Interlaken: el destino paradisíaco para los turistas árabes en Suiza

|

  • Interlaken se ha especializado con los turistas árabes como ningún otro centro turístico suizo



Los visitantes de los estados del golfo pérsico traen mucho dinero, más que cualquier otro, como muestran las cifras de la Oficina de Turismo de Suiza. Un turista de los Estados del Golfo gasta 420 francos diarios en Interlaken, que no incluye la estadía de una noche. Eso es más que un chino (380 francos), un indio (310 francos) y mucho más de lo que gasta un suizo (140 francos).


Interlaken in Switzerland

Lago Interlaken, en Suiza, uno de los preferidos del turismo árabe 


Burka suiza

Halal es la pegatina mas predominante en los negocios de esta villa suiza de 6000 habitantes ubicada en el cantón de habla alemana de Berna. El 80 por ciento de la población vive del turismo. Todo lo que está permitido por la ley islámica está a la vista en este destino de vacaciones. La carne de la mayoría de los supermercados, algunos restaurantes y tiendas de alimentación llevan este distintivo en este bucólico lugar de los Alpes. Incluso algunos hoteles tienen sala y alfombras de oración con brújulas integradas que apuntan hacia la Meca y menús árabes. Tampoco es de extrañar la presencia de peluquerías exclusivamente árabes, una mezquita y alquiler de coches de alta gama especializado en los clientes de los petrodólares del golfo.


La meca de las vacaciones para los árabes suele estar ocupada con esta clientela en verano, cuando finaliza el Ramadán y las temperaturas en la Península Arábica se hacen insoportables. Mujeres vestidas con largas túnicas negras, con la cabeza cubierta, algunas con niqab, el tradicional velo facial en el Golfo Pérsico, caracterizan la escena callejera de Interlaken en el verano. Aunque el cantón de Berna, a diferencia del Ticino o San Galo, no conoce la prohibición del velo.


M51571


Solo desde el año 2001 aumentaron las visitas árabes de 82.000 hasta los 105.530 del año 2018. A diferencia de los turistas chinos que viajan en grupos, duermen en albergues baratos y siempre están bajo la presión del tiempo, los huéspedes árabes solo viajan con su familia mas cercana. Vuelan a Ginebra o Zurich. Allí alquilan un coche y conducen a Interlaken. Una vez que llegan, tienen tiempo. Los invitados árabes duermen mucho, mucho más tiempo que los suizos. Por lo tanto, algunos hoteles han ampliado sus horarios de desayuno hasta las 14 horas.


L60418


Los árabes requieren mucha empatía por eso necesitan una especial atención. Por eso desde la oficina municipal de turismo se ha editado una Guía en árabe e inglés con 134 páginas. Tiene un apartado especial de consejos útiles que a primera vista para un occidental les resulta muy extraño. Al fin y al cabo la adaptación para la población autóctona local no es fácil, se les tolera porque traen dinero. Por eso hay que destacar consejos como que no se puede uno detener en miedo de la autovía, que hay que pagar multas de tráfico, la basura tiene que ir a las papeleras destinadas o que cuando abren el grifo de las bañeras hay que cerrarlo. No es la primera vez que un hotel se desespera por inundaciones de cuartos de baños.


En el siglo XVIII llegaron a Interlaken los primeros turistas: Goethe estuvo aquí, luego el compositor Félix Mendelssohn-Bartholdy, el filósofo Nietzsche o el escritor Tolstoi. En la segunda mitad del siglo XX llegaron los estadounidenses, luego los japoneses, los indios, los chinos y ahora los árabes, tal vez los siguientes sean los latinoamericanos.


Fuente: https://www.arabserviceinterlaken.ch/