Un pueblo austriaco lugar de culto del turismo asiático

|

El pueblo austriaco de Hallstatt, un pequeño nido de solo 800 habitantes en la región Salzkammergut recibe al año un millón turistas, 150 pernoctaciones al año y una media de 10.000 visitantes diarios, mayoritariamente asiáticos. Está experimentando las consecuencias de la globalización, la creciente prosperidad de las personas en otras partes del mundo y el aumento del placer de viajar.


Hallstatt está a unos 75 minutos en coche de Salzburgo y goza de un estatus de culto absoluto en el mundo asiático. Todo comenzó en 1997, cuando fue incluida en la lista de lugares emblemáticos del Patrimonio Mundial de la Unesco, concretamente en dos áreas: cultura y naturaleza. Especialmente los viajeros chinos, que buscan un pedazo de "mundo saludable" en su mayoría de sus viajes cortos por Europa, descubrieron Hallstatt por sí mismos en los años siguientes: el lugar finalmente se hizo tan popular que en 2012 se copió de forma original y se creó un pueblo clonado austriaco en el Guangdong chino.


Hallstatt Austria

Hallstatt (Austria)


Como resultado, la demanda de visitar explotó. Hoy en día, muchos visitantes del Lejano Oriente, especialmente de China, Corea del Sur y Taiwán, vienen a tomar fotos de bodas en el lago local, que luego se distribuyen en sus lugares de procedencia. Muchos llegan con el atuendo de boda completo, se toman una foto aquí y distribuyen las fotos durante la verdadera celebración. El lugar se ha convertido así en un fenómeno absoluto en las redes sociales, solo en Instagram tiene más de 430.000 fotos con el hashtag #hallstadt.


Mujeres asiáticas con el dirdnl

Visitantes asiaticas con el traje típico 


Nos hemos convertido de personas hospitalarias en enemigos agresivos del hombre".


Aunque muchos residentes se benefician del turismo, ahora las masas turísticas son un problema y afectan la vida cotidiana de Hallstatt. Muchos habitantes de este pequeño pueblo austriaco consideran que hace tiempo ya han superado sus límites, exigiendo, por ejemplo, una tarifa por visitante o un límite superior diario de turistas.


Austria hallstatt Centro del Pueblo

Centro de Hallstatt en Austria 


No es raro, por ejemplo, que los turistas chinos simplemente entren a las casas particulares sin permiso o que sus drones se eleven por todas partes invadiendo la intimidad de los residentes de Hallstatt. Puede suceder que en el jardín sus casas de repente aparezca un dron sobre la mesa a la hora de tomar café y permanezca en el aire. Muchos visitantes del Lejano Oriente se sorprenden al saber que no es un pueblo de museos, sino un lugar donde la gente realmente vive. Mientras tanto, el supermercado está orientado principalmente a productos orientados al turismo, que también son significativamente más caros que en cualquier otro lugar; de hecho, casi todas las tiendas locales están casi completamente orientadas a los visitantes y, por lo tanto, dependen de ellos. Un residente local dijo al diario austriaco Der Standard: "Nos hemos convertido de personas hospitalarias en enemigos agresivos del hombre".


150.000 euros de ingresos por el uso de baños públicos


El alcalde Alexander Scheutz sin embargo no está de acuerdo con estas críticas. Alega el hecho que los ingresos del turismo han permitido financiar la presencia de un cirujano-médico en el pueblo y que cada año se generarán 150.000 € en ingresos solo por el uso de los baños públicos. Eso es más que la recaudación por el impuesto por la propiedad (IBI). Ahora tienen un presupuesto municipal de 4,4 millones de euros con un superávit de alrededor de 160.000 euros.


Las tiendas, los restaurantes y los hoteles hacen buenos negocios con los turistas. Eso da trabajo a los lugareños y los jóvenes de Hallstatt llegan a conocer gente de todo el mundo, como señala el alcalde. Incluso algunas ideas de negocios sorprenden, como la tienda "Dirndl to go" en la entrada del pueblo, en la que los turistas pueden alquilar un dirndl (traje tradicional femenino) durante la duración de la caminata por Hallstatt.


Turistas asiáticos en Hallstatt

Hordas de turistas asiaticos vistan a diario Hallstatt, en Austria


Por ahora, los autobuses atascan todos los días la calle principal que conduce al centro. Muchos vecinos demandan aumentar la tarifa de estacionamiento para estos autocares de los actuales 30 a 100 euros. La razón del fondo: la mayoría de los visitantes solo se quedan unas horas, se apresuran hacer una foto tras otra y consumen poco o nada. Ya hay señales de prohibición de estacionamiento, que están etiquetadas en muchos idiomas asiáticos. Contra el turismo, todos están de acuerdo, nadie lo está, solo hay que dirigirlo hacia la dirección correcta.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.