siempre con moderación y equilibrio

El mundo del vino. Trucos y consejos

|

  • Al vino hay que apreciarlo con el corazón, y con nuestros 5 sentidos.


1.- MARIDAJE



Sobre el maridaje de los vinos y platos existen muchos tópicos que poco a poco, van, afortunadamente desapareciendo. Por ejemplo, al vino rosado, pali-oleo.


Todas las combinaciones resultan absolutamente subjetivas, verdaderamente son pocos los argumentos serios que justifiquen la imposición de una determinada regla al respecto. Por eso nada mejor que el gusto de cada uno a la hora de determina los criterios a seguir y las listas de correspondencias entre vinos y alimentos solo deberán considerarse como meras recomendaciones o sugerencias a las que, antes de otorgar un mayor valor tendríamos que someter al criterio de nuestro paladar, y con estas consideraciones, si tenemos en cuenta la gran variedad de caldos que nos podemos encontrar y la enorme variedad de platos que podemos servir en una mesa, nos aventuramos con esta aproximación:


  • Vinos blancos jóvenes sencillos: ligeros.


  • Vinos blancos jóvenes de variedades nobles: mousses.


  • Vinos blancos fermentados en barrica: arroces.


  • Vinos Rosados: frutas.


  • Cavas: comida.


  • Vinos Tintos jóvenes: semicurados, pescados azules, algunas carnes blancas, incluso rojas asadas, como el cabrito o el cordero. Admite setas y platos de bacalao salseado, y en general pescados en salsa.


  • Vinos Tintos de Crianza: charcutería.


  • Vinos Tintos Reserva y Gran Reserva: Impresionante!


  • Vinos generosos (finos y manzanillas):ahumados.


  • Vinos dulces y tostaos:Foie y patés.



2.- SERVICIO


Si una botella de vino tiene en el fondo algún deposito, no sirva el vino copa a copa (este tipo de sedimento, natural en el vino, solamente es un tema de aspecto). El movimiento de inclinar la botella para servir el vino en la copa y enderezarla después para dirigirse a otra, realizado varias veces, removería el sedimento y le daría al vino un aspecto lamentable. Por ello, conviene a servir el vino sin enderezar apenas la botella, después de servir cada copa, o mejor aún y es lo que recomendamos encarecidamente, decantar el vino, pasándolo a una jarra, con ancha base o un "decantador", a la vista de los invitados que podrán así conocer el vino que van a consumir. En cualquier caso no apurar demasiado la botella para que no pasen los depósitos.


The wine junkies decanter51

Decantar el vino, siempre un ejercicio de visualización y mejora de sabores, al verter el vino en un decantador los taninos residuales quedan en la botella


La temperatura deseable del vino al servir es: 


Vinos                                                                                            Temperatura Ideal

Vinos ligeros de aperitivo (espumosos)       7 a 10º C
Vinos de postre y licor               5º C
Vinos blancos y espumosos         4 a 5º C
Vinos frutales y florales     10 a 14º C
Vinos con aromas de madera, tostados, crianza y desarrollo     14 a 15º C
Tintos     17 a 18º C



Enfriar botellaVinos tiempo de enfriamiento

Pasos y Tiempo aproximado de enfriamiento del vino, en cubitera de hielo


3.- CONSERVACIÓN


Cuando conserve en su bodega las botellas tumbadas deles una ligera inclinación de forma que el gollete quede un par de centímetros por encima de lo que sería la posición horizontal exacta. De esta forma, el corcho permanecerá  aún mojado por el vino, y los sedimentos si se producen, se acumulará en la forma más baja, junto al fondo de la botella.


BOTELLAS VINO TUMBADAS


Cuando saque de la bodega una botella que ha permanecido tumbada, no la agite, trasládela con todo cuidado en una posición prácticamente igual a la que tenía en la bodega, conserve esa posición mientras la enfría, si es necesario el enfriamiento, y sírvala como anteriormente se ha indicado. Por otra parte cuando sus invitados que siente a su mesa observen este exquisito mimo que se le da a las botellas que van a beberse no podrán, por menos que sentirse alagados y agradecidos por la atención y deferencia que con ellos se tieneTÓPICOS


Es muy frecuente ver escrito, en notas de divulgación sobre temas del vino, observaciones sobre el uso de la palabra de forma exacta. El idioma del vino es como el idioma en si mismo: evoluciona, cambia, se afirma, incluye nuevas palabras, etc. y todo ello de forma diferente  según el lugar, región o país. Así una palabra concreta en España referida al vino puede tener una acepción diferente según la zona o localidad en que estemos, o aún mayor divergencia para países distintos donde hablan un correctisimo y respetable uso del idioma español.


¿Que decir de los diferentes significados de palabras como "encabezado", "remontado", o "maderizado" en distintos lugares o ambientes? La costumbre hace ley y hay que respetar siempre las costumbres de los lugares o estratos diferentes . No hay que olvidar nunca que el lenguaje del vino de donde surge es del campo, de las bodegas, lugares en donde el idioma del vino es funcional y eminentemente práctico.


Discutir si un vino con fuertes carecterísticas en nariz y boca, propias de la madera, ha denominarse "maderizado", o "enmaderado", o simplemente "sabe a madera", resulta bastante ociosa en ese sentido recuerdo aquello que decía mi madre y suelen usar en Brasil, "sobre gustos no hay disputas".


La costumbre será al final la ley. Esto no quiere decir que todos debamos procurar y tender a a unificación , pero sin extralimitarse. Lo importante es la voluntad de entenderos y disfrutar del vino que se bebe con el paladar y no con el lenguaje.



Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.