa de Salomón, Santo Grial, oro y piedras preciosas... Jaén es tierra pródiga en leyendas de tesoros escondidos. En la capital existe la leyenda de uno oculto en la casa a la que se encuentra adosada la hornacina del Cristo de los Tres Huevos. También en los alrededores de la ciudad, en los caseríos de Mariblanca y Pilatos, y en el cerro de Pitas, nombre alusivo a las gallinas -y sus correspondientes Huevos de Oro- que encuentran, en su picoteo, el lugar del tesoro enterrado.


Saldremos ahora de Jaén hacia el sur, buscando la sierra de Otíñar, centro de hallazgos arqueológicos. Aquí, en el cerro Veleta, encontraremos un antiquísimo dolmen y al sur, en el barranco de la Tinaja, la cueva de Los Soles, con grabados prehistóricos representando una Venus -de nuevo una diosa de la fertilidad- rodeada de soles.


Cueva de los Soles en mitad de un cortado y con difícil acceso.


Volveremos a Jaén para dirigirnos al norte por la carretera local de Cuevas, hacia el cerro Perulera. Allí, cerca de un cortijo de idéntico nombre, en la cima del cerro, encontraremos, junto a una vieja encina, una gran piedra semienterrada con forma de esfera casi perfecta. Quién y cómo consiguió colocarla en este lugar forma parte del misterio. Pero éste comienza a adquirir otro significado cuando estos puntos, junto a otros como los cerros Pitas y Canteras, la fuente de la Peña o la Virgen Blanca, se sitúan sobre un mapa y se comprueba que definen una línea recta perfecta de 12 kilómetros de longitud flanqueada por tres puntos simétricos y equidistantes a cada lado, semejante en su diseño al llamado Árbol Sefirótico de los kabalistas.


La Fuente de la Peña


Muchas otras localidades jiennenses esconden claves de carácter mágico o leyendas arraigadas en la memoria colectiva, como Bélmez.


Jaén, Pico Mágina


A poca distancia del pico Mágina, un monte cónico que fue lugar de culto desde la antigüedad, aparecen, desde hace 20 años y sin interrupción hasta hoy, unos misteriosos rostros en la cocina de una casa particular. Estas caras de Bélmez, que surgen una y otra vez en el cemento del suelo, han sido estudiadas por numerosos investigadores, sin que hayan conseguido encontrarle una explicación científica.


Caras de Belmez, Jaén

Fuente:

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.