Nápoles (Italia), ciudad fascinante y llena de vida

|

Nápoles, con el Visubio al fondo


Decía Goethe que quien haya visto Nápoles no conocerá la tristeza. Y razón no le faltaba. Nápoles se encuentra en uno de los paisajes más bellos del viejo continente, junto al golfo que lleva su nombre, donde las islas de Capri e Ischia levitan en el horizonte azul, con el imponente Vesubio al fondo, recordándole a la ciudad que la amenaza sigue allí. Pompeya y Herculano dan fe de ello.


Además, pocas ciudades hay en el planeta que conjuguen tan bien la belleza monumental, la alegría de sus habitantes, el caos ordenado con que se mueven sus vehículos y la decadencia que flota en el ambiente, una de las señas de identidad de Nápoles, tal vez el lugar con más sabor de Italia.


Si Roma es un museo al aire libre, Nápoles es un teatro bajo el cielo: Nápoles es color, es Vesuvio, es Mediterraneo, es gente alegre, es cáos, es tráfico, es ruido, es folklore, es música, 


Se respira un aparente desorden que es organizado


Motos, griterío, ruidos, prisas, ropa colgada en callejones casi imposibles, puestos a pie de calle… Nápoles da la sensación de ser una ciudad donde impera el desorden, donde nada parece estar donde debiera. Pero en medio de este aparente caos, tiene su orden; un orden marcado por las reglas que los propios napolitanos han ido estableciendo.


Es una ciudad para conocer por dentro y por fuera, el centro histórico es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, está lleno de palacios reales, castillos, iglesias, conventos, museos, ruinas sumergidas y subterráneos, mézclese con su gente, pasee por sus calles, para degustar una pizza mientras se disfruta de las vistas del golfo de Nápoles desde la vía Caracciolo, para ir de compras por la vía Toledo o por la galería Umberto I.


Otra panoramica de Nápoles y su puerto


Viviendo Nápoles 


La capital de la Campania, bajo la sombra del volcán Vesubio, es una de las ciudades más pobladas de Italia y ese gentío lo percibe el visitante nada más poner un pie en la ciudad. Las familias se agolpan en las puertas de las casas, sus vidas transcurren entre tradiciones y costumbres. Una de ellas, la de celebrar la licuación de la Sangre de San Genaro el 19 de septiembre, aniversario de su muerte. 


Son muchas las cosas para hacer y ver en esta ciudad. Posee una gran cantidad y variedad de cúpulas y más de 400 iglesias. Sin embargo, terremotos, incendios y 181 bombardeos de la Segunda Guerra Mundial acabaron hasta con sesenta templos. Entre las iglesias y monasterios que merece la pena visitar, la Catedral, la Iglesia de San Lorenzo Mayor, la Iglesia del Carmen, el templo de la Piedad y la Cartuja de San Martín, del siglo XIV, pero a modo de resumen bajo mi punto de vista estas son las que resultan imprescindibles conocer para impregnarse del espíritu de esta heroica ciudad.


1. Piazza del Plebiscito 


Con forma de elipse y compuesta por 38 columnas dóricas. Se encuentra justo delante del Palacio Real. Aquí podéis descansar saboreando un helado y espiar la vida callejera de la ciudad, o ver algunos de los edificios más importantes de la ciudad como:


  • el Palacio Real
  • la Basílica de San Francisco de Paula
  • el Palacio de la Prefactura
  • y el Palacio Salerno

Además, según la leyenda...tendrás Suerte: Si se consigue andar, con los ojos venda, desde el Palacio Real hasta las estatuas de los 2 caballos.



Nápoles Plaza del Plebescito


2. Galleria umberto I 


Comienza en Via San Carlo. Tiene cierto parecido con la Galleria de Vittorio Emanuele II de Milan y como su “prima” está llena de tiendas y barecitos.


Galería Umberto I, Nápoles


3. Cappella Sansevero


Aquí se encuentra una verdadera joya: el Cristo Velato de Sanmartino… se dice que el velo que lo cubre era realmente un tejido que se convirtió en roca gracias a un liquido inventado por el Príncipe di San Severo, un famoso alquimista.


Además del Cristo Velato, la cappella di Sansevero merece una visita, aunque solo sea porque está llena de símbolos esotéricos y misteriosos. Se encuentra en Via Sanctis 19/21. (El único lado negativo es que la entrada cuesta 7€ y no se pueden hacer fotos!).


Cappella Sansevero, Nápoles 


4. CASTEL DELL’OVO


Si lo que buscas es la mejor vista del golfo de Nápoles este es tu sitio. El ingreso al castillo es gratis y si subes hasta la “Terrazza dei Cannoni” te encontrarás de frente con el mar, el puerto y el Vesuvio… las vistas son impagables!


Nápoles Castel dell´Ovo (siglo XII) emplazado sobre la villa del general romano Lucullo.


5. CASTEL NUOVO (MASCHIO ANGIOINO) 


Otro de los símbolos de la ciudad. Yo solo lo vi desde fuera, ya que me habían dicho que no era nada del otro mundo. En el pasado el castillo fue un centro cultural frecuentado por los mejores artistas, luego fue transformado en un fuerte inalcanzable y hoy en día es sede del Museo Cívico y lugar de espectáculos y noches culturales. La entrada cuesta 6€.


Castel Nuovo (siglo XIII) ubicado en el puerto de Nápoles


6. SPACCANAPOLI (literalmente “corta Nápoles”)


Spaccanapoli, una calle a cuyos lados se extiende el barrio viejo de la ciudad, con sus casas amontonadas a mitad de camino entre el mar y la montaña, una de las calles más famosas de Nápoles, en la que el arte, las tradiciones, la historia y la cultura napolitana se funden magistralmente.

 

Si buscas la Nápoles verdadera, autentica y real, no puedes perderte la “Spaccanapoli” (literalmente “rompe, corta napoles”). Esta zona divide la ciudad antigua entre norte y sur y va desde los “quartieri spagnoli” (barrios españoles) hasta el barrio de Forcella. Aquí se encuentran el Duomo, la Basílica di San Domenico Maggiore o Piazza del Gesú, entre otras cosas


Pero sobre todo merece la pena su visita por sis escenas de la vida cotidiana de Nápoles, olores, artistas y artesanos, niños que juegan a “calcio” (fútbol) y motos… muchas motos! Si te gusta vivir el alma de una ciudad, no hay duda, la de Napoles está aquí.



7. SAN GENNARO


Nápoles no se puede entender al 100% si no sabes quién es San Gennaro y cómo los napolitanos viven la pasión hacia su Patrón… no es fe, no es amor… es un sentimiento que nace en las entrañas!


Puedes ver la devoción que muestran ante el santo en La Real Capilla del Tesoro de San Genaro y en el Duomo de Napoles además de albergar las reliquias y preservar la sangre del santo, guarda una de las mayores colecciones de estatuas de plata.


El tesoro está formado por varias donaciones de ricos devotos, entre los cuales sobresale la mitra de plata con piedras preciosas donada por Matteo Treglia. En la capilla, se encuentran cápsulas que contienen la sangre del santo.


La construcción de la capilla tardo 40 años. San Genaro es conocido por un hecho que se obra todos los años el 19 de septiembre, aniversario de su muerte. 


El milagro de la licuefacción de la sangre, ese día, se expone en el altar de forma solemne, frente a una urna que contiene la cabeza del santo, una ampolla del tamaño que contiene su sangre solidificada. Los presentes empiezan a rezar y la sangre, normalmente sólida y de color negruzco, se vuelve líquida y rojiza y aumenta su volumen.
+Info: Museo del Tesoro di San Gennaro


Busto relicario de San Genaro en el Duomo de Napoles


8. VIA SAN GREGORIA ARMENO

Esta calle es super famosa por sus mercadillos de navidad y por sus puestos donde venden las genuinas esculturillas de personajes famosos italianos (y no) para los belenes… tanto en Diciembre como en pleno Julio!


Estatuillas de personajes famosos en la via San Gregorio Armeno 



9. LA MEJOR PIZZA DEL MUNDO


La humilde pizza nació en Nápoles y ha conquistado el mundo. Los napolitanos presumen de haber inventado la pizza y de, cómo no, elaborar la mejor del mundo. Una escapada a Nápoles no estará del todo completa si no peregrinamos en búsqueda del Santo Grial gastronómico de la ciudad, y son muchos los que llegan hasta aquí buscando la mejor pizza de Nápoles, que por extensión, sería la mejor pizza de Italia. Y del mundo. No hay dudas. Encontrar una pizza mala es imposible: todas están riquísimas! La pizza “Margherita”, la autentica napolitana, la inventó el pizzaiolo Raffaele Esposito que la preparó con tomate, mozzarella, aceite y albahaca en honor de la Reina Margarita y a la bandera italiana.


Pero no te creas que en Napoles no se hace otra cosa que comer pizza… otros platos tipicos son: mozzarella di bufala, scialatielli, taralli, fritura de pescado, struffoli, pastiere, pasta con frutos de mar, sfogliatelle , babà col rum.


No podemos irnos de Nápoles sin probar su repostería. Sin duda, su dulce más famoso es la Ciambella, elaborada a base de harina, huevo y azúcar. La cocina napolitana, junto con la de Sicilia y Bolonia, pasa por ser de las mejores del país, así que no hay mucho margen para el error. En cualquier pastelería podremos probar, además de la Ciambella, cualquiera de los famosos dulces napolitanos. Y cómo no, nada mejor que un buen espresso para terminar la comida, acompañado de un trago de Limoncello, el famoso licor de limón elaborado en la vecina localidad de Sorrento


Pizza Margaritha, una de las típicas de Nápoles



 10.  TRAFICO Y SEGURIDAD CIUDADANA


La mayoría de los viajeros escucharán el rumor que Nápoles es una ciudad sucia y peligrosa y que no merece la pena visitarla, sin embargo merece la pena visitarla y conocerla en profundidad 


  • Tráfico: el trafico de Nápoles es mas parecido a ciudades como El Cairo y Ho Chin Minh, Rabat que al de Barcelona o París.
  • Timos: entre los napolitanos se encuentran varios reyes del engaño… desde timos callejeros a carteristas o verdaderas estafas (no te sorprendas si compras un reloj estilo rolex y cuando en casa abras la caja hay un reloj de plástico o… nada!). 
  • Se recomienda tomar las medidas de precaución lógicas que se toman en las grandes ciudades, tales como vigilar en las aglomeraciones, no visitar los barrios conflictivos y no dejar objetos visibles en el interior de los coches aparcados. 
  • Es cierto que Nápoles tiene una tasa de delincuencia mayor que otras ciudades. Pero lejos de desanimarnos, lo que deberemos hacer es aumentar la vigilancia de nuestras pertenencias, sobre todo en los transportes públicos y en los principales puntos turísticos. ¿Y la Mafia? Pues sí, ahí está. La mafia napolitana es la Camorra, que durante muchos años tuvo el control absoluto en la ciudad. En Nápoles es algo cotidiano, la realidad de cada día. Pero como no hay mal que por bien no venga, se han creado recorridos donde se muestra la casa de tal o cual capo mafioso. No hay que extrañarse, esto es Nápoles. 
  • Eso sí, no vayas prevenido… la gran mayoria de los napolitanos son geniales y buena gente.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.